Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Exotismo en la playa El Francàs

Galardonada con bandera azul, esta playa de El Vendrell que dispone de una zona de palmeras es la preferida por los jóvenes

Sonia Fenoy García

Whatsapp
Distintos bañistas paseándose por la orilla. Foto:Alba Mariné.

Distintos bañistas paseándose por la orilla. Foto:Alba Mariné.

Sus residentes desconocen el paradero de la playa El Francàs. Su ubicación y la vía más rápida para acceder es un túnel estrecho y largo de metro ochenta de altura, que se levanta en mitad de una de las calles sin salida de la urbanización, una vez pasado el camping El Francàs.

Superado el túnel se suben unos escalones que conducen hasta la entrada de la playa.  Con una extensión de 1125 por 30 metros, se observa una zona para practicar deportes playeros, en  la que destaca una red de vóley playa, desierta, debido al calor intenso del mediodía. 

Bañistas en uno de los chiringuitos de la playa. Foto: Alba Mariné

Los usuarios que frecuentan la zona son preferentemente jóvenes que prefieren estar bajo la sombra de un árbol o bien nadando o buceando por la mar.  Se pueden ver a todas horas, salvo cuando aprieta el hambre, que regresan a sus casas o van a comer algo por las cercanías de la playa.

Las sombras de varias palmeras que se sitúan a modo de círculo, en una zona concreta de la arena, congregan a grupos de amigos. Unos se sientan, otros se tumban sobre sus toallas, mientras juegan a las cartas o bien charlan entre ellos. Uno de los chicos del grupo, Sergi, comenta que «nosotros no somos de aquí, venimos de vacaciones, y  como esta playa es la que nos pilla más cerca es donde pasamos el tiempo».  El atractivo preferido de la juventud, sin duda, es el chiringuito, que está justo al lado de esas exóticas palmeras. El mismo muchacho dice que «nos gusta el chiringuito, pero no vamos a comer ahí, para eso vamos a nuestras casas, pero sí que es verdad que nos tomamos algo de vez en cuando. Tiene  cierto  encanto».

Un grupo de amigos jugando a las cartas.Foto: Alba Mariné

En un extremo de la zona costera de El Francàs, el jefe de uno de los chiringuitos que hay,Sebastián Reyna, explica que «llevo en este negocio desde hace 6 años. No tengo queja en cuanto a  los clientes. Durante el mediodía tenemos a bastantes bañistas  en nuestro local tomando o picando algo.  Por la noche el tipo de usuarios  más común es la gente de segunda residencia. Además cada semana celebramos una fiesta en el local, sobre todo ahora que estamos en pleno periodo estival».

Justo al lado del chiringuito se encuentra una zona habilitada para jugadores de voleyplaya. Se configura una pista con una red en el centro, espacio en el que suelen jugar los más jóvenes. Las horas de juego son sobre las 19.00h 0 20.00h de la tarde, cuando el calor no es tan pegajoso, de manera que pueden tener mayor aguante y cansarse menos mientras hacen deporte. De entre las actividades que más se practican hay voley, petanca, caminatas por la orilla o  running.    
Autóctonos de la zona señalan que la playa El Francàs es su segunda residencia, el tiempo que llevan por el lugar lo confirma. Una pareja de Barcelona concreta: «Llevamos 20 años aquí en El Francàs y  se ha convertido en nuestra segunda casa».

La playa cuenta con palmeras en la arena. Foto: Alba Mariné

La orilla se llena de niños pequeños que juegan construyendo castillos de arenas, con cubo y pala de plástico en mano.  Por otro lado hay críos que disfrutan más con la mar y se meten al agua para surcar las olas sobre sus tablas de surf hechas de corcho, mientras sus padres no pierden ojo de sus criaturas.  Otros ya más grandes, niños de 12 o 14 años se meten al agua a para hacer piruetas, bucear o buscar conchas y caracoles de mar que se llevan a sus casas para coleccionar. 

Temas

Comentarios

Lea También