Más de Tarragona

Francesc Burjachs: «La tendencia natural del clima es ir hacia el frío»

Entrevista. Miembro del Institut de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES-CERCA), este 
especialista estudia el paisaje del pasado y su clima a partir de los pólenes fósiles

GLORIA AZNAR

Whatsapp
Francesc Burjachs, en una excavación en Marruecos. FOTO: Vicenç Perxachs/Cedida

Francesc Burjachs, en una excavación en Marruecos. FOTO: Vicenç Perxachs/Cedida

Francesc Burjachs es investigador ICREA adscrito al Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES-CERCA). Burjachs trabaja principalmente en polinología, es decir, en analizar los pólenes fósiles a partir de los que reconstruye el paisaje vegetal y, por deducción, el clima del pasado. De hecho, se pueden conocer las temperaturas medias de los inviernos y los veranos de todo el planeta, de 400.000 años atrás. Su trabajo se centra en la península, en Catalunya y en Atapuerca, aunque el objetivo es poder estudiar también a partir de los yacimientos de Marruecos en los que el IPHES-CERCA trabaja.

Los homininos no provocaban cambios climáticos como ocurre ahora.

Es un poco confuso. Es decir, no me gusta hablar de cambio climático, sino de calentamiento global, para diferenciarlo de todos los cambios climáticos que ha habido a lo largo de la historia del hombre. Y en cuanto a microcambios climáticos, el último fue la Pequeña Edad del Hielo que sufrió Europa.

¿Cuándo ocurrió?

Hace unos 300 años y perturbó toda la economía de Europa. A partir de entonces las temperaturas han ido subiendo porque siempre va de frío a calor, con periodicidad. Lo que ocurre es que desde hace 150 años esto se mezcla con la Revolución industrial.

¿El efecto natural y el humano?

Efectivamente. Hace 150 años se dieron los primeros síntomas de que nosotros podríamos modificar el clima del planeta porque empezamos a inyectar, a partir de la industria, gases invernadero en la atmósfera que hacen subir la temperatura. Pero cuando realmente es importante es a partir de la Segunda Guerra Mundial, con el inicio de la sociedad de consumo. Sin embargo, no debemos olvidar este componente natural. Es decir, por una parte nosotros estamos influyendo por la quema de hidrocarburos, pero por otra, también existe la tendencia natural del clima a partir de esta pequeña edad del hielo.

Dice que estamos en un interglacial...

Desde hace 11.700 años entramos en una fase interglacial. Se caracteriza por tener unas temperaturas más elevadas que en las fases glaciales.

¿Se sabe cuándo se acabará?

Es variable, depende de la ciclicidad astronómica. De todos modos, tendríamos que estar acabando ya este periodo. Y esta es la otra paradoja que también tenemos que tener en cuenta. Es decir, tenemos indicadores de que estamos llegando a finales de la fase interglacial, y por lo tanto, tendríamos que entrar en una glacial.

¿De frío? ¿Pero no se supone que vamos a un aumento de temperatura?

Yo no me atrevo a decir con toda rotundidad que realmente vamos hacia una catástrofe natural térmica. Como tenemos este efecto entrópico de los gases invernadero, la pregunta es quién tendrá más fuerza, si la tendencia natural del clima de ir hacia el frío o nosotros.

¿Y qué me dice de las últimas lluvias en Alemania?

Se habla de que es una consecuencia del cambio climático y esto no es cierto. Es un acontecimiento catastrófico fruto de unas lluvias excepcionales y además no es la primera vez que ocurre. El problema es que estamos haciendo una mala gestión del territorio y todos los especialistas que trabajan en estas cuestiones hace muchos años que alertan de ello. Antes las casas o las fábricas no se construían en el cauce de los ríos. Por ejemplo, poner la petroquímica en Tarragona donde está ubicada es una estupidez enorme. Si un día el Francolí dijera de bajar, si hubiera un episodio de lluvia extraordinaria, la petroquímica quedaría arrasada. Pensamos que no puede pasar, pero cuando viene un evento natural todos nos llevamos las manos a la cabeza. La gente no lo ha visto en vida, ni los más viejos, pero sí que tenemos registros en el subsuelo que nos lo explican.

¿Los cambios climáticos naturales van asociados a otros sociales o de comportamiento conductual?

Tienen consecuencias económicas, pero nada más. Por ejemplo, la pequeña edad del hielo en Europa trajo hambrunas porque había malas cosechas y la gente se moría, aunque después vino una recuperación. Todavía, de momento, somos resilientes. Y después se le da importancia al cambio climático cuando en realidad si se llega a producir esta subida de un grado o dos, esto no tiene grandes efectos para nuestra especie (Homo ¿sapiens?).

Francesc Burjachs estudiant les restes trobades al laboratori. FOTO: Cedida

Entonces...

Yo no dudo de que tendrá efectos económicos y esto es un problema para los que detentan la economía mundial, pero si hablamos de especie, el cambio climático no es problema. Para mí son mucho más problemáticos los residuos nucleares, el crecimiento exponencial de la población, la contaminando, plásticos, metales pesados… El planeta tiene muchos problemas de los que prácticamente no se habla. Ahora se empieza a hablar de los plásticos.

Pero en relación con el cambio climático...

No. El problema es que mezclamos todos los conceptos. También hubo un momento en que se metió en el mismo saco el agujero de la capa de ozono de la Antártida con el cambio climático y no tiene nada que ver. Los plásticos los hacemos nosotros en las fábricas, independientemente del clima, de si hace frío o calor. Que tenemos que dejar de quemar gases invernadero, sí; que tenemos que buscar nuevos combustibles, sí; que tenemos que mejorar los cultivos y hacerlos más naturales, sí; que tenemos que consumir de proximidad, sí; Pero tenemos que dejar de mezclar toda la contaminación que nosotros provocamos con el cambio climático.

¿Cuántos cambios climáticos se han producido?

Muchísimos desde que algún ancestro nuestro empezara a caminar, aunque desde que salimos de la última glaciación, que fuimos hacia este clima temperado que tenemos actualmente, ha habido bajadas de temperatura. Una se corresponde con el episodio 8.2, hace 8.200 años. Hubo un punto de inflexión y es el momento en el que en la península se cambió. Estaban los últimos cazadores recolectores y aparecieron los primeros agricultores y ganaderos. En este momento entre unos y otros hay un lapsus de unos 500 años que están marcados por un cambio climático global. Y también está el 4.2, el episodio de hace 4.200 años, que marcó la transición en la península entre el Neolítico y la Edad de los metales. Curiosamente, coincidió con un periodo climático. Estos serían de los más importantes. Pero después vienen los microcambios. Por ejemplo, sobre el año 1000, el periodo cálido medieval.

Siempre coincide con el final de una era.

Se alterna frío y calor. Pero es la suma de muchas variables que se superponen, por lo que la periodicidad no es ni matemática ni fija. Dependen de la inclinación de la Tierra, de su rotación alrededor del Sol, de cómo se mueve, de la energía solar... El clima es un dato muy complicado.

Entonces, resumiendo, no sabemos si vamos a frío o a calor.

No.

¿Pero veremos el cambio?

Depende. Ha habido cambios climáticos abruptos en que en cuestión de diez años se ha pasado de una situación como ahora a otra de inviernos superfríos. Lo que no podemos hacer es el pronóstico exacto. Pero como vivimos tan bien nos da la impresión de que lo podemos controlar todo, incluso la naturaleza. Este es otro de los defectos que está adquiriendo la humanidad. Y cuando la naturaleza se desmarca pasan cosas como las de Europa. Hay que pensar que somos humanos, somos pequeños, somos una especie más del planeta.

Temas

  • Francesc Burjachs
  • Institut de Paleoecologia Humana i Evolució Social
  • polinología
  • pólenes fósiles
  • Atapuerca

Comentarios

Lea También