Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Jóvenes de Sant Pere i Sant Pau diseñan y realizan una intervención artística que va del instituto al centro cívico pasando por la calle

Norian Muñoz

Whatsapp
Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Fotogalería: Un río de color atraviesa Sant Pere i Sant Pau

Una especie de río de colores une ya la fachada de del Institut de Sant Pere i Sant Pau con la del centro cívico. Es el símbolo de un anhelo: conectar a los jóvenes con su barrio.

Esta intervención artística es la cara visible del proyecto ‘Spam’, impulsado por la Conselleria de Joventut del Ayuntamiento de Tarragona y la Xarxa de Centres Cívics.

Inma Jiménez, profesora de dibujo del instituto, explica que, cuando les propusieron hacer una actividad artística en la que los chicos trabajaran a favor del barrio, le pareció una gran idea. Cuenta que muchas veces cuesta ‘engancharles’ en otras actividades fuera del horario de clases y no por falta de oferta cultural, sino porque no terminan de entusiasmarse.

Así fue como hicieron un primer taller con 90 alumnos, dentro del instituto, para hablarles del arte mural y del grafitti. A partir de allí, los 15 más interesados se apuntaron a un taller más específico que se desarrolló durante todos los sábados de mayo en el centro cívico.

Pere Grané, artista, sociólogo e  investigador en arte urbano cuenta que la idea fue que, desde el principio, los propios adolescentes (tienen entre 12 y 14 años) fueran los protagonistas. Lo explica mientras los chicos viene a pedirle más pintura, disolvente, otro rodillo... A esperar que eche una ojeada a lo que están haciendo bajo un inclemente sol.

La lucha por un insti

Pero antes de llegar al momento de mancharse de pintura, los chicos tuvieron oportunidad de reflexionar sobre su relación con el barrio. Pudieron escuchar, por ejemplo, de boca de sus protagonistas, como fueron las luchas para que Sant Pere i Sant Pau tuviera el instituto en el que ahora estudian.

Además, para crear expectativa entre los vecinos, las semanas previas se hicieron intervenciones artísticas en quince cajas de electricidad del barrio. Las pintaron con la palabra ‘Spam’.

Alex, de 12 años, Leyre de 14 y Kati, de 12, cuentan que aunque el calor aprieta, les gusta la idea poder transformar una calle más bien muerta en la que, habitualmente, sólo hay coches a uno y otro lado. 

El diseño del mural, que va de las paredes al suelo, corrió a cargo de los jóvenes que decidieron, incluso los colores a utilizar. «Están todos los de la bandera LGTBI», explica Alex.

Ahora, cuenta Grané, un espacio que sólo servía para aparcar, será un sitio por el cual, gracias al arte, habrá que mirar dos veces «los chicos lo han llenado de contenido, la cultura sirve para esto», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También