Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Endesa abre 2.721 expedientes por fraude eléctrico este año en Tarragona

En los primeros nueve meses la empresa ha detectado 10 fraudes por día en la demarcación

Àngel Juanpere

Whatsapp
Personal de Endesa desconectando una chalet okupado en Castell de Montornès, donde había una plantación de marihuana. FOTO: Àngel Juanpere

Personal de Endesa desconectando una chalet okupado en Castell de Montornès, donde había una plantación de marihuana. FOTO: Àngel Juanpere

Mientras en el resto de Catalunya el fraude en las conexiones eléctricas ha aumentado un 23 por ciento en los primeros nueve meses del año, en Tarragona las cifras se mantienen en la misma línea que en el mismo periodo del año anterior. Así lo reconoce al Diari el director de Distribución de la Zona Oeste de Endesa en Catalunya, Antonio Lucena.

Los 2.721 expedientes abiertos este año por Endesa en la demarcación de Tarragona –que representa un promedio de diez al día–  suponen una energía recuperada de 34.275.600 kWh. El dato a nivel de Catalunya resulta aún más revelador si se hace un promedio, ya que representa 107 casos al día. Las pérdidas de energía ocasionadas en el territorio catalán se han reducido en un 11,7 por ciento, porcentaje que en la demarcación de Tarragona se sitúa en un 15,15 por ciento.

A pesar de este mantenimiento de las cifras en la demarcación de Tarragona, los casos en el municipio de Tarragona se han disparado un 34,4 por ciento este año, mientras que en el caso de Reus el ascenso es de un seis por ciento. En el resto de los principales municipios donde se detectan más casos, en todos –excepto en Cunit y Valls– registran descensos significativos. Antonio Lucena asegura que no necesariamente es en los barrios de Tarragona donde hay más fraude.

La seguridad

Antonio Lucena asegura que «nos preocupa la seguridad». Y lo argumenta en el sentido de que la persona que manipula una conexión o un contador «no está capacitada para ello, no suelen ser personas autorizadas». Ello significa que quien comete un fraude «puede sufrir un accidente o provocar un incendio en los contadores, que puede afectar a todas las personas que viven en aquella zona», señala el responsable de Endesa. Por ello, recalca que «la seguridad es nuestro primer parámetro».

Las empresas o grandes consumidores copan el 99 por ciento de la defraudación

Los técnicos se encuentran en situaciones rocambolescas. En un municipio había un poste de 14 metros de altura con una derivación ilegal. Los técnicos quitaron la conexión. Y al cabo de media hora vieron a un hombre subido al poste, donde pasa corriente a 380 voltios.

Para luchar contra este fraude «destinamos muchos medios para garantizar que las instalaciones sean correctas», asegura Antonio Lucena, quien añade que a pesar de destinar más recursos a perseguir esta práctica, «detectamos el mismo número de casos». Y recalca que el 99 por ciento de este fraude no lo realizan particulares, sino empresas  o grandes consumidores.

Para detectar a estos defraudadores, Endesa utiliza diferente metodología, como cámaras de termovisión, infrarrojos, cámaras que se ponen en las canalizaciones y detectan conexiones ilegales, etc.

Plantaciones de marihuana

Las plantaciones de marihuana siguen siendo grandes consumidores de energía eléctrica, y también de defraudación. Debido a la temática, los cultivadores se conectan ilegalmente para ahorrarse una gran cantidad de dinero en el recibo de la luz. Muchas de estas conexiones irregulares son descubiertas por los propios cuerpos policiales. Es lo que ocurrió el pasado 19 de mayo en un piso de la avenida Dels Pallaresos del barrio de Sant Salvador. En el transcurso de una macrooperación policial entre los Mossos d’Esquadra y la Guàrdia Urbana se encontró una vivienda donde todo estaba preparado para cultivar la droga. La electricidad estaba conectada ilegalmente a la red. 

Otro de los casos que se han dado este año en la demarcación tuvo como escenario un chalet de la urbanización Castell del Montornès. Se trata de una vivienda embargada por un banco y que nunca se había estrenado. Dos familias marroquíes lo habían ocupado ilegalmente. Pero además lo destinaban al cultivo de marihuana. Los Mossos se incautaron de casi medio millar de plantas. 

Temas

Comentarios

Lea También