Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Falsos comerciales robaban a ancianas en Reus y Tarragona

El fiscal pide cinco años y medio para tres procesados por sustraer tarjetas y libretas de ahorro en un momento de descuido de las víctimas. Acudían a sus casas haciéndose pasar por trabajadores de Endesa. Hay 14 casos denunciados

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los agentes decomisaron los más de mil euros en ropa que compraron en una tienda. FOTO: Mossos d’Esquadra

Los agentes decomisaron los más de mil euros en ropa que compraron en una tienda. FOTO: Mossos d’Esquadra

Dos hombres y una mujer se sentarán en el banquillo de acusados de uno de los cuatro Juzgados de lo Penal de Tarragona acusados de haber robado a 14 ancianas de Tarragona y Reus –entre agosto y noviembre de 2016– haciéndose pasar por empleados de Endesa. Los acusados, presuntamente, pedían un vaso de agua a las víctimas o las distraían, para aprovechar el momento para sustraerles las libretas bancarias y las tarjetas de crédito, que utilizaban posteriormente para extraer dinero.

El fiscal acusa a los procesados de los delitos continuado de estafas –tres años de prisión–, continuado de hurto –un año y medio de cárcel– y pertenencia a grupo criminal –un año–. En concepto de responsabilidad civil se pide el pago de más de 30.000 euros a las víctimas. Los acusados son dos hombres de 25 y 24 años y una mujer de 32. Con anterioridad al mes de agosto de 2016 los tres trabajaban en una empresa subcontratada por Endesa y destinada a la fidelización de clientes. Para su trabajo disponían de una tablet que permitía el acceso a la base de datos de clientes de Endesa.

Aprovechando dicha circunstancia y con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito, los acusados  efectuaron una selección de personas, todas ellas mujeres que vivían solas, con edades comprendidas entre los 61 y los 88 años. Los acusados, simulando ser trabajadores de Endesa, efectuaban una llamada telefónica para concertar una visita a fin de ofrecerles bonificaciones en sus facturas.

Una vez en el domicilio de las víctimas, les solicitaban los datos bancarios y las facturas de suministro eléctrico, así como las claves de utilización de las tarjetas y las libretas bancarias, con el supuesto objetivo de realizarles el abono de dicha bonificación en sus respectivas cuentas.

El vaso de agua

Los acusados, una vez obtenidos estos datos, solicitaban a dichas personas que les dieran un vaso de agua. Aprovechaban dicho momento para apoderarse de las tarjetas y de las libretas y abandonar el domicilio. Posteriormente realizaban reintegros de dinero en cajeros automáticos y compras en distintos establecimientos. Aunque en algunos casos no lograron obtener dinero alguno, en otros consiguieron importes importantes –bien en efectivo o en compras– por importes de 7.506 euros, 9.313 ó 5.984.

Cuando fueron detenidos, los Mossos d’Esquadra indicaron que había nueve casos. Sin embargo, con posterioridad se llegaron a contabilizar hasta 14 denuncias. Tras pasar a disposición judicial, los tres ingresaron en prisión.

Temas

  • sucesos

Comentarios

Lea También