Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

En marcha la reforma de la antigua sede del Port

A finales de junio está previsto finalizar los trabajos de demoliciones interiores

Núria Riu

Whatsapp
En marcha la reforma de la antigua sede del Port

En marcha la reforma de la antigua sede del Port

Las obras para la recuperación de la antigua sede de la Autoritat Portuària de Tarragona (APT) ya están en marcha. El emblemático edificio ubicado en la plazoleta entre el Passeig de l’Escullera y el Moll de Llevant presenta una imagen irreconocible, con su estructura  que poco a poco irá quedando completamente rodeada por el andamio que debe facilitar los trabajos.

Según ha explicado el Port de Tarragona, en esta primera etapa la intervención se centra en el desmontaje y demolición de las distribuciones interiores, tabiquería y particiones. Se eliminará así cualquier rastro de las antiguas dependencias, dejando tan solo la coraza. A día de hoy ya están completamente limpias las plantas uno y dos. La Autoritat Portuària destaca que los materiales que genera la obra son separados para la gestión controlada de los residuos en los vertederos autorizados. 

La intervención va «según la planificación prevista de obra». Esto debe permitir que a finales de este mes de junio estén completamente finalizados los trabajos de derribo en el interior del edificio.

Imagen virtual del edificio reformado

Previamente a la demolición, ya se ha ejecutado el desmontaje de todas las instalaciones de climatización, electricidad, ascensores y fontanería del inmueble construido entre 1978 y 1980 por Josep Maria Garreta. De forma paralela, está finalizando el montaje del andamiaje auxiliar en la fachada del edificio, que permitirá realizar los obras de reparación y adecuación de la fachada.

Otoño del año que viene
Tras adjudicarse el proyecto el pasado 19 de febrero, las obras en la antigua sede de la Autoritat Portuària se prolongarán por espacio de dieciocho meses, por lo que, si no hay ningún contratiempo, el edificio debe poder reabrir sus puertas en otoño de 2020. Coincidirá con el décimo aniversario desde que la administración portuaria se trasladó a escasos metros, en el nuevo edificio.

La Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las sociedades Comsa, Sau y Gestión Ingeniería y Construcción de la Costa Dorada (GICSA) lleva a cabo los trabajos, que consisten en la rehabilitación integral de las instalaciones. La inversión, de 4,7 millones de euros, debe permitir su transformación y adaptación para que pueda destinarse a usos portuarios y administrativos.

Dos plantas se habilitarán para acoger oficinas de terceras empresas

El proyecto mantendrá la estética y la esencia arquitectónica de un edificio que representa un icono del skyline marítimo, por sus prismas hexagonales. Lo que cambiará serán los 4.828 metros cuadrados de superficie construida, que se distribuyen en cinco plantas.

En el piso superior se ubicarán los servicios técnicos y administrativos de Salvamento Marítimo, el área de señales marítimas de la APT y el área administrativa de la Corporación de Prácticos. También habrá salas operativas para Capitanía Marítima y la Dirección de Operaciones Portuarias, así como una sala de crisis. Son servicios que en parte estaban en el edificio de Port Control y que se centralizarán ahora en las nuevas instalaciones.

Otras dos plantas se habilitarán para acoger oficinas de terceras empresas, mientras que las otras dos se destinarán para usos de la misma Autoritat Portuària.

Por último, la planta baja estará abierta a la ciudadanía, con servicios de carácter público, como una sala de actos y un centro de interpretación del puerto, que dará a conocer a la sociedad la historia y evolución de esta infraestructura portuaria.

Temas

Comentarios

Lea También