Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Esta gente me ha devuelto a mi hija. Muchas gracias»

La madre de la joven rescatada quiso agradecer a los once héroes su gesta, durante el homenaje que organizó el barrio de Sant Pere i Sant Pau

Carla Pomerol

Whatsapp
Encarna Pérez, la madre de la joven rescatada, subió al escenario, al acabar el acto, para dar las gracias a los homenajeados, ayer, en el centro cívico de Sant Pere i Sant Pau.  FOTO: c. pomerol

Encarna Pérez, la madre de la joven rescatada, subió al escenario, al acabar el acto, para dar las gracias a los homenajeados, ayer, en el centro cívico de Sant Pere i Sant Pau. FOTO: c. pomerol

Lluis Navarrete, Felipe del Campo, Iván Casado, Carlos Rebenaque, Elvira Vidal, Mònica Mellado, David Curto, Joan Cortés, Sergi Miró, Oleksandr Myerlich y Antonio Altuna. Es de justicia empezar esta crónica con los nombres de estas once personas. Y es que fueron las que participaron en el rescate de dos mujeres que quedaron atrapadas debajo de un coche por la fuerte lluvia, el pasado 10 de  octubre. Dicho de otra manera, son los once héroes de la avenida Països Catalans. Y ayer, el barrio de Sant Pere i Sant Pau quiso agradecer su gesta, entregándoles una placa como reconocimiento. 

Hubo de todo. Políticos de todos los gustos y colores, representantes vecinales, nerviosismo, aplausos, pero sobretodo, mucha emoción. El homenaje fue idea de las dos asociaciones vecinales del barrio, la Unió y la de Sant Pere i Sant Pau (Sescelades). El lugar escogido para el acto –humilde y sencillo, según los organizadores– fue el centro cívico de Sant Pere i Sant Pau. En primera fila, y con un rostro serio, se sentaron los héroes anónimos.  

«La actitud de los que ayudaron se define en tres palabras: humanidad, prestación de servicio y solidaridad»
Lluís Navarrete
Bombero

Quienes decidieron finalmente no acudir al homenaje fueron las dos mujeres rescatadas. Quizás prefieren olvidar el trágico suceso, que casi les cuesta la vida. Diez minutos más tarde de lo previsto, empezaba el acto. El presidente de la Associació de Veïns La Unió, José Cosano, ejerció de maestro de ceremonias, quien enseguida dio paso a los protagonistas. Pronunció, uno a uno, el nombre de los once héroes. Todos subieron al escenario y recibieron una placa, además del aplauso infinito de los más de cien asistentes en la sala. «Nos costó mucho encontrarles. Incluso tuvimos que colgar carteles por las calles del barrio haciendo un llamamiento. Finalmente, lo hemos conseguido», explicaba Cosano, quien añadió que «estaban en el momento exacto para salvar la vida a estas dos mujeres».

Llegó el turno de las palabras. El primero en coger el micro fue Lluis Navarrete, uno de los bomberos que capitaneó el rescate. «Nosotros solos no lo hubiéramos conseguido. Fue imprescindible la colaboración de las personas anónimas que se jugaron la vida para ayudar», recordaba Navarrete, quien añadía que «esto se resume en tres palabras: humanidad, prestación de servicio y solidaridad». 

También habló su compañero de aventuras. Felipe del Campo, también bombero. «No es normal que nos agradezcan así el trabajo», decía emocionado. Del Campo también quiso reconocer la actitud de los anónimos que participaron en el rescate, «ya que no tienen ni la formación ni los medios que nosotros tenemos». Cabe recordar que Lluis y Felipe se dirigían a otro servicio, cuando de repente una mujer les paró en medio de la avenida Països Catalans, para informarles de que «había dos mujeres que llevaban cinco minutos debajo del agua», recordaba ayer Navarrete.

«El regalo más grande es que las mujeres están bien»
Oleksandr Myerlich
Participó en el rescate

Distinto lo veía otro de los héroes, Iván Casado, quien aseguraba que «nosotros no hubiéramos sabido cómo reaccionar, sino hubiera sido por los bomberos». Fue el turno de Carlos Rebenaque, quien se encargó de realizar el masaje cardiaco a la chica en peligro. Reconocía que «nunca antes me había encontrado en una situación como ésta». Otro de los héroes lo definía como «parecía que estábamos en una película». El último en hablar aseguraba que «el regalo más grande para nosotros es que las dos mujeres están ahora bien». 

Cuando parecía que no se podía aplaudir más fuerte y los asistentes empezaban a irse, apareció la madre de la chica de 21 años que fue rescatada. Visiblemente muy emocionada, abrazaba a los once héroes encima del escenario. Era el momento más conmovedor de la tarde. «Esta gente me ha devuelto a mi hija. Muchas gracias», decía Encarna Pérez, quien recordaba que «cuando reflexioné sobre todo lo ocurrido, tenía la necesidad de agradecerles lo que habían hecho». Y así se cierra esta historia. Todo va bien, si acaba bien.

¿Cómo fue?
Aquella angustiosa tarde del 10 de octubre
Los hechos ocurrieron cuando faltaban pocos minutos para las cinco de la tarde. Era el miércoles 10 de octubre, en la avenida de Països Catalans. Llovía mucho. Una joven intentaba ayudar a otra mujer a mover la moto, cuando el agua se las llevó y acabaron atrapadas debajo de un coche. Cuando llevaban cinco minutos sin respirar y tragando agua, dos bomberos, ayudados de personas anónimas, las sacaron del infierno para llevarlas a la acera, donde las reanimaron. Entonces llegaron los servicios de emergencia y fueron trasladadas al hospital. Ambos mujeres están ya totalmente recuperadas.

Temas

Comentarios

Lea También