Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Encuentran en la estación de autobuses de TGN a un anciano desaparecido en Campclar

Su estado de salud es óptimo
Whatsapp

Francisco A.M. se levantó el miércoles y dijo a su nieto que iba a buscar dinero en el banco. Esta fue la última conversación entre este anciano, de 87 años de edad, y su familia, feriantes que estos días están asentados en el barrio de Campclar. Cuarenta horas después, se localizó al anciano en la estación de autobuses, aparentemente bien de salud y con evidentes síntomas de desorientación, confirmaron los Mossos. El protocolo que habían activado, conjuntamente con la Guàrdia Urbana y Protección Civil, se cerraba con éxito poco después de las 18 horas.

 

Una historia rocambolesca

La desaparición de este jubilado de 87 años de edad este miércoles desde las ocho de la mañana no preocupó a la familia de feriantes hasta que a media tarde se presentó denuncia en la comisaría central de Mossos d’Esquadra, situada en el mismo barrio.

Francisco conocía parte del barrio, aseguró la familia a los agentes autonómicos. Además, era habitual que tardara unas horas en volver. Por ello no preocupó su ausencia hasta media tarde, cuando ya empezaron a preocuparse por él. La descripción facilitada del anciano era genérica: 1,70 metros de altura, piel oscura, gorra en la cabeza y bastón.

Las primeras llamadas fueron a los hospitales de Tarragona: Joan XXIII y Santa Tecla. Todos los usuarios que habían atendido hasta esa hora y que se llamaban Francisco no se ajustaban al perfil del desaparecido. Él, además, no tenía ninguna enfermedad mental, explicó la familia.

La búsqueda empezó en el mismo barrio y se extendió por la ciudad. Empezó por la tarde y prosiguió durante la noche. A medida que pasaban las horas la incertidumbre de su paradero hacía presagiar lo peor, y más cuando iba sin móvil y no había forma de conocer su paradero. Por suerte, ayer a media tarde su familia lo localizó en la estación de autobuses y la angustia terminó.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También