Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Es el fin de la pesca de cerco en Tarragona

Dos de las ocho embarcaciones que quedan serán desguazadas antes de finalizar el año por no poder hacer frente a los gastos

Carla Pomerol

Whatsapp
Hace tres años, en Tarragona salían 11 embarcaciones a la luz. En 2018, el número se reducirá a la mitad, quedando solamente seis.

Hace tres años, en Tarragona salían 11 embarcaciones a la luz. En 2018, el número se reducirá a la mitad, quedando solamente seis.

Empieza el fin de la pesca de cerco en Tarragona, también conocida coloquialmente como la de la luz. Es la que se encarga de pescar sardinas y boquerones. Así lo asegura el presidente del Peix Blau de Tarragona, Agustí Rillo, quien explica que «la cosa ya está lista».

Dos de las ocho embarcaciones de cerco de Tarragona dejarán de salir a pescar en las próximas semanas. Los armadores han decidido desguazar la barca y empezar su vida desde cero. No pueden seguir con el oficio y el negocio. Cuesta llegar a fin de mes y algunos ni llegan. Las causas son diversas. No hay pescado en la mar tarraconense, y si lo hay, es demasiado pequeño para comercializarlo. En cambio, el combustible ha subido de precio. Además, «los armadores deben hacer frente a unos gastos que no pueden pagar», asegura Rillo. La situación ha llevado a la rendición

Los pescadores aseguran que este 2017 ha sido el peor año de todos. «Empezamos bien. Parecía que el boquerón era más grande. Pero duró poco. Salimos a pescar y la mayoría llegamos sin nada», asegura Rillo, quien añade que «un marinero ha ganado este año una media de 4.000 euros».

Por su lado, el armador, propietario de la embarcación, no puede hacer frente a los gastos, como por ejemplo las sanciones, las reparaciones o la Seguridad Social de los trabajadores. 

El drama no se ha instalado solamente en Tarragona. En L’Ametlla de Mar son cinco las embarcaciones que esperan para ser desguazadas. Solamente quedará una para salir a pescar sardina y boquerón. El 21 de diciembre, las embarcaciones pararán sus motores durante dos meses para favorecer la regeneración de la mar. Algunas ya no volverán a ponerse en marcha

La única solución: desguazar

Ante esta situación «extrema», solamente hay una solución «digna», aseguran los pescadores: desmontar la embarcación y empezar desde cero. Este es el caso de Antonio Ortiz, quien después de 22 años saliendo cada día a pescar, ha decidido desguazar la embarcación.

«Nos hemos visto obligados a poner dinero de nuestro bolsillo para mantener el negocio, pero ya no se puede más», explica Ortiz, quien asegura que «vivimos muy mal esta situación. Ahora debo acabar con el negocio que puso en marcha mi padre y empezar a buscar trabajo».

Desguazar, o desballestar, significa desmontar la embarcación y, para ello, es necesaria la autorización y la ayuda del Estado y de la Unión Europea. Las embarcaciones que serán desguazadas ya cuentan con el permiso, aunque no podrán hacerlo hasta que no reciban el aviso del Estado, previsto para antes de acabar el año. 

Los pescadores de la luz, la mayoría sin esperanza, aseguran que «seguramente, esto se hubiera solucionado con el estudio biológico prometido por las administraciones. Aún no está hecho y seguimos sin saber qué pasa en nuestra mar», explica Rillo, quien reivindica que se permita capturar atunes. «Esta especie solamente puede ser pescada por las grandes empresas. En aguas tarraconenses hay muchos atunes que no podemos pescar y que se alimentan de sardinas y boquerones», dice Rillo.

El drama se extiende

Otra de las artes de pesca es el arrastre. Y tampoco se libra de la situación. En Tarragona, este año, se desguazarán otras dos embarcaciones del arrastre. «Hace unos 50 días que la pesca de gamba ha disminuido mucho y el sueldo del marinero no asciende a mil euros mensuales», explica Victoriano Orts, quien también ha decidido, junto a sus hermanos, desballestar la embarcación. En este caso porque ellos se jubilan y nadie quiere continuar con el oficio.

Temas

Comentarios

Lea También