Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fernando Cabrera: «Nosotros doblamos películas pero no hacemos desaparecer las versiones originales»

El artista presta su voz a Jim Parsons en su papel de Sheldon Cooper en la serie estadounidense The Big Bang Theory, entre otros intérpretes

Gloria Aznar

Whatsapp
Fernando Cabrera en la última edición de Starraco Wars Unlimited. Foto: Jordi Trabal Gómez (@rasniaphoto)

Fernando Cabrera en la última edición de Starraco Wars Unlimited. Foto: Jordi Trabal Gómez (@rasniaphoto)

«Procuro dejarme arrastrar por el actor original. Dejarme llevar para hacerlo lo más parecido posible, aunque es prácticamente imposible hacerlo igual. En cualquier caso, lo más importante es saber trasladar a nuestro idioma con la interpretación los mismos matices, los mismos sentimientos. Por supuesto, a mí me resulta más fácil acercarme a unos actores que a otros». Son palabras de Fernando Cabrera, el intérprete que dobla a Jim Parsons en su papel de Sheldon Cooper en la serie estadounidense The Big Bang Theory y al que los fans del congreso Starraco Wars Unlimited pudieron ver en directo en la última edición del certamen en Tarragona. 

Entre sus trabajos más conocidos, el canario (Santa Cruz de Tenerife, 1969), cuenta con Padre de familia, donde le presta la voz a Chris Griffin. También a Ben Barnes, el príncipe Caspian en la saga Las Crónicas de Narnia, a  Kylo Ren, el villano de la saga Star Wars en El despertar de la fuerza o a R. J. Mitte, Walter White Jr. en la serie Breaking Bad. Actualmente Cabrera continúa trabajando en el personaje del joven Sheldon, «Es el spin-off, Cooper narrando su infancia».

«La clave es ser actor, tener una base interpretativa sólida, que personalmente creo que es innata» 

Cabrera supo desde niño que quería dedicarse a esta profesión, de la que estudió técnicas y secretos. Sin embargo, a pesar de todo, relata que tiene una facilidad innata para cambiar de registro, lo que le permitía imitar a sus profesores ya en su época del colegio.

«En cuanto al timbre de voz, en el doblaje no siempre es lo más importante. Al final hay algunos más logrados que otros, pero de la misma forma que hay mejores películas que otras», comenta.

Para las personas con deficiencia visual el doblaje es importantísimo. De hecho, es como disfrutan de una película

Un resultado, el de la calidad del doblaje, que pasa desapercibido para el telespectador si no tiene ocasión de ver el film o la serie en versión original. Inmerso en la trama, dista de ser consciente de todo el proceso que se cuece entre bastidores. «Es muy amplio e intervienen muchas personas», dice Cabrera.

Y por lo que respecta a la sincronización de los diálogos, «es laborioso, un encaje de bolillos. Es lo que se llama el ajuste, acoplar un idioma al otro y cambiar expresiones. Hay que tener en cuenta que en ocasiones la traducción literal no tiene sentido o se utilizan refranes... Por ello el ajustador es la persona que revisa cada frase de la película y como su nombre indica, va ajustando los movimientos de la boca, realizando ligeras variaciones, utilizando sinónimos, cambiando la estructura de las frases, de tal manera que se puedan hacer coincidir labiales sin que se altere el mensaje original del guion». 

Como intérprete -no quiere ni oír hablar del término doblador-, Cabrera evoluciona con el personaje que le toca en suerte, llega a fundirse con él, de la misma forma que lo hace el actor original, especialmente si tiene un largo recorrido. Y si a Sheldon le ha cogido cariño, no ocurre lo mismo con todos. «Si es un malo malísimo, a mí me resulta igual de malo que a cualquier espectador. Pero al mismo tiempo, me divierte hacer este tipo de personajes», asegura.

El intérprete dobla a Jim Parsons en su papel de Sheldon Cooper en la serie estadounidense The Big Bang Theory

Aunque hay intérpretes originales que sí han mostrado interés por quienes les sustituyen la voz, no es el caso de Fernando. «Sé que Woody Allen ha tenido contacto con Joan Pera, que es quien le dobla en España y le ha mandado algún mensaje de felicitación y agradecimiento. Y también Bruce Willis con Ramon Langa. Alguno más hay por ahí, pero por el momento a mí no me ha ocurrido», señala. 

Por lo que respecta a versión original vs doblaje, no tiene dudas. «No sé idiomas», revela. «Las veo dobladas -continúa-, pero no me gusta entrar en este debate. Creo que cada persona puede escoger porque las opciones están ahí. Es decir, nosotros doblamos las películas pero no hacemos desaparecer las versiones originales. Con la tecnología, con las plataformas que hay, donde elegir el idioma es libre, yo creo que es un debate que sobra», manifiesta. «Y luego también está la otra parte -destaca-. Porque el doblaje no solo está para los que no sepan idiomas. Para las personas con deficiencia visual el doblaje es importantísimo. De hecho, es como disfrutan de una película. Una persona con deficiencia visual no puede leer subtítulos». 

Cabrera evoluciona con el personaje que le toca en suerte, llega a fundirse con él, de la misma forma que lo hace el actor original

A las nuevas generaciones, Cabrera les manda ánimo y «cuidado con las escuelas. Hay que elegir bien. Algunas son muy buenas, pero otras no son aconsejables», apunta el artista, quien señala la importancia de la interpretación. «La clave es ser actor, tener una base interpretativa sólida que personalmente creo que es innata, aunque hay quien opina que se puede adquirir. A partir de ahí, doblar es una técnica que se aprende. Y finalmente, la virtud de saber, con tu voz, pegarte a la cara del personaje que tienes que doblar y transmitir las mismas emociones». 

Temas

Comentarios

Lea También