Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Es bonito ver crecer a las Teclas'

El alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, entregó, como ya es tradicional, la mona de Pascua a las Teclas más pequeñas de Tarragona, en un divertido acto en su despacho

Carla Pomerol

Whatsapp
Las protagonistas fueron llegando poco a poco y sus hermanos también se llevaron una piruleta de chocolate. FOTO: LLUIS MILIÁN

Las protagonistas fueron llegando poco a poco y sus hermanos también se llevaron una piruleta de chocolate. FOTO: LLUIS MILIÁN

«Es bonito verlas crecer», explicaba el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, refiriéndose a las Teclas que viven actualmente en Tarragona. Ayer, como ya es tradición, el alcalde entregó las monas de Pascua a las niñas que se llaman Tecla. En total, unas siete pequeñas pasaron por el despacho de Ballesteros y, con la vergüenza por bandera, recibieron la Nina d’Ivori hecha de chocolate.

Tecla Angeline, de siete años, fue la primera en llegar al Ayuntamiento. «Trabajé durante todo el embarazo. El día del parto me fui directa al hospital de Santa Tecla. No sabíamos si era un niño o una niña, así que no pensamos el nombre. Las enfermeras me propusieron, medio en broma, ponerle el nombre de Tecla. Y aquí está», explica la madre, Sandra Chancusig, que nació en Ecuador y vive en Tarragona desde el 2001.

Tecla Capdevila, de ocho años, fue la siguiente en llegar, acompañada de su madre, Lourdes, y de su hermana Gemma. En años anteriores, su hermano, que se llama Magí, también le acompañaba. Las madres de las niñas comparten un grupo de Whatssap, «que se reactiva en septiembre, cuando hay la comida de Teclas, y en abril, cuando recogemos las monas de Pascua», explica Lourdes Cadena, madre de Tecla Capdevila.

Las gemelas Maria y Tecla, de siete años, también acudieron a la cita. Su madre, Marta de la Cuadra, explicaba que «mi bisabuela y abuela se llamaban Tecla. Mi madre se lo saltó conmigo. Pero yo tenía claro que cuando tuviera una hija le pondría Tecla. Nació la mayor, Patricia, y su padre no quiso. Pero cuando tuve a las gemelas, estaba claro: una de las dos se llamaría Tecla. Ahora Patricia, la mayor, está enfadada por no llamarse Tecla», bromea. Las tres hermanas se pelean por llamar a sus hijas Tecla.

El alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, ejerce de padrino de todas las Teclas de Tarragona. Es por eso que ayer entregó las monas de Pascua a las pequeñas y una piruleta, también de chocolate, a los hermanos de las protagonistas, obra del Gremi d’Artesans Pastissers de Tarragona. «Hacía 17 años que no había ninguna Tecla como nombre principal. Lo comentamos en una conferencia y, por suerte, ahora tenemos garantizado el nombre por años. Estamos agradecidos», decía Ballesteros.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También