Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Habrá unos plenos divertidos'

Antiguos cargos políticos alaban el enriquecimiento que deben suponer los acuerdos. ´Cuando pactas te vuelves un poco más humilde´, dice Josep Gomis. ´Será algo positivo´, admite Burgasé
Whatsapp
Pérez, Nadal y De los Ríos. Foto: DT

Pérez, Nadal y De los Ríos. Foto: DT

Los pesos pesados históricos de la política tarraconense digieren unos resultados más o menos esperables y aplauden, en general, la composición más fragmentada de los consistorios. «Pactar está bien porque te obliga a rebajar tus posiciones. Llegar a acuerdos es una de las virtudes del ejercicio político. En la Diputació tuve que pactar con todo el mundo y me sirvió mucho. Te vuelves un poco más humilde y te das cuenta de que no estás en posición de la verdad y de que la otra parte tiene mejores argumentos», indica Josep Gomis, el que fuera alcalde de Montblanc, presidente de la Diputació, conseller, senador, diputado o Delegat del Govern.

Josep Anton Burgasé, desde el PSC, opina en esa misma línea: «Pondrá a prueba la dialéctica de los gobiernos y eso siempre es bueno. Me recuerda a lo que pasó en 1979, con muchas más candidaturas, más representación. Es mejor, aunque pueda dificultar el gobierno. Bienvenida sea esta composición».

 

‘Los plenos eran sosos’

Más diversidad, más voces y, según algunos, más pluralidad y un mayor acercamiento al ciudadano, como sostiene Sergi de los Rios, exconcejal de ERC en Tarragona: «En la capital quedará un plenario interesantísimo. Hasta ahora el pleno era soso, aburrido, sin chispa. Todo era previsible. A la hora de aprobar mociones, pueden quedar unas combinaciones de votos absolutamente curiosas. Eso hará que el pleno esté vivo y sea más sensible, más cercano a la gente, que abra las puertas a la nueva política».

No tan efusivo se muestra Joan Miquel Nadal, exalcalde de Tarragona por CiU: «Provocará diálogo. El problema es cuando de ahí no surgen conclusiones sino rupturas, por ejemplo. El diálogo es fundamental pero tiene que haber un final, una conclusión. Creo que en general una composición tan fragmentada no es buena». Nadal, como el resto, coincide en el diagnóstico del ‘seísmo’ electoral: «Como mínimo, la clase política se ha dado cuenta de que aquí pasaba algo. Los votantes tenían ganas de darle un vuelco general a la vida pública, y así lo han hecho. Querían dárselo al señor Rajoy y lo han dado a todos los ayuntamientos. La gente estaba harta de la situación política».

 

‘La gente está cabreada’

«La gente está cabreada y ha buscado unas fórmulas que no existían antes y que han encontrado su espacio», analiza Lluís Miquel Pérez, exalcalde socialista de Reus, que añade: «Habrá una mayor dificultad de gobierno pero se tiene que apelar a la inteligencia de los actores. Las personas bienintencionadas buscarán acuerdos. Si se encuentran conexiones poniendo por delante al ciudadano y primando un proyecto de ciudad común y coherente no tiene por qué haber problemas».

«Mucha gente que ha accedido por primera vez a puestos de responsabilidad tocará una realidad que quizás no es como se había imaginado», aventura Gomis. En clave partidista las reflexiones son amplias y variadas. «A mí me han sorprendido los cuatro concejales de ERC en Tarragona. Yo me esperaba un máximo de tres. No me esperaba que la CUP entrara de una manera tan cómoda, ni tampoco la debacle de CiU. Las divisiones internas pasan factura», apunta Sergi de los Rios.

Si Joan Miquel Nadal declina hacer declaraciones sobre su partido en la capital, Gomis apuesta por la autocrítica: «Son unos malos resultados pero no puedo juzgar los hechos. Albert Abelló me parece una persona excelente pero el mundo de la política es otro. Supongo que ha habido aciertos y desaciertos y él mismo debe estar haciendo balance de eso. Ahora hay que pensar en que para ganar unas elecciones no hay que ponerse a trabajar un mes antes, sino desde ya, desde ahora».

 

Autocrítica

Lluís Miquel Pérez, desde Reus, también admite los malos resultados: «No esperaba una bajada tan grande del PSC y una subida tan fuerte de las fuerzas nuevas, que han irrumpido con mucha potencia en un contexto de cansancio por parte del ciudadano. Es evidente que la clase política no ha hecho bien algunas cosas, pero eso ha pasado en todos los sitios. Las posturas hegemónicas han pasado al olvido y ahora hay que dar oportunidad a los otros de que demuestren cosas, siempre gobernando para todos los ciudadanos». Sobre la capital del Baix Camp añade: «No me preocupa la composición del pleno. Sólo pido que haya un proyecto de ciudad para avanzar y dejar atrás cuatro años estériles».

En el debate soberanista, hay lecturas para todos los gustos. «Se equivocaron los que querían que estas elecciones fueran una primera ronda del 27-S. No ha sido así», cuenta Burgasé. «A nivel global se ha impuesto el independentismo y un giro hacia la izquierda, y ERC está en medio de esa tendencia general», señala de los Rios, que agrega: «Estamos asistiendo a un relevo de liderazgos. ERC sustituye a CiU en el ámbito soberanista y Ciutadans al PP en el unionista».

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También