Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Turismo

H10 Imperial Tarraco ya acepta reservas para el 27 de marzo

La fecha definitiva estará condicionada al final de las obras, pese a ello la empresa garantiza que el establecimiento abrirá a finales de este mes. Será de cuatro estrellas superior

NÚRIA RIU

Whatsapp
La fachada principal del nuevo hotel muestra una imagen completamente renovada. FOTO:  PERE FERRÉIMÁGENES VIRTUALES DE CÓMO SERÁ EL HOTEL POR DENTRO. FOTO: DT

La fachada principal del nuevo hotel muestra una imagen completamente renovada. FOTO: PERE FERRÉIMÁGENES VIRTUALES DE CÓMO SERÁ EL HOTEL POR DENTRO. FOTO: DT

En el interior del antiguo hotel Imperial Tarraco se está trabajando a contrarreloj. Incluso durante los fines de semana puede verse actividad en un inmueble que definitivamente está a punto de reabrir sus puertas, tras una intensa reforma que empezó hace más de un año.

La fecha definitiva de su entrada en funcionamiento es el secreto mejor guardado. La cadena internacional H10, que gestionará el establecimiento, asegura que será a finales de este mes de marzo. La compañía no da más detalles sobre al respecto, ya que estará sujeto al final de las obras, y el calendario anda muy ajustado. No obstante, la página web de la firma barcelonesa ya permite hacer reservas y estas se admiten a partir del viernes día 27, por lo que, todo apunta que de cara al último fin de semana de marzo llegarán los primeros clientes al nuevo hotel. Esto permitirá unos días de rodaje antes de la Semana Santa, cuando arrancará una temporada turística en la que la ciudad de Tarragona contará con 144 nuevas habitaciones hoteleras.

A partir de la plataforma de reservas pueden conocerse los precios para este primer fin de semana. Una habitación Classic Mare, con balcón y vistas al mar, cuesta 102 euros la noche, mientras que la Junior Suite Mare, con dos ambientes y posibilidad de hasta cuatro personas, sube a 134 euros.

Terraza superior

El emblemático edificio ubicado frente al Amfiteatre volverá a estar abierto de cara al público con unas instalaciones y servicios de «alta gama». La categoría será de cuatro estrellas superior y destaca que prácticamente la totalidad de las habitaciones contarán con vistas frontales al mar. La ficha del hotel hace referencia a hasta seis tipologías de cámaras distintas, que van desde la classic, con capacidad para dos personas y vistas a la ciudad, a la honeymoon suite, decorada con «detalles románticos», vistas al Mediterráneo y jacuzzi exterior.

Otro cambio significativo respecto a la anterior etapa es la terraza en la cubierta superior del edificio. En esta habrá una piscina exterior con vistas a la ciudad y al mar, una zona de hamacas y un pequeño bar, que quiere abrirse tanto para los clientes del hotel como para el conjunto de la ciudadanía.

La oferta gastronómica se complementará con una zona de restaurante y un lobby bar. Asimismo, los clientes podrán acceder a la zona ajardinada con dos piscinas, una de ellas infantil, y un Despacio Beauty Centre, donde desconectar en el gimnasio o con tratamientos de belleza.

Visitas con cita previa

Según avanza la compañía, el nuevo hotel busca hacerse un sitio en la celebración de eventos y celebraciones, reuniones de empresa, cócteles privados y ceremonias. En este sentido, contará con tres salones de reuniones con luz natural, equipadas de acuerdo con las distintas necesidades. Dos de estas salas tendrán capacidad para realizar grandes eventos para más de 400 personas. Asimismo, los nuevos gestores del establecimiento también ofrecerán la posibilidad de hacer cócteles privados, tanto en la zona de jardines, como en la terraza superior, con vistas al Amfiteatre. La cadena avanza también que abrirá el espacio para que pueda visitarse, bajo inscripción previa a través del correo electrónico del establecimiento.

El hotel, ubicado en el Passeig de les Palmeres, reabrirá sus puertas tras un periodo de 33 meses cerrado. Este bajó la persiana por el deterioro de las instalaciones, que apenas habían sido reformadas desde que el hotel abrió sus puertas el 20 de julio de 1963. De hecho, la falta de mantenimiento del edificio ralentizó el proyecto y no permitió cumplir el primer calendario que se habían fijado los propietarios en un primer momento, según el cual el hotel debería haber abierto a mediados del año pasado.

En esta fase de obras se ha trabajado con la mayor celeridad posible para reforzar la oferta hotelera de la ciudad, que en estos momentos cuenta con 25 establecimientos, 1.085 habitaciones y 2.232 camas.

Temas

Comentarios

Lea También