Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona CRÓNICA

Es increíble como suben los niños

Los Xiquets del Serrallo debutaron en la primera jornada del Tarragona, Ciutat de Castells

Núria Riu

Whatsapp
Gran expectación en la primera edición de Tarragona, Ciutat de Castells.  FOTO: Alba Mariné

Gran expectación en la primera edición de Tarragona, Ciutat de Castells. FOTO: Alba Mariné

La densidad de móviles y cámaras de foto era muy superior a la de las grandes diades castelleres. Prácticamente no había ni una sola persona entre el público sin un aparato de última generación.

Un segundo elemento diferencial era que la lengua mayoritaria de los asistentes era el francés y prácticamente no se escuchaba el catalán ni el castellano. Es el ambiente que se encontraron los Xiquets del Serrallo cuando ayer salieron a plaza, en el Pla de la Seu, en lo que fue el arranque de la séptima edición del programa Tarragona, Ciutat de Castells.

Varias decenas de turistas esperaban el inicio de la actuación por parte de los serrallenses. Las gralles y los timbals indicaban el inicio de la jornada, mientras los que siempre esperan hasta el último momento acababan de ponerse la faja. Acto seguido, los miembros de la colla se desplazaban a uno de los laterales y levantaron un pilar de cuatro, que entró caminando, mostrando ya las credenciales de los de la camisa azul.

Nunca un desplazamiento tan corto, de apenas unos escasos metros, había despertado semejante aplauso. Muchos de los asistentes ni siquiera habían tenido tiempo de levantar la vista de la pantalla, intentando sacar la mejor «postal» para mandar a los familiares y conocidos. Y, cuando prácticamente no habían tenido tiempo ni de recuperarse, empezaban a montar la piña para el 4 de 6 con el pilar.

Ana Ribas, de San Sebastián, seguía la diada junto a su hermana. «Es emocionante», decía. Hace siete años que Ana veranea en Tarragona, así que no era la primera ocasión en la que veía los castells en vivo y en directo. «Estuvimos en un ensayo incluso, pero me sigue pareciendo muy bonito y ya he sacado vídeo para mandarlo a la gente de Donosti», añadía.

La actuación seguía con el 3 de 6 y el 2 de 6. Una familia de italianos buscaba en Google las fotos mundialmente conocidas del último Concurs de Castells. Se maravillaban contando los pisos del 2 de 8 sin folre de la Colla Vella. Mientras, seguían debatiendo sobre alturas y les aparecía el impotente 3 de 10 de los Verds. Está claro que es otra liga, pero jamás habían visto un castell tan de cerca.

«A mí es que me parece increíble. Cuando veo como suben los niños no puedo dejar de pensar en lo que estarán sufriendo sus padres. Yo creo que no les dejaría», decía Paolo Leone.

Dos pilares de cuatro completaban la actuación. El primero, íntegramente de mujeres. El segundo, la guinda al pastel después de una jornada en la que los espectadores pudieron ver un poco de todo, menos leña. «Hemos hecho todo lo que queríamos hacer y estamos muy contentos de sumarnos y aportar nuestro granito de arena a una iniciativa que ayuda a proyectarnos como ciudad», decía el presidente de los Xiquets del Serrallo, Pitu Mosquits.

La entidad movilizó a casi un centenar de componentes. Un ensayo en una ubicación privilegiada que acababa con el primer Pilar Caminant desde la Plaça Santiago Russinyol. Entre los castellers más felices estaba Adriana Rodríguez, de ocho años. Se estrenó el pasado sábado, coincidiendo con la Diada de Sant Pere, en un pilar con su abuelo. Fue el debut de una castellera que ayer ya lo subió todo. Los del Serrallo arrancan una temporada con cantera nueva y ganas de superarse.

Temas

Comentarios

Lea También