Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Granitos de arena que se consiguen gracias a internet

Solidaridad. De una escuela en Tanzania a ayuda para una joven promesa del ajedrez. Lo que piden los tarraconenses en GoFundMe

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Alexander ‘Sasha’ es una joven promesa del ajedrez y necesita patrocinadores para competir en el exterior. FOTO: CEDIDA

Alexander ‘Sasha’ es una joven promesa del ajedrez y necesita patrocinadores para competir en el exterior. FOTO: CEDIDA

La globalización ¿desnaturaliza o humaniza? Elisa Liberatori Finnochairo, Regional Manager de GoFundMe para España, Italia y Portugal, prefiere la segunda respuesta. Y tiene motivos: la plataforma de donaciones para la que trabaja no ha parado de crecer desde que aterrizó en España hace dos años. Casos como el de la famosa modelo Nastasia Urbano, que llegó a vivir en la indigencia en Barcelona y consiguió comenzar de nuevo gracias a la plataforma, no han hecho más que poner en marcha este modelo.

Tarragona también ha entrado en la rueda de este tipo de micromecenazgo, así que hemos decidido dar un repaso a las ‘causas’ para las que los tarraconenses están pidiendo apoyo.

Un muro en Tanzania

Entre las causas más activas últimamente hay dos que demuestran la variedad de motivos por los que se apela a la solidaridad. La primera de ellas la ha creado la tarraconense Mery Sapiña desde Tanzania. Pide colaboración, inicialmente para construir un muro que separe la escuela Capricorn school, en Arusha, de la carretera que acaban de construir a pocos metros. Cuenta que donde hoy se encuentra la carretera antes había un camino poco transitado, pero ahora hay un problema de seguridad cuando los niños salen a jugar.

Desde la escuela pidieron a la ONG para la que colabora Sapiña, Africa Ndoto (ndoto significa sueño), ayuda para construir el muro. Desde el centro calcularon 800 euros para las obras y ya han recogido 820, la mayoría de ellos en base a donativos de 10 y 20 euros.

Lo cierto, no obstante, explica Sapiña, es que al ir a la escuela se dieron con la realidad de frente, así que tendrán que administrar los recursos para hacer el muro y, a la vez, reparar los cristales de las ventanas de la escuela, que también se encontraron rotos, y poner mosquiteras, ahora que viene la época de lluvias.

Otra de las campañas activas tiene un motivo bien distinto. Quiere conseguir que Alexander (Sasha) Domene, una joven promesa del ajedrez de 11 años, pueda acudir a competir en torneos internacionales.

Alexander ‘Sasha’ es una joven promesa del ajedrez y necesita patrocinadores para competir en el exterior. FOTO: Cedida

Tatjana Plachkinova, presidenta del Club Escola Escacs Salou, donde entrena Sasha, explica que habitualmente las familias se hacen cargo de los gastos de los viajes dentro de España con sus propios medios y los clubes se ocupan de la inscripción a los torneos, pero es mucho más difícil poder sufragar las competiciones fuera.

Plachnikova relata que Sasha es un niño muy trabajador y disciplinado, que ha llegado a ser el primero del ranking por su edad en Catalunya y de los mejores en España. Su sueño es participar en el Campeonato de Europa y del Mundo Sub 12. Lleva 1.428 euros de 5.000 en donaciones.

¿Una PlayStation?

Pero más allá de estos dos casos, entre las peticiones las hay de lo más variopintas, como la de un joven Youtuber que pide ayuda para comprar una consola de videojuegos para hacer mejores vídeos (todavía no tiene donativos). También hay personas que piden ayudas para problemas de salud de familiares en el exterior, para financiar proyectos artísticos, una ortodoncia...

Liberatori asegura que antes de permitir que acepten donaciones, las campañas pasan por un riguroso control antifraude. «Para nosotros es crucial, porque si la petición fuera fraudulenta nosotros respondemos con nuestros fondos para regresar el dinero a quien colabora».

En resumen, señala, vivimos en una sociedad compleja, pero las personas siguen encontrando las vías para ayudarse.

Temas

Comentarios

Lea También