Evitar el golpe de calor en nuestras mascotas

Prevención. No se deben dejar encerrados en coches ni expuestos al sol en patios o en la calle. En verano, mucha sombra e hidratación

GLORIA AZNAR

Whatsapp
Lesie, de ocho años, se sacude tras salir del mar. En la playa no  les puede faltar el agua, pero potable.  Foto insta: @djguillemat

Lesie, de ocho años, se sacude tras salir del mar. En la playa no les puede faltar el agua, pero potable. Foto insta: @djguillemat

En estos días de temperaturas extremas se deben tomar precauciones con las mascotas, ya sean perros, gatos, aves o cualquier otro ser vivo con el que se conviva. En el caso de los perros, algunas distracciones o actuaciones inadecuadas de los propietarios pueden tener consecuencias nefastas.

Por ejemplo, dejar a los animales esperando en el coche un momentito, para comprar; atados a la puerta de una tienda bajo los implacables rayos de sol; en patios interiores sin toldos, corrientes de aire ni agua o salir a correr con ellos cuando más aprieta el calor. Estas son algunas de las situaciones que pueden provocar un golpe de calor, lo que es una «emergencia veterinaria grave», como explica Jacob Bofarull. 

Dos son los peligros más habituales en la playa que hacen que haya que correr al hospital, que beban agua de mar y que se traguen un anzuelo. 

El doctor de la clínica Bofarull Veterinaris, sita en La Canonja, comenta que es una situación que se produce cada año y que «pueden sufrirla todos los perros» sin excepción.

No obstante, hay algunas razas que están más expuestas como son «los branquicéfalos. Esto es, el Bulldog inglés, el Bulldog francés, el Boxer, Carlino o tipo Yorkshire, con unas características comunes como el hocico chato. Pueden tener parálisis laríngea, estenosis o la tráquea más pequeña de lo normal, lo que les hace más propensos a padecer problemas respiratorios».

El doctor Jacob Bofarull alerta de que es una situación grave, por lo que hay que acudir de manera urgente al veterinario. Antes, se le puede aplicar agua a temperatura no demasiado fría.

En el momento en que ocurre el golpe de calor el animal puede llegar «muy rápidamente» hasta los 42 grados de temperatura, cuando lo normal es que esté entre los 38 y los 38.5.

«Es más grave de lo que se cree. Existe un riesgo de muerte si no se coge a tiempo», alerta el profesional, por lo que hay que actuar con rapidez. «Lo primero que hay que hacer es aplicarles agua, en la ducha o envolviéndolos con una toalla mojada. Eso sí, a temperatura ambiente».

Todos los perros pueden sufrir un golpe de calor, aunque están más expuestos los branquicéfalos

En cuanto a ponerles hielo, Jacob desmiente algunas de las informaciones que corren por la red. «Si el agua está demasiado fría se puede producir un contraste brusco, lo que tampoco es bueno. Se debe bajar la temperatura de forma gradual para evitar un shock», revela.

Asimismo, también recomienda masajearlos para que la circulación mejore. «Es una cosa que normalmente no se hace y que les puede ir bien. Masajes en todo el cuerpo. Patas, abdomen, tórax, mientras se están mojando». Seguidamente encender el aire acondicionado del coche y dirigirse al veterinario.

Las consecuencias

En shock es precisamente como llegan algunos animales a la consulta, «en brazos. Prácticamente ya ni caminan. Por contra, otros sí caminan pero respiran muy fatigadamente, con falta de oxígeno. En estos casos miramos si tiene dolor o torsión de estómago. Aunque el diagnóstico está claro cuando se les pone el termómetro», indica el profesional de Bofarull Veterinaris.

A partir de aquí se le pone una vía, suero, «tampoco demasiado frío» y se le hacen análisis para comprobar si algún órgano interno está dañado como el riñón o el hígado, ya que externamente muchas veces parece que todo está bien, pero puede haber un desorden importante a nivel sistémico. Hay una alteración multiorgánica tanto del sistema circulatorio como vascular». 

En el momento en que ocurre el golpe de calor el animal puede llegar «muy rápidamente» hasta los 42 grados de temperatura

Por todo ello, el veterinario de La Canonja recomienda salir a la calle a primera hora de la mañana y a última del día, siempre aprovisionados de agua. «Hay que pensar que los perros de tonalidades más oscuras absorben más el calor y en cuanto a los de menor tamaño, que están más cerca del asfalto, si salen a las cinco de la tarde es como si recibieran directo el fuego de una estufa. Asimismo, tampoco realizar ejercicio físico durante el día». Por lo que respecta a los de más edad, un golpe de calor puede complicarse dependiendo del perro y de su estado de salud. 

En la playa

Mientras, en la playa, el doctor  destaca dos cosas. Que no beban agua del mar y vigilar con los anzuelos de los pescadores.

«Beber agua del mar es como si bebieran sal directamente», manifiesta, «lo que les puede provocar una gastroenteritis descomunal. Vómitos y diarreas crónicas, por lo que muchas veces se deben ingresar a causa de la deshidratación. También para evitarla hay que ir a la playa siempre con agua potable. «Tienen que beber mucho». Y si se bañan, aconseja pasarles después un agua para sacarles el salitre.

El tema de los anzuelos también es espinoso. «Cada año sacamos dos o tres y este año ya llevamos dos». En el caso de que el perro se trague uno de ellos, Jacob advierte que no se debe estirar del hilo ya que es entonces cuando se clava.

«Se debe cortar el hilo para que el can no lo pueda pisar y llevarlo a urgencias inmediatamente». Una vez allí se practica una endoscopia y se le extrae con unas pinzas o, en el peor de los casos, se le debe practicar una intervención. «Cuesta mucho sacarlos, sobre todo si se clavan en el esófago». En definitiva, la mayoría de problemas del verano son evitables si se está atento

Más información: info@bofarullveterinaris.com y redes sociales: Facebook (Bofarull Veterinaris), Instagram (@bofarullveterinaris24h) y Twitter (@bofarullveteri1).

El rincón del adoptante

SPAC
Societat Protectora d’Animals de Catalunya,
un grupo joven, con energía. Nuestra prioridad es el bienestar animal.Ponemos todo nuestro empeño en encontrar familias responsables que les den todo el cariño y cuidados que ellos precisan y merecen.

Més informació:
instagram i facebook

@PROTECTORASPAC

http://spac.cat/

637 338 011 (whatsapp disponible)
adopcions.spac@gmail.com
ES19 0081 1652 4100 0108 1711

Los años pasan, ya lleva 5 en la protectora. Su color, su tamaño y su edad hacen que ni siquiera se molesten en dedicarle un poquito de tiempo para demostrar su carácter. ¡Rom es un sol! Muy bueno y muy tranquilo, aunque le encantan los largos paseos. Ven a conocerlo. No te arrepentirás.

Tom. 7 años

3 años en la protectora. Es preciosa, inteligente y muy buena.  Es simpática, cariñosa y atenta durante los paseos. Convive con machos y con hembras desde que llegó, por lo que es sociable con ambos. Melisa merece una oportunidad, ¿quieres dársela tú? ¡No dudes en contactarnos!

Melisa. 5 años.

Temas

Comentarios

Lea También