Tarragona Sociedad

Fundació Onada da los ‘buenos días’ a las personas mayores

Se buscan voluntarios para ampliar el servicio de llamadas a los vecinos de más edad

Norián Muñoz

Whatsapp
Marta Totusaus, trabajadora social de la fundación.  FOTO: CEDIDA

Marta Totusaus, trabajadora social de la fundación. FOTO: CEDIDA

«Lo primero que les digo cuando cogen el teléfono es ‘bon día’, y la persona mayor ya sabe quién soy... Me explican cómo han pasado la noche, lo que van a hacer durante el día y otras cosas de su cotidianidad. A veces me piden consejos o simplemente me cuentan cosas que les pasan», explica Marta Totusaus, trabajadora social de la Fundació Onada.

Las llamadas de las que habla se realizan en el marco del programa ‘Bon día’, que puso en marcha la entidad hace un par de meses tras detectar que muchos de los cuidadores de sus usuarios (personas con discapacidad o trastorno mental) eran muy mayores.

De momento, el programa es llevado a cabo por Totusaus, pero la idea es poder ampliar a otras personas mayores que viven solas a partir de septiembre. Para ello quieren incorporar al menos a cinco personas voluntarias que puedan atender las llamadas programadas (a unas diez personas cada una).

La sede de la entidad en Tarragona está en Campclar, y la idea es ampliar el servicio al mismo barrio y otras zonas de Ponent, como Bonavista y Torreforta.

El voluntario y la persona mayor mantienen cada mañana, entre las 10 y las 11, unos minutos de conversación con el objetivo de comprobar su estado de salud, si tienen sus necesidades cubiertas y detectar si hay sentimientos de soledad.

Apoyo y respeto

Totusaus explica que las personas interesadas en colaborar como voluntarias recibirán una formación para saber cómo manejarse en cada caso. «Cada llamada es un mundo. Unos son muy expresivos, te cuentan que esa llamada para ellos supone un respiro, mientras que otros sólo responden a lo básico... Pero la clave es que ellos sean los que hablen. Respetamos mucho para que la persona no se sienta invadida en ningún momento en su vida privada. Nuestro trabajo es dar un soporte».

Con esas llamadas, además de compañía, se pueden detectar pequeños cambios en las rutinas «o hechos que hacen que se te encienda una lucecita de alarma, como cuando te explican que se han caído».

La selección de las personas beneficiarias del programa correrá a cargo de Serveis Socials, que es quien maneja los datos de las personas mayores que viven solas y podrían necesitarlo.

A los potenciales usuarios se les ofrece entrar en el programa de manera voluntaria. También se les hace una visita en la que se corroboran las condiciones en las que viven y si cuentan con otros servicios, como teleasistencia, o si les corresponde alguna ayuda por dependencia y si la tienen tramitada. «No somos un servicio de emergencias», aclara Totusaus.

En cuanto a los voluntarios, la iniciativa les da la oportunidad de crear un vínculo con personas de edad avanzada o con necesidades especiales, para atender e intervenir en su cuidado. «La experiencia es muy gratificante», dice.

Para formar parte del voluntariado en Tarragona solo es necesario disponer de media hora o una hora un día a la semana. Las personas que lo deseen pueden escribir a la Fundació Onada por email a info@fundacioonada.org o llamar al 977646456.

Temas

Comentarios

Lea También