Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ensenyament cierra dos líneas en Tarragona a la espera de los datos de preinscripción

La Escola Campclar, en Ponent, y Marcel·lí Domingo (SPiSP) ofertarán una línea a la espera de la demanda de plazas de Infantil

Jordi Cabré

Whatsapp
El descenso de natalidad en la ciudad en el año 2013 respecto al ejercicio anterior es de 174 niños. Foto: lluís milián

El descenso de natalidad en la ciudad en el año 2013 respecto al ejercicio anterior es de 174 niños. Foto: lluís milián

La preinscripción escolar comenzará el día 30 y finalizará el 7 de abril para un curso escolar con el índice de natalidad más bajo de las últimas décadas. En las 33 escuelas de la ciudad –concertadas y públicas– hay cierto nerviosismo por cómo irán las cosas durante esta preinscripción, porque ponen en el alambre la continuidad de los grupos de P3 actualmente operativos.

La directora de los Serveis Territorials de Enseyament, Sílvia Rodes, anunció ayer que la oferta educativa en la ciudad será de 59 grupos (uno menos que el presente curso). La anulación se hace en los barrios de Ponent. Es la segunda línea de la Escola Campclar. Este centro obtuvo 39 preinscripciones hace dos cursos y 22 en el actual. Ante este descenso de peticiones, la Generalitat estima oportuno que la línea que se cerró en 2015 no se abra a la espera de ver cómo se desarrolla la preinscripción.

Junto a esta segunda línea de Campclar anulada, el Departament d’Ensenyament tampoco ofertará las dos líneas de la Escola Marcel·lí Domingo, en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Sólo dejará un grupo abierto para esta preinscripción.

En este segundo caso de cierre de aulas, hay que explicar que entre las dos escuelas del barrio cooperativista –Escola Sant Pere i Sant Pau y Marcel·lí Domingo– se van alternando cada curso una segunda línea de P3. Y este septiembre la ofrecerá la Escola de Sant Pere i Sant Pau. No obstante, las preinscripciones del curso definirán si en esta zona de la ciudad se necesitan tres líneas o al final con dos –una por escuela– será suficiente.

Sílvia Rodes argumentó que «el Departament no quiere cerrar escuelas y que busca reducir la ratio y ajustar los grupos para que la oferta educativa mantenga los criterios de calidad que defendemos». La directora de los Serveis Territorials añadió que la plantilla de profesores de estos grupos anulados «no perderán el trabajo, puesto que pueden ejercer en otros grupos de otros niveles educativos».

Los cálculos de la Generalitat es que el 95,7% de la población censada en la ciudad se matriculará en escuelas de Tarragona (1.179 alumnos) El resto, seguramente, irá a centros privados de fuera de la ciudad: Aura, Turó, Escola Internacional del Camp o Colegio Francés. «Este porcentaje garantiza con casi toda seguridad la primera elección de centro», explicó Imma Reguant, responsable de la planificación escolar de los Serveis Territorials.

Escola L’Arrabassada

El nuevo curso escolar empezará con dos escuelas con prefabricados: Ponent y L’Arrabassada. En el primer caso, el futuro entre barracones es indefinido; y en el segundo, las obras no empezarán hasta 2017. Sílvia Rodes explicó ayer que se está trabajando con el proyecto, pero que es muy difícil que la tramitación burocrática se resuelva este año, por lo que el nuevo edificio escolar deberá esperar.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También