Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Hay más implicados en el caso Inipro que no hemos podido identificar»

Joaquín Elías Gadea es magistrado y extitular del Juzgado de Instrucción 1 de Tarragona. Un asunto mediático. No se considera un juez estrella por un caso que le ha llevado muchos quebraderos de cabeza. Afirma que no se ha sentido presionado

Àngel Juanpere

Whatsapp
El magistrado Gadea en la biblioteca de los Juzgados de Tarragona, de los que era juez decano.  FOTO: Pere Ferré

El magistrado Gadea en la biblioteca de los Juzgados de Tarragona, de los que era juez decano. FOTO: Pere Ferré

¿Necesitaba cambiar de destino?
Sí, hacía tiempo que necesitaba cambiar de destino porque después de ocho años en este Juzgado de Instrucción necesitaba una nueva ilusión, un nuevo proyecto. Además, porque personalmente también tenía ganas de cambiar de ciudad. Creo que en la decisión han pesado tanto motivaciones profesionales como personales.

¿O es una manera de ascender en la carrera judicial?
No, no me voy con esta finalidad. Es una decisión más bien vinculada a un interés por encontrar nuevas motivaciones, por probar otros juzgados porque yo no he hecho otra cosa que trabajar en un Juzgado de instrucción desde que salí de la Escola Judicial. Este ha sido mi primer y único destino. Aquí he tenido mucho rodaje.

¿Qué le dijeron sus compañeros jueces y los funcionarios de su Juzgado?
Se alegraron por mí, pero a la vez he sentido que se entristecen por mi ausencia. Y es algo que me emociona, porque significa que me tenían afecto.

¿Se ha sentido un juez estrella con el caso Inipro?
No. Primero, porque no va conmigo buscar notoriedad, y segundo, en muchas ocasiones he lamentado más que alegrado de tener un caso de tanta complejidad y que requería tanto esfuerzo.

¿Le ha llevado muchos quebraderos de cabeza?
Sí. Probablemente ha sido el procedimiento. Ha supuesto un esfuerzo investigador notable.

¿Cuánto tiempo ha tardado en redactar el auto de apertura de procedimiento abreviado?
Muchísimo tiempo. Ha sido una decisión muy estudiada, muy meditada, en la que he hecho un esfuerzo de tiempo, de reflexión, de estudio de todas las actuaciones. He intentado individualizar los indicios que creo que de la documentación y diligencias que se han practicado se deriva en cuanto a la presunta responsabilidad de cada investigado. Terminamos la instrucción a finales de abril. Empecé a estudiar la causa en profundidad en mayo y a redactar el cuerpo de la resolución en julio. Y la terminé por Sant Magí.

¿Qué le ha costado más?
Concretar la responsabilidad individual de cada investigado. 

¿Desde un principio tenía claro quién iba a seguir como investigado en el caso?
No. Cuando terminé la instrucción y empecé a estudiar la causa me lo tomé como si hiciera tabla rasa. Y empecé a leer y analizar cada una de las actuaciones practicadas. Y a extraer los indicios a partir de cada una de ellas.

¿Los investigados han mentido en la fase de instrucción?
Los investigados han hecho uso de su derecho de defensa y me merecen todo el respeto en su derecho de defensa. Yo tengo una convicción personal sobre lo que creo que sucedió. Pero me gustaría dejar claro que hasta que no haya sentencia gozan de su derecho a la presunción de inocencia.

Cuando comenzó la instrucción, ¿creía que acabaría con tantos imputados?
No. Cuando recibimos la denuncia de la Fiscalía, que a su vez contenía el escrito de la CUP, ni de lejos me imaginaba que llegaríamos hasta donde lo hemos hecho.

¿Sospecha que hay testigos que han mentido?
No creo que haya testigos que hayan mentido deliberadamente ante el tribunal. Pienso que cada uno declaraba sobre su percepción personal sobre aquello que se le preguntaba. Después está nuestra habilidad como instructor o, en su caso, las de las acusaciones o defensas, de construir un relato a partir de las manifestaciones de cada uno de los testigos.

¿Se ha sentido presionado de alguna forma?
Ni en éste ni en ningún caso me he sentido presionado. Puedo decir con mucho orgullo que he sido libre e independiente a la hora de dictar todas las resoluciones de este procedimiento.

¿Es duro imputar a políticos por la presión mediática?
Creo que hay que ser muy cuidadoso cuando se llama a declarar a personas que ostentan una representación pública. Porque son personas que representan a un colectivo que los ha elegido. Y esto es un derecho fundamental protegido por la Constitución. Además, es indudable que hoy en día la simple citación en calidad de investigado puede ocasionar un descrédito social y público. Sin perjuicio de ello, si entiendo que hay motivos para ello no tengo ninguna duda de que he de hacerlo.

¿Tiene sospechas de que hay más implicados pero que no tiene pruebas?
Sospecho que no hemos podido identificar a algunas de las personas que también pudieron participar en los hechos. 

¿Cuál ha sido la parte más dura de la investigación?
Saber dónde buscar para encontrar las pruebas o los indicios que necesitábamos para concretar las sospechas. Sobre todo, documentación electrónica.

¿Cuándo se levantará el secreto de sumario de la pieza separada?
Aunque esto será una decisión que tendrá que tomar el juez que me sustituya, creo que un buen momento sería una vez que la Guardia Civil termine de analizar toda la documentación. 

¿Los jueces tienen medios y tiempo para investigar estas macrocausas?
No. Este tipo de investigaciones salen adelante a costa de dedicar mucho tiempo de la vida personal. Y carecemos de medios para investigar con la agilidad y la rapidez con que nos gustaría.

¿Se ha encontrado por la calle a algunos de los investigados?
Sí. Me resulta muy incómodo porque cuando salgo del Juzgado no dejo de ser una persona como cualquier otra, aunque he de decir que ninguno de los investigados me ha hablado del caso fuera del ámbito del Juzgado.

¿Es difícil ser juez en Tarragona?
Una de las razones que he tenido en cuenta a la hora de tomar la decisión de cambiar de destino ha sido la sensación de que perdía el grado de intimidad que a mí me gusta disfrutar. Creo que Tarragona es una ciudad relativamente pequeña en la que es fácil encontrarte con personas que pasan por el Juzgado. Y esto genera situaciones cotidianas un tanto incómodas. Además, a raíz de la exposición mediática del caso Inipro, he notado que he perdido un cierto grado de intimidad.

Como...
Por ejemplo, la de encontrarme con investigados fuera del Juzgado.

¿Se siente presionado políticamente?
No. He disfrutado de mucha libertad. 

¿Alguna vez se ha visto superado?
Sí. He tenido la sensación de que no era capaz de resolver e incluso he tenido ganas de salir corriendo. Creo que como persona es inevitable en ocasiones tener este tipo de sentimientos, aunque al final la conciencia de la responsabilidad te lleva a tomar una decisión.

¿En alguna causa en concreto?
En la del fraude del IVA de los coches. Tuve auténtico miedo escénico por el volumen y por tener que decidir en pocas horas sobre el futuro de 30 detenidos.

¿Alguna vez ha temido por su integridad?
Sí. En alguna ocasión he sentido miedo por mi integridad, sobre todo cuando hay familiares o allegados de personas sobre las que he resuelto decretar la prisión provisional, esperando a la salida del Juzgado. 

¿Un juez en Catalunya tendría que cobrar más que otro en el resto de España?
Sí. La situación laboral y social de los jueces en Catalunya justificaría un complemento específico para los miembros de la carrera. Además, es un territorio en el que el nivel de vida es perceptiblemente superior al del resto de España.

¿Su Juzgado tramita alguna causa relacionada con el Procés?
Directamente, no. Pero el clima político ha generado situaciones de enfrentamiento social que se han materializado en denuncias por actos concretos de las que conocemos en este Juzgado.

¿Las denuncias que han llegado al Juzgado de Instrucción  2, que estaba de guardia el 1 de Octubre, están ralentizando mucho la carga de trabajo?
Están afectando al funcionamiento del Juzgado. Y creo que correspondería al titular del órgano valorar si necesita algún tipo de refuerzo para facilitar su labor.

33 jueces han marchado de Catalunya por el Procés. ¿En Tarragona también ha habido fuga?
Sí. Ha habido compañeros que se han marchado en este periodo coincidente con la situación social y política que se está viviendo.

¿Cuántos jueces sustitutos hay actualmente en el partido judicial de Tarragona?
Cuatro de treinta. Ha habido épocas de más. 

¿El Consejo General del Poder Judicial está politizado?
Creo que sería deseable estudiar otras fórmulas de elección de los vocales del CGPJ.

¿La situación de dispersión de los edificios judiciales de Tarragona es tercermundista?
Ha sido una de mis guerras. La construcción de un edificio judicial es una necesidad improrrogable. Me parece vergonzoso y humillante para Tarragona que se mantengan ocho sedes diferentes.

¿Se ha sentido que clamaba al cielo?
No. He percibido interés y un cierto grado de empatía por parte de los representantes de todos los grupos con que he tenido oportunidad de entrevistarme. Pero creo que falta voluntad por quienes realmente están en condiciones de tomar la decisión de llevar a cabo la ejecución de la obra.

¿Con qué problemas se encuentran?
Los problemas en este edificio son tan habituales y frecuentes que uno acaba interiorizando como algo normal situaciones tales como que no funcione la climatización, que aparezcan cucarachas u otros insectos en los lugares más insospechados, no tener persianas o cortinas en las ventanas, que en el Juzgado de Guardia no haya un espacio donde poder recibir declaración a los que comparecen con la intimidad que se merecen. Que en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer víctimas y denunciados compartan el mismo espacio. Que aparezcan goteras en las salas de vista, que la sala de reconocimiento del Institut de Medicina Legal tenga humedades que llenen las mesas y las sillas, que la pintura se desprenda de las paredes. Que el mobiliario se rompa, etc.

¿Se tiene que modificar el Código Penal?
Cualquier reforma que se aborde debe contar con el consenso y la seriedad necesarios. Personalmente no soy partidario de reformas exprés o en caliente, realizadas como consecuencia de acciones concretas o de noticias con calado en la opinión pública.

¿Despenalizaría algún delito?
Soy partidario de que la opinión pública tenga la oportunidad de disponer de la información necesaria para participar en el debate sobre la oportunidad de despenalizar ciertos delitos. Recientemente, por ejemplo, desde el gobierno de México se ha hablado de despenalizar algunas modalidades conductas relacionadas con el tráfico de drogas. Creo que la sociedad española es lo suficientemente madura como para poder abordar con seriedad este tipo de debates o cualquier otro semejante. En cualquier caso, el Código Penal debe ser un reflejo de la sociedad a la que se aplica.

La limitación del tiempo de instrucción, con los medios actuales, ¿es inasumible?
La limitación del plazo de instrucción no ha aportado nada a agilizar la tramitación de los procedimientos. Al contrario, en algunas ocasiones puede ser una manera de entorpecer el funcionamiento de la Administración de Justicia. Debería reformarse este sistema y volver a la situación anterior, en la que no había plazos.

Los más beneficiados...
Suele coincidir que las causas que más se dilatan en el tiempo son aquellas que presentan una mayor complejidad. Y precisamente las relacionadas con los delitos cometidos por políticos suelen ser especialmente complejas.

¿Cuántos juzgado se necesitan más en Tarragona?
Se necesitaría un nuevo Juzgado de Primera Instancia y otro de Familia. En el ámbito penal, creo que los refuerzos existentes permiten reflexionar sobre la posible necesidad de otro Juzgado.

Temas

Comentarios

Lea También