Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hallan un bosque de Tarragona 1.500 kilos de ropa robada de los contenedores

Empleados de la cooperativa Roba Amiga se encargaron de retirar el material para poder destinarlo a los necesitados

Àngel Juanpere

Whatsapp
Dos agentes observan parte de la ropa encontrada en medio del bosque. Foto: DT

Dos agentes observan parte de la ropa encontrada en medio del bosque. Foto: DT

Una patrulla de la Guàrdia Urbana encontró ayer, en un bosque cercano al barrio de Sant Pere i Sant Pau, 1.500 kilos de ropa que había sido sustraída de los contenedores que Roba Amiga tiene repartidos por la geografía catalana. Por el momento no hay detenidos. Desde hace años este tipo de contenedores son el blanco de los ladrones que incluso disponen de la llave especial para poderlos abrir.

Agentes de la Unitat de Medi Ambient (UMA) de la Guàrdia Urbana realizaban su recorrido por las zonas rurales del término municipal. A las once y cuarto de la mañana de ayer acudieron a una zona boscosa situada en el kilómetro 3 de la carretera TP-2031 –de Tarragona a Santes Creus–, poco antes de llegar a la urbanización Balcó de Tarragona. Los agentes dejaron el asfalto y se adentraron en un bosque donde hace unos dos años aparecieron objetos robados. Y en este punto encontraron ahora bolsas con ropa, sustraídas del interior de los contenedores.

El material había sido seleccionado. En un gran montículo estaba la ropa que podían vender y en otro más pequeño un montículo de rechazo. Mientras el primero fue retirado por el personal de Roba Amiga, de este último se informará a Medi Ambient o bien a Neteja Pública para que lo retire.

En los últimos meses se ha notado un incremento de robo de ropa en los contenedores de Tarragona. Si bien hace unos años las bandas utilizaban a menores de edad para introducirse en el interior a través de la apertura, con la incorporación de medidas de seguridad cambió también el sistema de actuación de los ladrones. Ahora disponen de llaves para poder abrir los recipientes. Es lo que vio el pasado 18 de mayo una patrulla de paisano de la Unitat de Delinqüència Urbana (UDU) de la Guàrdia Urbana. A las ocho de la tarde observó a dos jóvenes que llevaban carritos de bebé con ropa. Pararon al lado de un contenedor situado en la calle Rovira i Virgili. Mientras uno realizaba labores de vigilancia, el otro abrió el contenedor y procedió a vaciar su contenido. Uno de los sospechosos decía tener 15 años y el otro tenía 18. Ambos eran de nacionalidad rumana.

No ha sido la única actuación de la Guàrdia Urbana este año contra estos grupos organizados. En la noche del pasado 16 de febrero detuvo a tres personas de nacionalidad rumana acusadas de un delito de robo con fuerza y otro de pertenencia a grupo criminal. Según aseguraron fuentes policiales, comercializaban con la ropa usada que extraían de contenedores solidarios. Ellos se encargaban de reventar el candado de la puerta de acceso al contenedor y lo cambiaban por otro del cual tenían llave y podían manejar a su antojo. Con este modus operandi podían vaciar su contenido sin levantar sospechas en el vecindario. Días antes habían sido detectados por la Guàrdia Urbana porque se llevaban ropa de un contenedor de la calle Manuel de Falla

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También