Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fomento descarta otra plataforma entre Vandellòs y Tarragona

El empresariado denuncia que se mantendrá un cuello de botella en este tramo

Núria Riu

Whatsapp
El Ministro De la Serna, tras una visita en Cambrils.  FOTO: Pere Ferré

El Ministro De la Serna, tras una visita en Cambrils. FOTO: Pere Ferré

Cuando los trabajos de desdoblamiento del Corredor del Mediterrani en el tramo Vandellòs-Tarragona entran en la recta final, el cuello de botella ferroviario entre Catalunya y la Comunitat Valenciana está lejos de desaparecer. La inversión millonaria que se ha ejecutado y los más de dieciséis años de obras pueden ser insuficientes, según ha alertado el lobby empresarial Ferrmed. Este organismo ya ha puesto de manifiesto que el tramo ferroviario entre Tarragona y València está al borde del colapso, y no entra dentro de los planes del Ministerio de Fomento buscar una solución pensando en un futuro.  

El departamento de Íñigo de la Serna no prevé de momento iniciar los estudios para construir una nueva plataforma paralela a la que se inaugurará en el primer trimestre del año que viene entre Vandellòs y Tarragona. Significa que en el tramo entre València y Castelló habrá una doble plataforma –cuatro vías–, y desde la capital de la Plana hasta Tarragona se pasará de la vía actual a dos.

Pregunta en el Senado
Las intenciones del Ejecutivo Central se han conocido después de una pregunta realizada por el senador de Compromís, Carles Mulet. En su respuesta, el Gobierno asegura que la decisión de establecer una plataforma doble ferroviaria «será necesaria únicamente cuando la capacidad de una única plataforma de vía doble sea insuficiente para albergar todos los tráficos previstos, tanto de viajeros y de mercancías».

La respuesta añade también que «solo en el caso de que se prevea un número muy elevado de circulaciones y en especial si coexisten servicios de Cercanías (que suelen implicar un elevado número de servicios), puede ser necesario disponer de dos plataformas ferroviarias para especializar por tipos de servicios».

Para el senador de Compromís, se trata de una nueva muestra de «improvisación y de malversación de dinero». Recuerda que cuando se instaló el tercer carril en el tramo entre València y Castelló «fue un auténtico caos» ya que la actuación se ejecutó sobre una vía en la que seguían circulando las cercanías y mercancías. «Acaban las obras con todas las molestias que surgieron y los viajeros obligados a utilizar un servicio alternativo de autobús, y cuando lo tienen acabado dicen que tira adelante el estudio para segregar tráficos a partir de una nueva plataforma», se lamenta.

En julio el ministro de Fomento daba luz verde a los estudios para construir una nueva plataforma en este tramo. El anuncio despertó críticas entre los que argumentaron que el incremento de tráfico que supondrá el ancho internacional va a manifestarse primero hacia más el norte, es decir en el trazado catalán del Corredor. Un punto de vista que es el que defiende también Ferrmed, quien denuncia que, empezando las obras de sur a norte, se generan nuevos cuellos de botella.

«Se está improvisando de nuevo y, como siempre, solucionando las cosas con parches. El tramo de Castelló a Tarragona, con tan solo dos vías, no podrá asumir todo el tráfico. Deberían tenerlo en cuenta desde ya», argumenta Mulet.

Las obras de desdoblamiento del tramo Vandellòs- Tarragona acabarán a inicios del año que viene, y en una segunda fase se hará el cambio a ancho internacional.

Temas

Comentarios

Lea También