Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Guillo Dehon: "No cambiaré mi vida por cuatro locos que quieren hacer daño"

Guillo Dehon lleva 21 años en Tarragona. Es de Bruselas, donde viven su madre y sus hermanos. Todos están bien

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
El belga Guillo Dehon, vestido con la camiseta del Anderlecht. cedida

El belga Guillo Dehon, vestido con la camiseta del Anderlecht. cedida

Guillo Dehon se pasó la mañana pegado al teléfono. Nada más enterarse de los atentados llamó a su familia de Bruselas. Allí viven su madre y sus hermanos. «Me asusté y enseguida pensé en ellos. Me tranquilicé al saber que todos estaban bien», recuerda. Su hermano mayor reside cerca del aeropuerto. «Por suerte, mis sobrinos no escucharon ni vieron nada porque ya estaban en el colegio», afirma.

Gillo es belga, de Bruselas, pero vive desde hace 21 a?ños en Tarragona. Tiene 41 y trabaja de repartidor de bebidas. La última vez que estuvo en su tierra fue el pasado verano. Quiere volver pronto. «No voy a cambiar mi vida porque cuatro locos quieren hacer daño. No les voy a dar el gusto. Pienso ir como hasta ahora y hacer vida normal, aunque es cierto que por mi trabajo no puedo viajar todo lo que quisiera», comenta.

Conoce muy bien los lugares donde los terroristas explosionaron las bombas y sembraron el pánico. «La zona de la estación de metro es muy transitada; por el día, muchos eurofuncionarios pasan por allí. Prácticamente no hay viviendas, todo son oficinas. Y el aeropuerto está a apenas un kilómetro de la sede de la OTAN», explica.

Siente indignación y rabia por lo sucedido, y lamenta que Bélgica se haya convertido en «un lugar ideal para los terroristas islámicos»: «Hay muchas instituciones internacionales y se esconden en barrios marginales a la sombra de los servicios secretos».

Aún así, reconoce que, pese a las amenazas previas, este ataque le ha sorprendido: «Bruselas estaba muy vigilada ante el riesgo de un posible atentado. Quizá Salah Abdeslam se dejó coger para desviar la atención».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También