Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Guardo grandes recuerdos del Camp de Mart de mi infancia»

Texto, rima y corazón. El actor y director teatral Mario Gas ha visitado esta semana el CaixaForum de Tarragona para participar en el ciclo ‘Universos literaris’, en el que evoca a los poetas y poemas de su vida

Agnès Llorens

Whatsapp
Mario Gas ha interpretado recientemente poemas de sus autores predilectos en Tarragona  FOTO: Lluís Milián

Mario Gas ha interpretado recientemente poemas de sus autores predilectos en Tarragona FOTO: Lluís Milián

Tenemos poco tiempo para realizar la entrevista, pero exprimimos los minutos con rapidez. Se nota en cada uno de sus comentarios que Mario Gas (Montevideo, 1947) es una persona preparada para responder con efectividad a cada una de las preguntas, aunque el tema trate de cuestiones tan íntimas como los sentimientos que despiertan en él algunos de los poetas de su vida. 

¿Cómo se enfrenta al hecho de visibilizar de forma pública su afición a la poesía?
Muy bien. De hecho, es una transición que resulta muy natural. De hecho, la poesía es un placer que ha estado presente en mi vida. Siempre he estado un gran aficionado y puedo decir que este tipo de textos me acompañan en mi día a día desde hace muchísimos años. 

¿Cómo pasa del disfrute de la poesía en su intimidad a participar en sesiones de lectura públicas como el ciclo ‘Universos Literaris, que le ha llevado a Tarragona?
Desde siempre he tenido pasión por leer textos poéticos e interpretarlos en voz alta, aunque este aspecto se ha situado en segundo plano respeto a otras facetas de mi trayectoria profesional. Por este motivo, cuando sugió esta oprtunidad no dudé un segundo. 

El 21 de marzo se celebró el Dia Mundial de la Poesia. ¿Participó en la efeméride?
Este día estaba en Madrid, a punto de presentar el último proyecto que he dirigido, una obra que se titula El concierto de San Ovidio y no pude participar en ningún acto. De hecho, para mí, y seguramente para cualquier lector estable de este género, cada día es siempre el día de la poesía. 

¿Qué ha visto en la poesía  para mantener esta conexión?
Este tipo de textos aúnan mucha emoción en poco espacio, al contrario de lo que sucedealgunas veces con la novela o el ensayo. En la poesía todo está allí, delante de nuestros ojos; lo que se dice, lo que no se dice y la música interna que siempre tienen este tipo de textos y que tiene la capacidad de llenarnos mucho con pocas palabras. 

Por sus respuestas se trasluce que es un lector asiduo y constante de poesía. ¿Cuáles son sus autores predilectos? 
Tengo gustos eclécticos. Desde siempre me han apasionado los representantes de la Generación del 27 y del 50. Recientemente, he leído con interés las composiciones de la poetisa polaca Wislawa Szymborska. Además, Internet es también el escenario de autores que tienen una gran calidad. 

Usted conoció personalmente a Gil de Biedma y Goytisolo. ¿Cambia un texto cuando se conoce al autor?
Ambos fueron personas con un carácter muy potente, con personalidades muy eruditas, conocedoras de muchos ámbitos de la cultura y de la sociedad, lo que hacía de ellos personas profundamente enriquecedoras y nada predecibles. 

Usted es, de alguna manera, un experto en la transformación de textos para pasar del papel al escenario, ¿qué cree que debe tener un texto poético para atrapar?
Que mantenga la conexión. Siempre he pensado que los textos que nos ayudan es porque exponen partes de nosotros que estaban guardadas  y esto es, precisamente, lo que aporta la poesía. 

En momentos como los actuales, de gran convulsión política, ¿la poesía es más necesaria que nunca?
La situación actual denota falta de sensibilidad, de poética. Sin querer posicionarme, creo intensamente que debemos salir del encasillamiento, de las ideas preconcebidas, que debemos fomentar el diálogo real y que esto no se consigue enviando a la cárcel a personas inocentes ni con la actual situación de incertidumbre. 

La gira de ‘Universos Literaris’ empezó hace un año y medio... 
Sí, hemos actuado en cinco ciudades diferentes y todavía nos queda alguna actuación. Después tengo pendiente mostrar el espectáculo Amici Miei, que mezcla también poesía y música, en varios escenarios. 

Durante su dilatada experiencia profesional habrá visitado Tarragona en varias ocasiones...
Es una ciudad que guardo en un lugar especial de mi memoria. Durante mi juventud pasé aquí muchos veranos ya que mi padre, que era cantante de ópera, tenía una relación muy estrecha con Josep Maria Tarrassa y organizó algunos de los festivales de verano del Camp de Mart de aquella época. Además, recientemente, he participado en el rodaje de la película Occidente, que se gravó en Tarragona, y durante una semana tuve tiempo de reencontrarme con la ciudad. 

RECITAL
Un rapsoda entre recuerdos 

Hablar con Mario Gas es encontrarse con uno de los nombres, en mayúsculas, del teatro de las últimas décadas. A pesar de su corpulencia física, la voz de Gas tiene la cualidad de mutar de la rabia a la sigilosidad, y de adaptarse a un amplio espectro de sentimientos. Ante el público congregado en el CaixaForum de Tarragona, el actor y director descubre su faceta íntima de 'gropuie' poético, en una sesión que recorre algunos de los autores de su vida. Así, ante un escenario oscuro y vestido de manera informal, su potencia teatral desgrana las aportaciones de Salvat-Papasseit, García Lorca, Pedro Salinas, Arthur Rimbaud, José Hierro, Jaime Gil de Biedma y José Agustín Goytisolo, en un paseo lleno de sentimiento. 

Temas

Comentarios

Lea También