Escuelas hacia un nuevo modelo de formación

El apoyo de los centros con planes claros y personalizados será la clave para uno de los cursos más atípicos de nuestra historia

Ana Rivera

Whatsapp
Las mascarillas, espacios libres de Covid-19 y unas escrupulosas medidas de higiene marcan este nuevo curso.  FOTO: ACN

Las mascarillas, espacios libres de Covid-19 y unas escrupulosas medidas de higiene marcan este nuevo curso. FOTO: ACN

«Como todo periodo y circunstancia de la vida, hay que buscar y extraer también las cosas buenas; de hecho, después de estos meses de experiencia, ya las podemos valorar positivamente: una de ellas, vista desde una perspectiva pedagógica, es el reencuentro entre familia, escuela y alumnado como triángulo educador».  Aunque conscientes del duro momento para familias, alumnado y centros, profesionales del mundo de la educación, como Jaume Vilella Bach, director general de Fundació Escola Internacional del Camp, se muestran optimistas de cara al nuevo curso escolar.

Vilella asume que la escuela debe ofrecer planes claros en un tiempo lleno de incertidumbre: «ante una situación de excepcionalidad por las medidas Covid-19 que afectan a la organización, la logística e incluso el estado de ánimo general, más que nunca hay que mantener la misma exigencia, objetivos fundamentales y expectativas de siempre: el alumnado necesita aprender con actividades educativas de calidad y socializar en un entorno feliz y seguro a pesar de las circunstancias inciertas y cambiantes en las que nos podamos encontrar».

Para Eduardo Gómez Martín, director general de ESIC, puede suponer un cambio de modelo educativo: «Las escuelas tenemos que empezar a cambiar desde dentro, centrándonos más en un modelo académico en el que en la tecnología se descubra como un medio para que los estudiantes cumplan con sus objetivos de aprendizaje», con el que pretenden que el alumnado se torne ágil, flexible y resiliente, «capaz de adaptarse a contextos como el que estamos viviendo y para los que nos depare el futuro».

El nuevo contexto también puede fomentar una personalización en formato online, como han experimentado desde la Institución Tarragona(Aura y Turó). «Nuestro proyecto pedagógico ‘Cada persona importa’, propone un acompañamiento adecuado a las características de cada alumno y de cada familia, con la cobertura ante las necesidades tecnológicas», explica Gerardo Meneses, director de Institució Turó. «La personalización online puede ayudar a que el aprendizaje tenga un valor personal que sirva como potenciador», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También