Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona COMERCIO

Espimsa controla a partir de este martes que los paradistas cumplan el horario

Los técnicos advertirán inicialmente a los negocios que abran menos de lo estipulado

Octavi Saumell

Whatsapp
Aspecto que ofrecía este lunes por la tarde el reformado Mercat Central de Tarragona. Foto: Pere Ferré

Aspecto que ofrecía este lunes por la tarde el reformado Mercat Central de Tarragona. Foto: Pere Ferré

La empresa pública que gestiona el Mercat Central –Espimsa– empezará a controlar a partir de este martes que los paradistas cumplan el horario de apertura del equipamiento que fue inaugurado el pasado jueves. Así lo asegura la presidenta de la firma municipal, Elvira Ferrando (PSC), quien indica que los empleados de Espimsa vigilarán desde hoy que los concesionarios del espacio de la Plaça Corsini no abran menos de lo previsto, después de que el pasado sábado hubiera varios comercios que cerraran por la tarde.

La edil socialista remarca que las ausencias de la tarde del tercer día de apertura «se deben al hecho de que se quedaron sin género», pero –asimismo– señala que este martes los técnicos ya controlarán el cumplimiento de los horarios, coincidiendo con el primer día de actividad de la primera semana completa de apertura (los lunes las pescaderías no abren). «Entre todos debemos lograr que el nuevo Mercat sea un éxito», remarcó ayer Ferrando, quien afirma que el Consistorio será contudente en la vigilancia para que los comerciantes del edificio modernista «cumplan el reglamento».

De 9 a 20 horas

Según el reglamento del Mercat que fue aprobado en el año 2015, el horario de apertura de la instalación es de «9 a 20 horas de forma ininterrumplida». Pese a ello, en el último consejo de administración se aprobó que los paradistas puedan abrir a las 8.30 horas y cierren a las 21, una circunstancia que permite que el horario comercial del edificio sea de doce horas y media al día o, lo que es lo mismo, que incumpla la ley catalande horarios comerciales y se adapte a la española.

Para compensar esta alta carga de actividad, el Consistorio ha dado a los comerciantes tres opciones para poder descansar: cada día de de 15.30 a 17 horas; los sábados por la tarde; o los lunes por la mañana. Según el reglamento, el incumplimiento del horario está catalogado como una infracción «grave», que comporta sanciones que oscilan entre los 701 y los 1.500 euros.

Asimismo, en caso de encadenar tres sanciones graves en menos de 18 meses, ésta pasa a ser una infracción «muy grave», que se multa con hasta 3.000 euros y la extinción de la concesión administrativa sin derecho a indemnización. Pese a ello, en un principio los técnicos advertirán a los comercios antes de iniciar los expedientes sancionadores.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También