Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Formación masiva a la ciudadanía en TGN para saber utilizar desfibriladores

El Ayuntamiento instala seis aparatos en espacios públicos que se suman a los 60 que ya están repartidos por la ciudad
Whatsapp
Ayer se colocó un desfibrilador en la estación de autobuses. El próximo se instalará en la calle Colom. Foto: Lluís Milián

Ayer se colocó un desfibrilador en la estación de autobuses. El próximo se instalará en la calle Colom. Foto: Lluís Milián

Tarragona pretende que el mayor número de ciudadanos tengan conocimientos básicos de una reanimación cardiopulmonar (RCP). Para ello, constituyó hace un año un grupo de trabajo donde participan diferentes agentes especializados en este tema: Consell Català de Ressuscitació, SEM, Creu Roja, Protecció Civil, Col·legi de Farmacèutics, Tarragona 2017 SmartMediterranean City y el propio consistorio.

Tras elaborar un mapa de los desfibriladores existentes en la ciudad –60– repartidos entre hospitales, CAP, universidad, entidades deportivas y entes privados, se acordó ampliar el número de aparatos en lugares públicos para estar disponibles en caso de una emergencia.

Así, ayer se colocó el primero de ellos en la puerta de la estación de autobuses. La próxima semana habrá el segundo en la marquesina de autobuses de la calle Colom y paralelamente se han activado cuatro unidades en los aparcamientos de titularidad pública: Francesc Macià, Saavedra, Avinguda Catalunya y Joan XXIII. «Los próximos deben situarse estratégicamente en la Punta de la Móra, Bonavista, Sant Salvador y el barrio de Sant Pere i Sant Pau», explica el concejal de Salut, Javier Villamayor.

«Debemos ser capaces de dar una respuesta en un caso de emergencia. En Catalunya hay una parada cardiorrespiratoria repentina cada 2,5 horas y ello implica la posibilidad de haber 10 personas muertas en una jornada. Si somos capaces de poder establecer las primeras medidas mientras llega la ambulancia podemos salvar muchas vidas», explica el concejal, quien resalta que la prioridad del Ayuntamiento y el grupo de trabajo «es la formación de personas para utilizar desfibriladores. ¿De qué sirve colocar aparatos si nadie sabe cómo funcionan? El objetivo es que la gente pueda utilizarlos siendo conscientes de lo que hacen», concluye el edil de Salut.

Por esta razón, desde el curso 2010/11 se está formando a chavales hasta los 16 años en las escuelas y en esta fase también se darán lecciones de primeros auxilios a las entidades, personal de los aparcamientos donde se han colocado desfibriladores y personal relacionado con la administración municipal. A día de hoy, más de 5.500 alumnos y cientos de tarraconenses han recibido clases de RCP para actuar en primera instancia si existe una emergencia. «El objetivo es ir a más», concluye Villamayor.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También