Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fomento traspasa siete kilómetros de vías urbanas al Ayuntamiento de Tarragona

En una segunda fase, el consistorio pedirá en el Estado que le ceda el resto de tramos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Fotografía aérea de la Avenida Roma, con coches circulando. FOTO: DT

Fotografía aérea de la Avenida Roma, con coches circulando. FOTO: DT

El Ministerio de Fomento ha acordado el traspaso al Ayuntamiento de Tarragona de 7,3 kilómetros de vías urbanas de los 24 kilómetros que actualmente son competencia del Estado.

Según informa el consistorio, se trata de carreteras de titularidad estatal que, con los años, se han convertido en vías urbanas porque han sido absorbidas por el propio crecimiento y expansión de la ciudad.

Los viales aglutinan el tráfico urbano de Tarragona y el Ayuntamiento ya está haciendo la conservación y el mantenimiento y la regulación de usos. Los traspasos no van acompañados de transferencias económicas a favor del consistorio.

El plenario del lunes se dará cuenta de la resolución de la Unidad de Carreteras del Estado del Ministerio de Fomento. La medida afecta los tramos de la carretera N-240 que transcurren por la avenida de Andorra entre la plaza Imperial Tarraco y la rotonda de la avenida de Catalunya- y por la carretera de Valls hasta el puente que cruza sobre la autovía A-7. 

En cuanto a la N-340, se incluye la avenida de Roma, diferentes tramos de la Via Augusta y de la carretera de Valencia, así como la carretera Vieja de Valencia desde la rotonda de acceso al Polígono Francolí a la rotonda de CLH. 

Otros tramos que quedarán en manos del consistorio son la curva Voramar, los accesos a Cala Romana y en la Ciudad Residencial, los márgenes de la rotonda de la carretera del Catllar, el paseo de la Independencia -desde la avenida de Roma a la avenida Ramón y Cajal y hasta Torres Jordi-, desde Torres Jordi hasta el límite del sistema portuario, la circunvalación de La Floresta, diferentes tramos de la T-11 como la plaza de Europa y desde la carretera del Cementerio a las rotondas norte y sur.

Una segunda fase y un aparcamiento disuasivo 

Además de estos tramos, el Ayuntamiento de Tarragona está negociando una segunda fase de cesiones que incluiría el resto de tramos que se han convertido en red viaria urbana, como la N-240, de la plaza Imperial Tarraco hasta San Salvador, o las antiguas carreteras de Valencia y Barcelona. 

Por otro lado, el Ministerio de Fomento también cede en el Ayuntamiento una finca de 5.528 metros cuadrados incluida dentro del Pla parcial de la Huerta Grande, a la entrada en la ciudad desde Poniente, donde el Ayuntamiento implantará un nuevo aparcamiento municipal disuasivo.

Temas

Comentarios

Lea También