Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Estrellas en la brisa marina

El segundo día del concurso de fuegos artificiales superó en calidad al primero, según la visión de todos los asistentes al evento, presenciando un conjunto de formas y colores que no habían visto antes

Esther Garrido

Whatsapp
Muchos de los fuegos artificiales se lanzaron desde el agua, acompañando a los más grandes Foto: lluís milián

Muchos de los fuegos artificiales se lanzaron desde el agua, acompañando a los más grandes Foto: lluís milián

La segunda sesión del concurso de fuegos artificiales fue pura magia. Como en un cuento de hadas, el cielo nocturno se llenó de estrellas, corazones, cruces, palmeras y hasta ramos de flores o setas, en un sinfín de colores y sonido.

La pirotecnia Hermanos Ferrández de Beniel, Murcia, empezó a la hora exacta, las 22.30 horas, y ofreció a los espectadores con sus 796 kilogramos de pólvora un espectáculo sin igual. El público apostado en el Passeig de Sant Antoni, tras exponerse a la brisa marina que provenía del Este y despejaba el cielo, no dejaba de ovacionar y de hacer exclamaciones de gozo y admiración.

Se oyeron muchos comentarios entre la gente, como el de Roberto G., quien comentó que los fuegos le recordaban a «la saga de Star Wars» y que la segunda jornada le pareció «infinitamente mejor que la primera», que «ésta sí que valía la pena».

Y éste fue un comentario muy compartido y comentado, inclusive entre los que confundían o imaginaban lo que estaban observando en el firmamento, y venían ‘spinners’ (el popular juguete), en lugar de cruces y estrellas.

Algunos fuegos representaban cestillos de flores Foto: lluís milián

Los niños que antes del espectáculo estaban impacientes calmando sus ansias con helado, pataleando o cantando con sus padres, aplaudían como el resto del público.

Tras grandes palmeras, delicadas estrellas. Después de profundos colores, fuegos acuáticos que aparecían por sorpresa. Los que se decidieron a ir en masa a las zonas en las que se podían presenciar los fuegos artificiales, no se arrepintieron.

Inclusive había turistas atraídos por el concurso, quienes comentaban entre sí la belleza de la pirotecnia. Edward, de Londres, dijo que desde que llegó a la ciudad le «atraía la idea» de presenciar el concurso de fuegos artificiales, y que estaba «muy satisfecho» con todo lo que había visto.

El concurso ha generado ahora gran espectación entre los tarraconenses y visitantes, quienes ven con esperanzas el resto de días que quedan por delante.

El Passeig de Sant Antoni se encontraba lleno de familias y personas mayores, quienes se desplazaron al lugar para tener espacio y buena visibilidad, aunque sólo disfrutaron de la segunda, ya que a medida que se iba acercando la hora el espacio se llenaba a la medida del empujón.

El colofón final de los fuegos fue inesperado pero «impresionante» en palabras de los presentes, quienes en acabar salieron en estampida hacia sus casas, hipnotizados aún por la noche.

Temas

Comentarios

Lea También