Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Faltan monitores de comedor para los niños con necesidades especiales en Tarragona

Las Ampas de las escuelas denuncian, además, que hay alumnos que se han quedado sin beca porque no tienen DNI o NIE

Norián Muñoz

Whatsapp
menjador

menjador

Faltan monitores de apoyo (vetlladors) para los niños con necesidades educativas especiales (NEE) que van a la escuela ordinaria. El problema se repite en toda Catalunya, pero en el caso de la ciudad de Tarragona una docena de Ampas de escuelas se han unido para dar la voz de alarma. 

Ester Martínez, del Ampa de la Escola del Serrallo, relata que este año no les han asignado monitor y tienen un alumno que necesita que una persona le asista durante toda la comida. En estos casos acaban siendo las propias Ampas las que se encargan de contratar a la persona (que necesita una titulación especial) y de pagarla, siempre y cuando lo aprueben en asamblea. 

En otros casos acaban pagando el monitor las propias familias o terminan desistiendo. Porque, señala Martínez, pueden tener beca hasta del 100%, pero sólo para la comida, no para el monitor. En algunas escuelas con mayor número de alumnos, lo que se hace es asignar un monitor de apoyo para un grupo de niños con diferentes necesidades que terminan siendo ayudados por el resto de monitores. En el Cèsar August, por ejemplo, han llegado a tener a un monitor para atender a 25 alumnos.

Cristina Berrio, del Ampa de la Escola Tarragona apunta que es ilógico que en las escuelas ordinarias se pongan en marcha aulas de educación especial y luego no se cubran necesidades básicas como la del comedor. De hecho es paradójico que justo el año pasado se aprobó el decreto que regula el modelo de escuela inclusiva para que todos los alumnos con NEE tengan acceso a una escuela ordinaria si así lo recomiendan los equipos de asesoramiento psicopedagógico (EAP) y las familias están de acuerdo. 

Joan Carles Castillo de la Escola Pax apunta, además, que para hacer esta función se necesita a personal con una titulación específica, pero no existe una bolsa de trabajo con lo que no es fácil contratarles cuando, por ejemplo, alguien se retira a mediados de curso, como ya ha pasado. 

No hay ninguna partida

Consultados al respecto, desde el Consell Comarcal del Tarragonès. organismo que en el caso de Tarragona es el encargado de tramitar las becas de comedor, reconocen que no existe una partida para los monitores de apoyo. De hecho este curso, por tercer año consecutivo, lo que han hecho es calcular el ahorro que se conseguirá a lo largo del año por los niños que, a pesar de tener beca en algún momento no la usan, para, con este dinero, contratar vetlladores.  

Reconocen que, obviamente, no llegan a cubrir todas las solicitudes, por lo que se basan en los informes de los EAP de cada escuela, en los que se asigna una puntuación a cada centro según el número de alumnos con NEE y su grado de dependencia. Es, a partir de estas valoraciones, que deciden dónde colocar los recursos.

Señalan, no obstante, que es algo que no se hace en toda Catalunya y que, en definitiva, ellos sólo son gestores, puesto que el presupuesto lo decide el Departament d’Ensenyament. Ester Martínez, del Ampa de El Serrallo admite que la intencionalidad es buena, pero a todas luces la respuesta es insuficiente.

Sin documento y sin beca

La otra gran otra dificultad con la que han tenido que lidiar las Ampas este año es una disposición que ya les anunciaron antes de iniciar el curso y que contempla que los alumnos que no tengan Documento Nacional de Identidad, DNI o el Número de Identidad de Extranjero, NIE, no podrán optar a una beca del comedor.

Desde la plataforma de  Ampas dicen que no hay forma de saber cuántos niños se han quedado sin beca por estos motivos, porque las asociaciones no tienen acceso a la información por la que se deniega una beca, pero sí conocen varios casos particulares de niños que están en esta situación.

La medida no es lógica, aseguran, teniendo en cuenta que en España no es obligatorio tener DNI hasta los 14 años y se lamentan de que los niños que no tienen documento de identificación, en particular los extranjeros, se encuentran justamente en una situación muy vulnerable. De hecho son conscientes de que las familias de algunos de estos niños son usuarias de comedores sociales.

Cristina Berrio, por su parte, señala que se da la circunstancia de que hay niños a los que se les ha negado la beca por no poseer el documento, y luego Servicios Sociales del Ayuntamiento de Tarragona ha tenido que hacerse cargo de pagarles el comedor como medida de emergencia porque se ha demostrado que tienen una situación de necesidad contrastada. 

Desde el Consell Comarcal responden que la exigencia del documento es algo que ya se pide en otros puntos de Catalunya y señala que los excluidos en Tarragona son «casos puntuales». Aseguran que decidieron pedir este documento porque hasta ahora, si las becas estaban asociadas al documento de identidad del padre o la madre, cuando éstos tenían un problema fiscal las becas y todas las ayudas acababan bloqueadas. De esta forma, en caso de bloqueo a las cuentas de los padres, la ayuda para los niños seguiría vigente. 

Temas

Comentarios

Lea También