Más de Tarragona

Tarragona #seriesenvena

Estas amigas molaban mucho más en los libros

‘Valeria’. Netflix acaba de estrenar esta comedia romántica que es la esperada adaptación de los exitosos libros de Elísabet Benavent

Yolanda Fernández

Whatsapp
De izq. a der. Teresa Riott, Diana Gómez, Silma López y Paula Malia. Foto: Netflix

De izq. a der. Teresa Riott, Diana Gómez, Silma López y Paula Malia. Foto: Netflix

Hace un par de años Netflix anunció a bombo y platillo que iba a llevar a cabo la adaptación de la saga literaria de Elísabet Benavent basada en los personajes de Valeria.
Ahora, bajo la supervisión de la propia autora, se acaba de estrenar la primera temporada de Valeria. Ocho capítulos de poco más de cuarenta minutos que son la sensación del momento, tanto para bien como para mal. Con un reparto encabezado por Diana Gómez, quien se pone en los zapatos de Valeria, la serie narra la historia de una escritora en crisis, tanto por sus novelas como por su matrimonio con Adrián, interpretado por Ibrahim Al Shami, matrimonio que hace aguas por todos sitios.

Nerea, Carmen y Lola son las inseparables amigas de Valeria. Foto: Netflix

Valeria se refugia en sus tres mejores amigas: Lola (Silma López), Carmen (Paula Malia) y Nerea (Teresa Riott), quienes la apoyan incondicionalmente. En un fiesta conoce a Víctor (Maxi Iglesias) un más que atractivo arquitecto con el que conectará inmediatamente, creándole un anhelo incontenible por profundizar en esta relación.

Adaptación muy libre
Como lectora de los libros, de los cuales guardo un grato recuerdo, tengo que decir que me siento bastante decepcionada. Esperaba mucho más de este paso del papel a la pantalla y más sabiendo que la propia Elísabet Benavent estaba al cuidado de que su obra se convirtiera en serie de la forma más adecuada. Es cierto que la propia autora ha dicho en más de una ocasión que es una adaptación ‘libre’ de los libros y que se han tomado ciertas libertades creativas a la hora de llevarla a cabo, pero entre eso y lo que ha terminado siendo la serie, hay un mundo.

‘Valeria’ es la adaptación, de los libros de Elísabet Benavent y está siendo un éxito en Netflix

Cuando terminas de leer los libros te queda la sensación de que acabas de leer una versión a la española de la inolvidable Sexo en Nueva York. Engancha, es una lectura fresca, con altas dosis de erotismo, divertida y desenfadada que te provoca a cada paso saber qué va a pasar con este grupo de cuatro amigas encabezadas por Valeria. Tenía muchas esperanzas de ver todo esto reflejado en la serie... Pero va a ser que no.

Valeria (Diana Gómez) y Víctor (Maxi Iglesias) conectan desde el primer momento. Foto: Netflix

Es verdad que en la mayoría de los casos cuando vemos la adaptación de algún libro que nos ha gustado mucho, termina decepcionándonos, porque cada lector se hace una idea en su cabeza que no necesariamente es la que después se refleja, pero si aunque no sea lo que esperábamos lo que vemos también nos gusta, pues mira, aquí paz y después gloria. Y en Valeria hay algo que no termina de cuajar. Desde cambiar la orientación sexual de una de sus protagonistas a cambiar la talla de ropa de otra de ellas, pasando por obviar pasajes del libro que se antojan fundamentales para terminar de entender ciertas actitudes de las cuatro amigas y que no terminen aburriéndonos con sus dudas y sus ‘quiero y no puedo’. ¿Realmente es necesario darle este giro a según qué circunstancias?

Puntos a su favor
Pero no todo va a ser malo en Valeria. La ambientación es una maravilla. Todo el mundo mataría por vivir en el pisazo en el que lo hace Valeria con su marido. Yo también quiero tener 275 euros en el banco como ella y vivir ahí.  Ahí hay un misterio por resolver. La serie nos muestra un Madrid vivo, alegre, colorido, en pleno verano, que es el marco perfecto para el desarrollo de esta comedia romántica.

Diana Gómez interpreta a Valeria con bastante solvencia, pero no termina de engancharte hasta el punto de hacerte fan. Y creo que no es problema de la actriz, sino de los guiones. Hay momentos en que dices: ¿en serio? Cúrratelo un poco guionista, que de los libros puedes sacar mucho más.

Maxi Iglesias interpreta a Víctor, la tentación de Valeria. Foto: Netflix

Si hay alguien que destaca, ese es Maxi Iglesias. ¡Caray que bien ha madurado este chico! Lo ves y dices, te entiendo Valeria, yo también me quedaría prendada, pero cuesta entender que Víctor lo haga de ella. Aquí algo falla. Otra parte positiva es la ambientación musical.

Al igual que en los libros, la música está muy presente a lo largo de la serie y en momentos concretos sirve para narrar parte de la historia. Se nota que el marido de Benavent es Dj y locutor de Los 40. Sin embargo, le cuesta un poco entrar en materia y las indecisiones de Valeria terminan por saturarte, ¡chica espabila! Es más que probable que haya una segunda temporada, ya que material literario hay de sobras, pero tendrá que esperar a que el maldito Covid-19 pase para entrar en producción.

En definitiva Valeria es una serie agradable, ideal para ver del tirón sin darte cuenta, pero hay que tener claras dos cosas: ni Madrid es Nueva York, ni Valeria Carrie Bradshaw, a partir de ahí, disfrútala.

Temas

Comentarios

Lea También