Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Faltan pediatras en los CAP de Tarragona

Los ambulatorios solamente visitan niños con cita previamente concertada y, por lo tanto, las urgencias se trasladan al hospital. No hay ningún especialista durante los fines de semana

Carla Pomerol

Whatsapp
El CAP Rambla Nova es el ambulatorio pediátrico por excelencia y cuenta con seis especialistas. FOTO: Pere Ferré

El CAP Rambla Nova es el ambulatorio pediátrico por excelencia y cuenta con seis especialistas. FOTO: Pere Ferré

María llamó al CAP Muralles sobre las tres del mediodía para concertar visita esa misma tarde. Su hijo de tres años estaba inquieto porque tenía llagas en la boca. Su sorpresa fue que no había pediatras en el centro esa tarde y que, por lo tanto, se veía obligada a ir al hospital.

Y así lo hizo. «¿Es normal que un lunes por la tarde no haya pediatra en nuestro ambulatorio de referencia?», se pregunta María. No es lo habitual, pero lo cierto es que faltan pediatras en los centros de atención primaria de Tarragona y, en ocasiones, se nota.

Así lo explican los profesionales y sindicatos, quienes aseguran que situación es grave. Los pediatras de la primaria en Tarragona solamente visitan a los pacientes que tienen concertada una cita.

Es decir, las urgencias se trasladan al hospital de referencia. Además, durante las noches y los fines de semana, Tarragona no cuenta con pediatra en los ambulatorios. Para solucionar esta carencia, la administración pone a médicos de familia como especialistas.

Según los expertos, los motivos de esta falta de pediatras son los recortes presupuestarios y unas condiciones laborales poco atractivas, que hacen que los estudiantes del MIR de pediatría acaben prefiriendo ejercer su trabajo en hospitales, urgencias  o consultas privadas, en lugar de elegir los ambulatorios. «Las cargas asistenciales tiran para atrás a cualquiera. No se ofrecen las condiciones adecuadas», asegura la Dra. María José Pinazo, delegada del sindicato Metges de Catalunya. 

El problema viene de lejos. «Ya hace muchos años que no se están formando pediatras. Las plazas van quedando vacantes y no hay especialistas que las quieran cubrir», explica el Dr. Frederic Mallol, secretario del Col·legi Oficial de Metges de Tarragona, quien añade que «se están formando menos pediatras de los que hacen falta».

El problema es tan grave que algunas de las plazas están ocupadas por médicos de familia. Éstos pueden hacerlo, pero no cuentan con la especialidad. Actualmente, en la demarcación de Tarragona, hay 132 pediatras colegiados. De estos, 58 trabajan en hospitales, 43 en la primaria y 31 en consulta privada. En Tarragona ciudad, son 22 los pediatras repartidos entre ocho ambulatorios.

Pediatras solo durante el día

El CAP pediátrico por excelencia en Tarragona es el de la Rambla Nova. La plantilla está formada por seis pediatras, que se reparten las mañanas y la tardes, con el objetivo de llenar toda la jornada laboral. Durante las noches y los fines de semana, no hay pediatra de guardia. Y esto es así en todos los centros de atención primaria de la ciudad.

Si el paciente pediátrico tiene una urgencia debe trasladarse directamente al hospital de referencia o bien, a los dos centros de atención continuada –CAP La Granja-Torreforta o CAP Muralles–.

En estos dos ambulatorios de urgencias, el paciente será atendido por un médico de familia, nunca por un pediatra. «Faltan especialistas, esto está claro. Pero no es un problema de ahora. La situación actual deja entrever que llevamos como mínimos diez años haciéndolo mal», explica la Dra. Montserrat Bosch, pediatra y coordinadora del CAP Rambla Nova, quien añade que «se trata de una especialidad poco agradecida y reconocida, que exige un gran esfuerzo, pero emocionalmente aporta poco». Así es como se siente gran parte del colectivo pediátrico de la primaria.

Por su parte, el CAP Muralles, que atiende a los vecinos de la Part Alta y su entorno, cuenta con dos pediatras, ambos con reducción de jornada. Pasa algo parecido que en el CAP Rambla Nova.

El sábado, a partir de las tres de la tarde, y hasta el lunes a las ocho de la mañana, el ambulatorio no tiene servicio de pediatra. «Los pacientes pueden acudir al servicio de atención continuada –en este caso gestionado por el GiPPS–, donde les atenderá un médico de familia», explica Rosa Rovira, responsable de calidad del CAP Muralles. Esta es la tónica que se sigue en toda la primaria. Seguramente, la situación cambiaría con la puesta en marcha de un CUAP –centro de urgencias de atención primaria– en la ciudad. Hace aproximadamente seis años, Salut decidió prescindir del único que había en Tarragona.

En la misma situación se encuentra el CAP Llevant, gestionado por la Xarxa Santa Tecla. En este centro hay dos pediatras y, según ha podido saber el Diari, se está estudiando la posibilidad de añadir otra plaza. A partir de las ocho de la noche y los fines de semana, los pacientes deben ir directos al Hospital Santa Tecla, donde lo más probable es que les atienda un médico de medicina general. «Si el facultativo ve complicaciones, llamará al pediatra de guardia. Siempre hay uno», explican fuentes de Santa Tecla.

El sindicato USITAC lleva años denunciando esta situación y responsabiliza a la administración porque «los contratos y las condiciones laborales son malas y los pediatras escogen otros caminos que no son la primaria», explica Josep Tutusaus, secretario de USITAC. Por su parte, desde CatSalut aseguran que se está trabajando en una propuesta de reordenación de la atención continuada en la ciudad de Tarragona. 

Sigue la huelga en la concertada, a pesar de llegar a un acuerdo

Las negociaciones han llegado a su fin. Después de muchos meses, sindicatos y patronales firmaron ayer el convenio de la sanidad concertada, es decir, el que regula aquellos centros de primaria, hospitales y sociosanitarios que se rigen por el SISCAT.

En el caso de la demarcación de Tarragona afectaría a los centros sanitarios de la Xarxa Santa Tecla y del Grupo Sagessa. A pesar del acuerdo, el sindicato Metges de Catalunya (MC) dejó claro ayer que mantiene la huelga fijada para los próximos días, del 26 al 30 de noviembre, con el objetivo de pedir mejoras en el colectivo. 

El convenio lo firmaron algunos de los sindicatos, como CCOO, UGT y SATSE. Según Metges de Catalunya, «todas estas organizaciones cuentan con una escasa representatividad del colectivo médico», y añaden que «el acuerdo no recoge nuestras reivindicaciones».

El sindicato MC considera que las mejoras conseguidas son insuficientes y «menosprecian a los médicos». Por su parte, desde el Departament de Salut aseguran que la firma del convenio consigue la equiparación salarial entre los profesionales que trabajan en la primaria y en los hospitales.

Temas

Comentarios

Lea También