Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Estudiantes de Educación de la URV crean una web para padres y niños

El profesor Manel Leor lidera este proyecto en el que los pequeños podrán seguir aprendiendo durante el confinamiento

Ana Rivera

Whatsapp
Paula Boni, es una de las alumnas implicadas en la web. FOTO: CEDIDA

Paula Boni, es una de las alumnas implicadas en la web. FOTO: CEDIDA

«El nombre que han elegido los estudiantes es La canalla es queda a casa, y consiste en una web de contenidos y recursos para padres y madres con niños que cursan de P3 a P5». Así explica Manel Leor Pastor en qué consiste el proyecto que ha desarrollado con sus alumnas de la URV.

Leor es profesor de los Grados de Educación Infantil, de Educación Primaria y la Doble Titulación de la URV, realizando materias vinculadas a su área, como es la didáctica de la lengua y la literatura. La idea de esta web surgió  cuando se supo que el confinamiento duraría hasta mediados de abril. «La Universidad pidió al profesorado que rediseñara la docencia al entorno virtual. Entonces pensé que, en un estado de alarma, mis alumnas tenían que ejercer de maestras en un contexto real. Y que este aprendizaje les sería significativo y válido para toda la vida docente futura», explica.  

‘La canalla es queda a casa’ contará con  materiales propios y enlaces a otros  ajenos

Además, como padre de una niña y un niño de entre 2 y 6 años, se muestra mucho más sensibilizado con el tema: «A las familias se les agotan las ideas. Mi mujer y yo vivimos en primera persona la dificultad que supone educar, enseñar y entretener a dos hijos sin la posibilidad de salir al exterior, sin la opción de relacionarse con sus amigos, con nadie más que nosotros dos. Se están dando situaciones insostenibles en muchas casas». 

Al acceso de todos

La canalla es queda a casa es una página web a la que se puede conectar cualquier persona de forma gratuita. En ella hay materiales propios y también enlaces a otros elementos ajenos que pueden servir de complemento. Como nos cuenta Leor, nace con una voluntad de servicio en la comunidad: «Queremos ayudar a las familias a trabajar con sus hijos e hijas en este periodo de confinamiento. La web les proporcionará recursos de utilidad para hacer pasar el tiempo más agradable a los pequeños a la vez que servirán de apoyo a su aprendizaje, en su educación y les ayudará a que fortalezcan los lazos con sus familiares».

El profesor Manel Leor con sus alumnos de Educación Infantil y Primaria de la URV antes del confinamiento. FOTO: CEDIDA

El proyecto supone todo un reto para un grupo de 70 personas que han participado en la distancia y desde su casa en un tiempo récord, ya que la han terminado en apenas dos semanas y se encuentra disponible desde este pasado domingo. «Hemos trabajado con mucha voluntad, a contrarreloj, a través de WhatsApp, Google Drive y Moodle. En menos de 48 horas llevamos casi 2.000 visitas y la URV está felicitando a las alumnas por su labor», relata Leor. «Hay cuentos, juegos, consejos sobre hábitos, recursos sobre matemáticas, lengua, música, cine, educación física y también un espacio dedicado al lenguaje de signos... todo lo que podrían aprender los niños si pudiesen ir a la escuela de forma normal», concluye.

En menos de 48 horas la web lleva casi 2.000 visitas y la URV está felicitando a las alumnas

Un equipo empoderado

Las alumnas se han volcado en la creación de la web sin dudarlo desde el primer minuto. A sus 21 años parecen tener muy clara su vocación y, lo mejor, es que lo hacen con pasión. Algunas de ellas, como Anna Lluís y Marta Maduell, visualizan la situación de forma positiva: «Son días en los que estamos aprendiendo a transmitir el conocimiento de una forma muy diferente, más dinámica y moderna. Además, la elaboración de esta página web nos ayuda a seguir activos en la creación de actividades para los niños y a hacer un bien a la sociedad de la que formamos parte», explican. Su día a día consiste ahora en crear una web, generar contenidos y pensar nuevas propuestas educativas, pero Anna Lluís considera que puede ser muy beneficioso por partida doble, «para nosotros, los alumnos, porque estamos adquiriendo una nueva forma de enseñanza completamente diferente y para los niños del territorio, porque pueden aprender y divertirse mucho, pasando algo mejor estos días de confinamiento», concluye. 

Anna Lluís otra de las alumnas implicadas en el proyecto. FOTO: CEDIDA

Leor no se cansa de alabar el trabajo de sus alumnas: «Son personas fantásticas, con grandes talentos y habilidades. Están motivadas en poder ayudar solidariamente a los niños durante el confinamiento. Están poniendo toda su alma en el proyecto y me siento muy orgulloso de todas ellas. Considero que ya son maestras al servicio de la comunidad. Para mí, la palabra que lo define todo es ‘empoderamiento’», sentencia. 

Temas

Comentarios

Lea También