Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'En los últimos años hemos perdido el miedo a la enfermedad'

Argumentos como el uso de plomo en las vacunas son falsos, aclara el pediatra
Whatsapp

Eduardo Zabala es pediatra y reconoce que, en su consulta, cada vez atiende a más niños cuyos padres han decidido no vacunar. Cree que, paradójicamente, el hecho de que las vacunas hayan conseguido sacar de circulación o confinar enfermedades graves, es uno de los argumentos que alimenta la actitud de estos padres. «En los últimos años hemos perdido el miedo a la enfermedad porque ya no las vemos no circular. En los años 30 y 50 todas las familias sabían que podían tener un caso en su casa, hoy sale en los periódicos», reflexiona.

Afirma que casos como el de Olot en realidad no son un problema general, sino de los que no están vacunados. No obstante, no es partidario de hacer obligatoria la vacunación (la Asociación Española de Pediatría se ha pronunciado en la misma línea). Cree que los padres, después de haber obtenido información completa y veraz, deben seguir siendo los que dan el consentimiento informado.

Sobre los argumentos en los que se apoyan los antivacunas, Zabala aclara que uno de los principales, el de que las vacunas llevan plomo, es completamente falso: «Ninguna de las que administramos hoy lleva este conservante», explica.

Recuerda además el estudio publicado en 1998 en The Lancet que relacionaba la vacuna triple vírica con el autismo y ciertas enfermedades intestinales. Aquella información quedó en el subconsciente colectivo, a pesar de que la propia revista se retractó en 2010 ante las pruebas de que la información era fraudulenta. Su autor, Andrew Wkefield, está inhabilitado para ejercer la medicina.

Zabala celebra, además, que gracias a este caso se puedan incluir nuevas vacunas de probada eficacia en el calendario porque, asegura, es más económico vacunar que curar.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También