Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fotógrafos 'caza cacas' en Bonastre

Reportaje Entre la ciudadanía hay partidarios y detractores de la medida El Ayuntamiento de Bonastre pidió a los vecinos que le enviasen fotos de los perros que ensucian las calles para reclamar a sus dueños un mayor civismo

José M. Baselga

Whatsapp
Una joven pasea con sus perros por una calle de Bonastre. FOTO:  JMB

Una joven pasea con sus perros por una calle de Bonastre. FOTO: JMB

Algunos vecinos de Bonastre llevan el móvil a punto. En cualquier momento, en cualquier calle, algún perro puede ensuciar la vía pública y su dueño no recoger esa caca. Entonces, una foto. La imagen llegará al Consistorio para poder identificar al propietario y sugerirle que, por el bien de todos, recoja la suciedad que deja el animal.

Fue el propio Ayuntamiento quien pidió a los vecinos que colaborasen en ese control fotográfico para ayudar a mantener el pueblo limpio tras las numerosas quejas recibidas. Como explica el alcalde, David Godall, «ya se han recibido diversas imágenes y se ha podido advertir a algunos propietarios».

Godall descarta que sea una medida coercitiva. «Ni siquiera recaudadora ya que no se han puesto multas». El alcalde la define como «una medida informativa» para que el dueño de un animal que haya podido ensuciar la calle sea consciente. Y explica que en los casos que ha realizado la advertencia, «la respuesta ha sido colaborativa».

No es la primera vez que el Ayuntamiento de Bonastre pide a sus vecinos que con sus cámaras y móviles fotografíen precisamente a los dueños más incívicos de perros . «Había tenido resultado, así que ahora se ha vuelto a poner en marcha». Y los vecinos responden. A través de correos electrónicos, en WhatsApp, e incluso en papel llegan fotos al Ayuntamiento.

En la calle hay división de opiniones. Aunque no ha habido tensiones. «Es una forma de que los que no tienen perro persigan a los que lo tenemos», explica una vecina que compra en el mercadillo que se celebra los martes. «Para nada», contesta otra mujer. «Yo también tengo perro, pero limpio lo que ensucia. He fotografiado a quien no lo limpia».

La medida también ha generado un gran debate en las redes sociales. Los vecinos denuncian también que en el municipio hay muchos perros que van sueltos y no tienen dueño.

El alcalde, David Godall, lamenta los escasos recursos que tienen los municipios para hacer frente a competencias que les han sido impuestas. «En Bonastre no podemos tener un servicio de recogida de perros abandonados y un lugar donde atenderlos». David Godall explica que «los Mossos no quieren saber nada y como municipio pequeño no tenemos recursos».

Así que una de las iniciativas fue impulsar esa especie de alerta colaborativa de los vecinos para por lo menos conocer a los responsables de los perros que ensucian «y de buenas maneras hacerles ver que supone un problema para todo el pueblo».

«En los pequeños pueblos deben hacerse las cosas así». En este sentido el alcalde recuerda el problema que hubo hace unas semanas y que recogió el Diari cuando un grupo de niños se dedicaba a poner silicona en la cerradura de viviendas.

Fueron los propios vecinos quienes señalaron a los niños que podían ser los responsables de la gamberrada. «Cuando lo comprobamos hablamos con sus padres y la situación se resolvió sin más problemas», explica el alcalde.

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También