«Estamos igual dos años después del accidente de Iqoxe»

Alrededor de 200 personas se concentraron en las puertas de Iqoxe, dos años después de la explosión, para reivindicar más seguridad, información y coordinación

NÚRIA RIU

Whatsapp
La concentración tuvo lugar delante de las puertas de Iqoxe, donde hace dos años se produjo el accidente. foto: pere ferré

La concentración tuvo lugar delante de las puertas de Iqoxe, donde hace dos años se produjo el accidente. foto: pere ferré

Ayer las sirenas sí que sonaron, fue de forma simbólica, delante de las puertas de Iqoxe, para recordar aquel fatídico 14 de enero de 2020 en el que tres personas fallecieron en uno de los accidentes más importantes que ha sufrido la industria química de Tarragona. «La administración va lenta y vamos a seguir apretando, no podemos estar prácticamente igual después de dos años», afirmaba el presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT), Alfonso López.

Seguridad, información y coordinación son tres de los ejes en los que se centró una reivindicación en la que no faltó un sentido minuto de silencio, en recuerdo de las tres personas que aquella tarde perdieron la vida a causa de la explosión. Entre los concentrados estaba el presidente de la Associació de Veïns La Unió de Sant Pere i Sant Pau, Gariel Muniesa. «Si pensamos que esto solo afecta a Ponent estamos muy equivocados, porque si se produce una explosión gorda llegaría a cualquier sito», afirmaba.

También se estaba José Luis, residente en La Canonja. «Debemos exigir medidas de protección que se hagan de verdad», decía. Este vecino aseguraba que su percepción de la industria química sigue siendo la misma después del accidente: «Poca claridad».

Cori Corts y Carmen Muñoz son otras de las asistentes que ayer acudieron a la protesta. Estas delegadas sindicales de CCOO habían venido desde Reus para «mostrar el apoyo laboral y sobre todo sentimental» hacia los trabajadores de la compañía. «Con pagar cuatro millones lo tienen todo hecho y el dinero no soluciona los muertos», señalaban.

Entre los concentrados, algunos trabajadores de la empresa, vecinos, representantes sindicales y algunos políticos de los Ayuntamientos de Tarragona, Constantí y Vila-seca, que apoyaban la manifestación. El presidente de la FAVT fue el encargado de abrir el turno de los parlamentos. «Lo único que pedimos es seguridad, porque la gente sigue viviendo con el mismo miedo y si volviera a ocurrir, todos volveríamos a salir corriendo», decía.

La instalación de tres nuevas sirenas y de más de cincuenta sensores para detectar la fuga de productos tóxicos son algunas de las medidas que ha anunciado el Govern de la Generalitat en los últimos días. Pese a ello, los vecinos piden que se despliegue el nuevo Plaseqta y que se implante el nuevo sistema de comunicación, además de los avisos a través de SMS para que la población tenga unas directrices claras. Sin embargo, ayer los vecinos afirmaban que «si hoy después de dos años volvemos a estar aquí es porque algo se está haciendo mal».

La presidenta de la Federació de Veïns de Llevant, Gemma Fuster, fue la encargada de leer el manifiesto. En este se exigía a la administración, tanto de la Generalitat como del Estado, que «se ponga las pilas» para implementar todas las medidas a las que se han comprometido. «Queremos dormir tranquilos y tranquilas», exigía.

Crítica a los políticos

Más duro fue el serrallense Justo Velilla. «Los vecinos respondimos y estuvimos en el Parlament, en la Comissió d’Estudi. Todos se llenaron la boca con las conclusiones y propuestas, pero hoy el Plaseqta en lo que se refiere a los vecinos tan solo hemos visto que se han puesto cuatro sensores, cuatro sirenas y un scape room», decía. Antes de terminar sus palabras, Velilla lanzaba un último mensaje muy caro: «No nos utilicen para hacer política».

También se dirigió a los responsables políticos Fran Pizzarro, presidente del comité de empresa de Iqoxe, quien ha vivido muy de cerca el dolor generado por la explosión. «Creo que tenéis que trabajar más. No podemos bajar la guardia, porque esto es cosa de todos. Apretad por favor, porque si queremos que la industria continúe otro accidente como este será la clausura total de todas las plantas».

A pesar de las críticas que recibieron los políticos, el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, afirmó después de la manifestación que «el papel del Ayuntamiento es estar al lado de la gente y estamos totalmente de acuerdo en que falta celeridad y en que durante unos meses costó mucho que se avanzara». El alcalde defendió que «las reclamaciones son absolutamente justas» y que «tenemos que ir todos a una».

Comerciantes y asociaciones de vecinos, también de les Terres de l’Ebre, mostraron su apoyo a la concentración. También se sumó la Plataforma Mercaderies per l’Interior, que ha iniciado una campaña de comunicación para transmitir el riesgo que comportará la entrada en funcionamiento del tercer carril, por donde circularán muchos de los productos que se fabrican en estas plantas químicas. «Nos han crecido los problemas ya que estamos ante algo que puede llegar a hacernos mucho daño. Tarragona no se merece tanto peligro», apuntaba uno de los portavoces de la entidad. De momento, la plataforma ya tiene previsto un acto para el próximo 23 de enero, en el Centre Cívic de Bonavista para hablar con los vecinos. Al respecto, el presidente de la FAVT afirmó que «la lucha es de todos».

Temas

Comentarios

Lea También