Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hasta pronto MNAT

Unas 1.500 personas han pasado este fin de semana para despedirse del museo, que cierra puertas para iniciar una exhaustiva reforma

Núria Riu

Whatsapp
Ha sido un fin de semana de puertas abiertas en el MNAT. Foto: Pere Ferré

Ha sido un fin de semana de puertas abiertas en el MNAT. Foto: Pere Ferré

El Museu Nacional Arqueològic de Tarragona (MNAT) ya está cerrado. Tras años de espera, está a punto de empezar la necesaria reforma que servirá para adecuar el inmueble y el relato de los contenidos de este espacio único.

Como mínimo, el museo permanecerá cerrado durante cuatro años. Una larga espera que explica el éxito de la jornada de puertas abiertas que se ha vivido durante el fin de semana. Alrededor de 1.500 personas han pasado por las instalaciones de la Plaça del Rei entre el sábado y el domingo. Nada que ver con un fin de semana cualquiera, cuando la media de público es de entre 150 y 200 personas. 

Ayer, todos los asistentes iban para «despedirse» del museo. Había arqueólogos y apasionados a la historia, pero, sobre todo, un público muy familiar que quería aprovechar la ocasión para ver las piezas en su espacio habitual. «Ya que somos de Tarragona y sabíamos que cierran durante mucho tiempo, queríamos aprovechar para verlo», decía Mireia. Estaba con sus hijas y toda la familia. Aseguró que no acostumbraba a visitar muy a menudo el museo, pero en esta ocasión no querían perdérselo.

Que no era una jornada habitual en el MNAT se constataba nada más entrar por la puerta, con el ajetreo de gente. Pero también por el elevado número de cámaras y móviles que se veían por todas partes, intentando captar las últimas imágenes. «Siempre da pena cuando cierra un museo, pero es para bien. Ahora esperamos que esos cuatro años no sean diez, porque como en esta ciudad siempre va todo así», decía Maria Pardo.

Un centenar de piezas saldrán para el Tinglado 4, para la exposición de los Juegos Mediterráneos

No se perdía detalle de las últimas horas la directora del MNAT, Mònica Borrell, que, desde marzo del año pasado –cuando ocupó el cargo– ha estado trabajando intensamente para que llegara este momento. Sus sensaciones ayer eran «ambivalentes». «Ilusión, porque empezamos un proyecto importante de remodelación, pero no deja de ser extraño pensar que el martes el edificio no abrirá al público», decía. 

Puertas adentro
No habrá escuelas ni grupos de turistas, pero puertas adentro la actividad seguirá en el MNAT. Hoy mismo continuarán los trabajos de clasificación y documentación para empezar definitivamente la mudanza. De hecho, algunas piezas ya han salido para ser restauradas, y va a darse prioridad a las que irán para el Tinglado 4, del Moll de Costa, donde el Museu Arqueològic se instalará de forma provisional durante este periodo de obras.

El reloj está en marcha. Todo tiene que estar en su nuevo sitio en las próximas semanas para que el día 16 de junio pueda abrir al público la exposición de Síntesis, la gran apuesta que hace el Departament de Cultura de la Generalitat dentro del programa cultural de los Juegos Mediterráneos.

Estará compuesta por un centenar de piezas, una ínfima parte de los fondos del museo que, a raíz de las obras, deberá trasladar la totalidad de su colección, formada por 1.100 piezas, entre las que se encuentran desde agujas hasta capiteles de columna de varias toneladas. De hecho, el primer año prácticamente servirá para el traslado de los materiales, que en este periodo se restaurarán y limpiarán, a la espera de poder ser exhibidos de nuevo.

El edificio de la Plaça del Rei cierra, pero no lo hace el MNAT

A continuación ya podrán empezar las obras. «De puertas a fuera no cambiará nada, pero por dentro será todo nuevo», decía la directora. Se renovarán los tejados –que aún son de cañas– se cambiarán todas las instalaciones eléctricas, de climatización y los cierres. En definitiva, «tendremos un museo más cómodo para los visitantes y más atractivo en la presentación de las piezas», explicaba Borrell. En total se invertirán 5,1 millones de euros para tener unas instalaciones a la última.

El edificio de la Plaça del Rei cierra, pero no lo hace el MNAT. Habrá actividades por Tarraco Viva y en la Nit dels Museus. «Seguiremos formando parte de la vida cultural de la ciudad», concluía Borrell.

Temas

Comentarios

Lea También