Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Final feliz para Rocky, el perro desaparecido durante año y medio

Gracias al ‘Diari’, la asociación SOS Can&Cat se ha hecho cargo de los gastos del veterinario

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo de Rocky, a los pocos días de aparecer. Estaba triste y desganado. Ahora, ha recuperado la fuerza. FOTO: Pere Ferré

Imagen de archivo de Rocky, a los pocos días de aparecer. Estaba triste y desganado. Ahora, ha recuperado la fuerza. FOTO: Pere Ferré

Rocky, el perro de La Canonja que estuvo desaparecido durante un año y medio, ya se está recuperando en su casa. A consecuencia de la noticia publicada en el Diari, en la que sus dueños explicaban que no contaban con recursos para salvar la vida de su mascota, una asociación se puso en contacto con la familia con la intención de ayudarla. Una semana más tarde, Rocky vuelve poco a poco a ser el perro que era antes de desaparecer. 

Los hechos se remontan a octubre de 2017, cuando sus dueños, Bernardo y Fanny, se vieron obligados a dejar el perro a un amigo para que lo cuidara. Pero unos días después, el perro desapareció. Sus dueños le buscaron sin cesar, pero parecía que la tierra se lo había tragado. La sorpresa llegó el pasado viernes 10 de mayo, cuando los Mossos d’Esquadra llamaron a Bernardo para comunicarle que habían encontrado a su perro. 

Rocky fue hallado, junto con dos perros más, en una finca de Riudoms donde se llevó a cabo una operación policial. Los Mossos detuvieron tres personas e intervinieron 1.250 plantas de marihuana. Los tres perros se encontraban en muy malas condiciones. Rocky volvió a su casa, con sus dueños, pero ya no era el mismo que antes. Estaba triste, apático y «como ido», decía Bernardo. Además, lo habían castrado de mala manera y tenía garrapatas por todo el cuerpo. 

Los dueños estaban desesperados con la situación. Cobran una ayuda económica insuficiente y no tenían dinero para poder hacer frente a la revisión de su mascota. Y entonces se hizo el milagro. 

«Fue algo mágico»

«Me llamó una chica y me dijo que nos quería ayudar», explica Fanny. La voz era de Eva Hernández, presidenta de SOS Can&Cat, una asociación sin ánimo de lucro con sede en L’Albiol. Se trata de un grupo de seis chicas que trabajan para mejorar la vida de los perros abandonados y olvidados. Después de conocer la historia de Rocky a través del Diari, decidieron ayudar a la familia. «Contactamos con los dueños y enseguida detectamos que no querían dinero, solamente querían curar a su mascota», explica Eva, quien asegura que «lo quieren mucho, se nota. Es un perro muy deseado». 
«Fue como un milagro. No teníamos ni idea de que existían personas con tan buen corazón. Nos llamaron y quedamos pocos días más tarde», explica Fanny, quien define el momento como «algo mágico».

Un veterinario de La Selva del Camp fue el encargado de hacerle la revisión a Rocky. «Le miraron los riñones, el hígado, los ojos, las patas, le quitaron los parásitos. Todo, todo. No se dejaron nada por hacer», recuerda Fanny, quien añade que «no nos lo podíamos creer, parecía que estábamos en un sueño». Eva, de SOS Can&Cat, explica que «lo único que le encontraron fue un problema en la cadera, pero de momento anda bien». Ahora, Rocky ya está en su casa, con sus dueños, recuperándose de la pesadilla que debió vivir.

Temas

Comentarios

Lea También