Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Habilitarán un párking de más de 200 plazas junto al Francolí

Será disuasorio y el objetivo es que pueda entrar en servicio el primer trimestre de 2018 para dar respuesta a los usuarios de Tabacalera

Núria Riu

Whatsapp
El aparcamiento se construirá en una zona semiabandonada en la que ya se estacionan vehículos. FOTO: Lluís Milián

El aparcamiento se construirá en una zona semiabandonada en la que ya se estacionan vehículos. FOTO: Lluís Milián

Cuando faltan doce días para que el aparcamiento disuasorio de Tabacalera tenga que desmantelarse, el Ayuntamiento de Tarragona ya tiene encima de la mesa una propuesta firme para paliar la demanda. Pasa por la habilitación de una nuevas superficies junto al río Francolí, un proyecto al que la Empresa d’Aparcaments Municipals de Tarragona quiere dar máxima prioridad para que la espera sea lo más corta posible.

Los terrenos se encuentran en un extremo de la Avinguda de Roma. En concreto, en uno de los laterales de la rotonda que da inicio a la Avinguda de Europa o T-11. Se trata de un solar en el que ya aparcan algunos vehículos en la actualidad, por lo que se espera que cuando el espacio se haya condicionado y haya unas garantías de seguridad va a consolidarse su utilización.  

«Teníamos dos o tres alternativas encima de la mesa y finalmente hemos visto que ésta es la opción que nos da más juego», argumenta el presidente de la Empresa Municipal d’Aparcaments, Josep Acero. Argumenta que el Consistorio quería tener una solución «para antes de Navidad». Sin embargo, habrá que esperar hasta principios del año que viene para que el nuevo espacio esté disponible. En concreto, Josep Acero asegura que éste será una realidad durante el primer trimestres de 2018

Ubicación del párking disuasorio en la Avinguda de Roma

El próximo paso a abordarse será la cesión de los terrenos, que son titularidad de Carreteras del Estado. Posteriormente, se acondicionará la zona. Se retirará la maleza, asfaltará, pintará y se colocará una marquesina para las máquinas, además de la iluminación. Unos aspectos que quedarán definidos en el proyecto en el que empezará a trabajar esta empresa pública. 

Según los primeros cálculos, la capacidad de esta superficie permitirá aparcar entre 200 y 300 vehículos, los cuales accederán a la explanada a través del vial que hay ahora en la rotonda. Acero especifica que tampoco será necesaria ningún tipo de intervención para facilitar el acceso a pie para los usuarios. «El arcén que hay en este lado de la Avinguda de Roma está en buenas condiciones, y, de hecho, ahora ya lo utilizan las personas que dejan allí el coche», argumenta.

Se está trabajando en una segunda opción en el Passeig de la Independència

Cuando entre en funcionamiento, se establecerá la tarifa de un euro al día que cuestan los aparcamientos disuasorios. 

A la espera de Tabacalera
La habilitación de este nuevo espacio seguirá adelante a la espera de poder acondicionar un segundo aparcamiento disuasorio en esta área. Se ubicará en el Passeig de la Independència, justo detrás del complejo de Tabacalera, en un espacio en el que actualmente hay unas naves municipales abandonadas.

Ya se ha hecho la cesión para que la Empresa Municipal d’Aparcaments pueda impulsar la intervención. No obstante, en este caso el procedimiento será más lento ya que en primer lugar habrá que procederse a la demolición de los inmuebles. Posteriormente se ejecutará el proyecto. Cuando éste aún no está definido, la idea es que pueda buscarse una solución que permita ampliar la capacidad más allá de los vehículos que quepan en superficie.

El párking de Tabacalera dejará de poder utilizarse a partir del día 21

Aparcaments está trabajando a contrarreloj para estudiar las diferentes alternativas. Todo esto se ha precipitado desde que a principios del mes de noviembre la empresa Altadis comunicó a la administración local su intención de recuperar la titularidad del terreno que queda entre las calles Manuel de Falla, Vidal i Barraquer y el Passeig de la Independència. El plazo que se daba era el que había quedado fijado en el contrato que se firmó en su momento de treinta días hábiles, por lo que la administración local asegura que «intentamos posponerlo al menos hasta después de Navidad, pero fue imposible». El plazo vence el próximo día 21 de noviembre.

Una decisión acelerada
El Ayuntamiento de Tarragona y Altadis firmaron esta cesión en el año 2014, en un contexto en el que el sector de la construcción estaba en plena crisis del ladrillo. La empresa no tenía previsto edificar esta zona en los siguientes dos años, por lo que decidió cederlo a la administración local. Ahora, la sociedad tabaquera ha cerrado la venta de estos terrenos al fondo inmobiliario europeo Pachirisu SL, del grupo Kronos. 

Un fondo inmobiliario ha comprado los terrenos para construir

Con la compraventa de los terrenos se espera que empiece a construirse en un solar que fue moneda de cambio entre Altadis y el Ayuntamiento de Tarragona para que la antigua fábrica pasara a manos municipales. En éste podrá construirse una torre de hasta veinte pisos.

Temas

Comentarios

Lea También