Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Eugenia Miranda: 'Poner un toque divertido puede ayudar con el dolor'

La traumatóloga habla con humor de las dolencias en las que está especializada en su libro «Tengo los huesos desencajados»

ALEIX BUSTOS

Whatsapp
La doctora Eugenia Miranda con un ejemplar de su libro en la consulta del Hospital de Santa Tecla donde pasa visita. FOTO: Fabián Acidres

La doctora Eugenia Miranda con un ejemplar de su libro en la consulta del Hospital de Santa Tecla donde pasa visita. FOTO: Fabián Acidres

Nacida en Alcover, Eugenia Miranda estudió Medicina en Reus de 1992 a 1998, trabajó en el Hospital Joan XXIII del año 2000 al 2005, y realizó la especialidad de Traumatología. Guarda un buen recuerdo. Desde hace 11 años trabaja en el Hospital Santa Tecla de Tarragona. Su web www.mirandatrauma.com fue finalista en 2006 del mejor blog sanitario a nivel de España en el concurso Salud Digital. Su nuevo libro, Tengo los huesos desencajados, se presenta el sábado a las 12 horas en el salón de actos del Hospital de Santa Tecla.

¿Cómo y cuándo le surgió la idea del libro?
Fue un encargo de la editorial La Esfera de los Libros. Hacía tiempo que iban detrás del proyecto de buscar a alguien que divulgara  traumatología, porque querían encargarle un libro para mujeres de mediana edad, mujeres a partir de los 40. Ya sé que suena algo duro, pero lo diríamos así. Me dijeron tiempo después que la directora del Diario Médico, la señora Carmen Fernández, fue quien dio mi nombre, porque parece ser que me seguía en las redes sociales.

¿Por qué este título?
El título fue fruto de una tormenta de ideas. El título original no era este, pero a la editorial no le parecía adecuado. Para encontrarlo reunimos a través de WhatsApp a un grupo de amigos a quienes les gusta mucho la literatura, entre ellos enfermeras de Santa Tecla, informáticos relacionados con la medicina, gente de márketing… y estuvimos jugando a escoger nombres. Lola Zamora escogió Tengo los huesos desencajados y a la editorial le encantó.

¿Qué fin persigue la obra y su publicación?
Está dirigida a mujeres que quieren cuidarse por encima de todo, que pretendan mejorar su estado de salud.

¿Cree que funcionará y gustará al público? 
Para los lectores que no me conozcan diré que mi blog, www.mirandatrauma.com, está dirigido a gente que no es del mundo sanitario. Es un blog de divulgación, con aspiraciones didácticas, para el público general. La esencia del libro pretende ser la misma, es decir, publicar de manera divertida y divulgar cuestiones relacionadas con la salud.

¿Cómo se trata el dolor con humor?
A veces en la vida poner un toque divertido puede que no mejore el estado de dolor que tengamos, pero quizás ver la vida un poco más de color de rosa puede ayudar. Es verdad que parece que banalice el dolor, pero precisamente es justo lo contrario. Colaboro con un blog, www.tuvidasindolor.es, que es un espacio multidisciplinar que pretende dar visibilidad y ayuda gratuita a enfermos con dolor crónico. Precisamente estoy altamente sensibilizada sobre el tema. Por lo tanto, que escriba sobre la asiática en vez de sobre la ciática no quita mérito al capítulo en cuestión, simplemente doy un toque divertido a cada capítulo. 

¿Cuál es el secreto para convertirse en una ‘influencer’ en un ámbito tan especializado?
Con los enfermos que trato habitualmente siempre intento utilizar un lenguaje entendible. Si es preciso utilizar un lenguaje llano para llegar a más población, se debe hablar un lenguaje llano. Con el tiempo he ido adquiriendo la capacidad de utilizar metáforas y ejemplos gráficos para cada parte de la anatomía.

¿Por qué eligió la especialidad de Traumatología?
En quinto de Medicina hice unas prácticas en el Hospital de Valls y vi una técnica de reconstrucción de ligamento cruzado anterior, y ese día me enamoré de la Traumatología. Es cierto que cuando escogí Traumatología en el año 2000, el tándem mujer y traumatólogo era algo excepcional; hoy en día no lo es tanto. 

¿Qué es lo más reconfortante de su trabajo? ¿Y lo peor?
Por un lado, quitar el dolor de mis enfermos y comprobar cómo mejoran su calidad de vida después de cirugías o cambios en sus hábitos de salud. Y lo peor es no poder dedicar a cada paciente el tiempo que necesita. 

¿A qué retos de futuro se enfrenta la Traumatología?
Entre los retos más importantes destacan, en ortopedia, encontrar un tratamiento ideal para la cura de la artrosis. Colocar una prótesis de rodilla no es el tratamiento ideal para una artrosis de rodilla. El tratamiento ideal sería tomar una pastilla que restaurara el cartílago articular dañado. Y en cuanto a la Traumatología, los avances quirúrgicos y los nuevos materiales disminuyen de manera impresionante los tiempos de curación de las fracturas. 
 

Temas

Comentarios

Lea También