Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Esta primavera intensa marcará el 'debut' de nuevos alérgicos al polen

Los picos de pólenes en el aire de estos días pueden provocar que se 'declare' la alergia en individuos que sólo estaban sensibilizados y que los alérgicos lo sean a más sustancias
Whatsapp
Este año la época de polinización ha comenzado tarde pero con fuerza. Foto: Lluís Milián

Este año la época de polinización ha comenzado tarde pero con fuerza. Foto: Lluís Milián

Aunque oficialmente la primavera hace días que ha llegado, los alérgicos al polen esta vez han tardado más en enterarse... Pero vaya si lo han hecho. El retraso se debe, según la Societat Catalana d’Al·lèrgia i Inmunologia Clínica (SCAIC), a que las temperaturas frías del invierno consiguieron que la floración de muchas especies se retrasara hasta la llegada del buen tiempo, cuando, finalmente, han florecido de golpe. Además, estas polinizaciones vienen con fuerza debido a las lluvias de otoño.

Las consecuencias, explica el doctor Pere Gaig, jefe de la Sección de Alergología del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona, son que este año pueden haberse convertido en alérgicas personas que hasta ahora sólo estaban sensibilizadas, lo que llaman los especialistas un ‘debut’. Además, quienes ya eran alérgicas puede que lo sean aún a más alérgenos.

No es un dato menor, teniendo en cuenta que las alergias afectan a un 25% de la población. Eso quiere decir que en el caso de la ciudad de Tarragona hay al menos treinta y tres mil alérgicos. Además, se calcula que la proporción aumenta entre un 1% y un 2% cada año.

Y entre esas alergias, una de las más importantes es la que desencadenan los pólenes. La sufren un 40%. No obstante, una de las peculiaridades de Tarragona es que aquí la mayor parte de las alergias respiratorias son causadas por los ácaros (una subclase de diminutos arácnidos que vive en el polvo), seguida, muy de cerca, por los pólenes.

En Catalunya los pólenes que causan más alergias (se puede ser alérgico a más de uno) son las gramíneas – en un 50%–, el platanero –25%–, la parietaria –20%–, el ciprés –15%–, el olivo –15%– y las quenopodiáceas –10%–.

 

Parietaria en máximos

En Tarragona en particular destaca la parietaria o hierba del muro. «Es la reina de la alergia en el Mediterráneo», aclara Gaig. Para esta semana, según la Xarxa Aerobiològica de Catalunya, la concentración en Tarragona está en su punto máximo: en cuatro de una escala de cuatro.

También destaca el ciprés, que ha comenzado a generar más alérgicos en los últimos años. No obstante, a diferencia de otras ciudades, como Barcelona, aquí hay menos árboles de platanero, con lo cual también hay menos alérgicos.

La pregunta, como cada año, es ¿qué cabe esperar para lo que queda de temporada? Gaig es poco dado a dar pronósticos catastrofistas como los que hablan de la peor primavera en 20 años. Se centra básicamente en que la evolución de las plantas y sus pólenes está directamente ligada con la meteorología. Explica que hay dos factores que pueden cambiar el panorama:«Que haga mucho calor y en ese caso las plantas se secarán antes y habrá una polinización más corta. También puede pasar que llueva mucho y arrastre el polen hacia el suelo».

Otro dato a tener en cuenta es que el olivo, que tiene su pico polínico en mayo, puede traer más polen. Se debe a que el árbol tiene una polinización alternativa, es decir, un año la polinización es alta y otro, baja. Este año toca alta. «En nuestra zona provoca muchas sensibilizaciones, aunque no tiene la trascendencia de la parietaria», aclara Gaig.

Además hay que tener en cuenta que el polen es más agresivo en las ciudades, incluso en las de tamaño medio, como Tarragona. Se debe a que las partículas producidas por vehículos y calefacciones crean un ambiente hostil para las plantas que generan polen con «proteínas de estrés» que causan más alergias. Por otro lado, las partículas diésel ultrafinas pueden favorecer la sensibilización frente a un alérgeno.

 

Un año para una consulta

Pero si el número de pacientes va en aumento, no ha pasado lo mismo con el numero de alergólogos. Gaig refiere que la provincia de Tarragona tiene una buena red de especialistas en el sistema público de salud, especialmente si se compara con los recursos que hay en Lleida o Girona, por ejemplo. Además, el Joan XXIIIes uno de los tres hospitales de Catalunya que forma especialistas. No obstante, reconoce que los recursos se han quedado muy ‘justos’ y, si bien es cierto que las visitas preferentes se hacen en dos o tres semanas, las ordinarias pueden tardar hasta un año. También han crecido los casos más graves. Por ejemplo, en Europa el número de hospitalizaciones por reacciones alimentarias alérgicas graves en niños ha aumentado siete veces en los últimos 10 años.

Y, al mismo tiempo que cada año llegan las alergias, por estas fechas llega también una avalancha de anuncios de medicamentos. Respecto al tratamiento, Gaig precisa que lo más importante es contar con un diagnóstico correcto y tomar los fármacos siempre con recomendación médica.

Entre los antihistamínicos hay dos grandes grupos, los tradicionales y los de nueva generación, que tienen muchos menos efectos adversos, causan menos somnolencia y son más seguros para la conducción.

Otro tipo de tratamiento son las vacunas o inmunoterapia, que a largo plazo sí pueden controlar la alergia o hacer, al menos, que los síntomas sean los menos posibles. El problema, igual que en otras enfermedades crónicas, es que hay muchos pacientes que, con la crisis, no pueden permitirse los medicamentos, incluso a pesar de que el precio está cubierto por la seguridad social. Valga decir que el precio de las vacunas, subvencionadas por el sistema público, puede ser de alrededor de unos 100 euros. Respecto a la homeopatía, Gaig señala que falta evidencia científica para recomendar su utilización.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También