Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Escalan tres metros por una farola para robar en un piso en Tarragona

El hermano del inquilino de la vivienda fue a abrirla y se encontró con los dos ladrones en el interior, que salieron corriendo
 

Àngel Juanpere

Whatsapp
Escalan tres metros por una farola para robar en un piso en Tarragona

Escalan tres metros por una farola para robar en un piso en Tarragona

La Guàrdia Urbana de Tarragona detuvo, en la mañana del pasado domingo, a dos personas como sospechosas de haber entrado a robar en un piso de la Part Baixa. Se da la circunstancia de que para acceder a la vivienda habían escalado tres metros por una farola.

A las doce y cuarto, los vecinos alertaron a la Guàrdia Urbana sobre la presencia de unos ladrones en un piso de la calle Espinach. Una patrulla se desplazó al lugar y se encontró con una serie de vecinos en la puerta de acceso al bloque. Los mismos señalaron a los agentes que el joven que estaba marchando es uno de los dos que había entrado a robar.

Los guardias pararon al sospechoso, un hombre de 31 años y de nacionalidad marroquí. Cuando lo registraron encontraron unos calcetines en los bolsillos, que podrían ser utilizados para no dejar huellas o bien para llevar a cabo el robo. 

Una de las habitaciones estaba revuelta y roto el cristal de uno de los balcones

Poco después salió del edificio un segundo individuo, que los vecinos señalaron como el compinche del anterior, un joven marroquí de 18 años. Tenía en su poder un teléfono móvil. Ninguno de los dos llevaba documentación. Tampoco sabían la dirección de sus domicilios ni ningún teléfono para que los agentes realizaran gestiones.

El hijo de la dueña del piso indicó a los policías que en el mismo vivía su hermano, pero que actualmente se encontraba fuera. Añadió que cuando él llegó a la vivienda, la abrió y salieron dos hombres del interior, momento en que vio que llegaba la patrulla. Al entrar en el piso observó que una de las habitaciones estaba totalmente revuelta y el cristal del balcón se encontraba roto, pero la puerta no estaba forzada. Posteriormente bajó a la calle y cuando volvió a subir, ya no pudo acceder al interior, por lo que sospechaba que los ladrones manipularon la cerradura por dentro.

Los policías comprobaron que los ladrones rompieron el cristal de unos de los balcones que da a la calle Sant Andreu. Antes habían escalado durante tres metros por una farola.

Los dos ciudadanos marroquíes quedaron detenidos por un delito de robo con fuerza.

Comentarios