Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hemodinámica prevé atender a 100 pacientes más al año con la ampliación

La unidad del Hospital Joan XXIII, encargada de atender los infartos de la demarcación, comenzó a funcionar ayer las 24 horas, pese a que el personal es el mismo que hasta ahora
Whatsapp
Imagen de la Unidad de Hemodinámica en funcionamiento ayer por la mañana. Foto: Lluís Milián

Imagen de la Unidad de Hemodinámica en funcionamiento ayer por la mañana. Foto: Lluís Milián

Tras varios años de reivindicaciones, acentuadas los últimos dos meses a raíz de la muerte del farmacéutico de Torreforta Enrique Gherón el pasado día de Navidad, la Unidad de Hemodinámica del Hospital de Joan XXIIIde Tarragona comenzó a funcionar ayer las 24 horas. Se trata de la unidad de referencia de la demarcación de Tarragona para atender los casos de Codi Infart, pero hasta ahora sólo funcionaba 12 horas diarias de lunes a viernes, por lo que los casos que se producían pasadas las 20 horas de la tarde o en fin de semana debían derivarse a Barcelona.

Desde ayer, sin embargo, la unidad está capacitada para atender infartos todos los días del año y a todas horas, una medida que también ayer entró en vigor en otros dos hospitales catalanes:el Arnau de Vilanova de Lleida y el Josep Trueta de Girona. Hasta ahora, sólo la demarcación de Barcelona contaba con atención al infarto las 24 horas, pero desde ayer la tienen las cuatro.

Si en 2014, con el horario anterior, la unidad realizó 194 angioplastias como resultado de la activación de 295 códigos infarto, para este año se espera llevar a cabo un centenar de operaciones de este tipo más como consecuencia de la ampliación horaria. Además, con la medida se conseguirá aumentar de forma considerable la proporción de casos atendidos dentro del margen máximo recomendable (establecido en 120 minutos). Hasta ahora, «a Barcelona llegaban muchos fuera de tiempo», reconocía ayer el doctor Alfredo Bardají, responsable de la unidad.

¿Yqué consecuencias tiene no cumplir ese margen? «Imagínese que para un incendio en Tarragona los bomberos tuvieran que venir desde Barcelona. Llegarían más tarde, la casa estaría ya más quemada y, obviamente, el riesgo de víctimas sería mayor», respondió el doctor a modo de ejemplo. Gracias al nuevo horario, los cálculos del centro indican que se podrán atender los código infarto en un tiempo medio de 115 minutos.

En los últimos dos años, desde que en 2012 la unidad pasó a funcionar 12 horas al día, se ha derivado a Bellvitge aproximadamente a 100 pacientes cada año como consecuencia de infartos que se han producido pasadas las 20 horas. Y es que, según explica Bardají, está comprobado que la mayoría de casos de infarto de miocardio se dan por la mañana, por la tarde la cifra se reduce notablemente y por la noche es todavía más baja. Aun así, esos casos existen y precisamente para poder tratarlos en mejores condiciones era necesario ampliar el horario de la unidad.

Sin contrataciones

Lo más llamativo de la medida puesta en marcha por el Joan XXIII es que se amplía el horario de la unidad sin que varíe el personal contratado. Sí aumenta el presupuesto –se incrementa en unos 2 millones de euros para hacer frente a las ampliaciones de los tres hospitales (Tarragona, Lleida y Girona), y se estima que en concreto 800.000 de ellos son los que se destinarán al Joan XXIII–, pero son para la adquisición de materiales y para financiar las horas extras y guardias que implicará la medida.

Será el mismo personal que hasta ahora, pues, el que atienda la ampliación horaria. En concreto, la Unidad de Hemodinámica del Joan XXIIIla forman en total cuatro hemodinamistas, y seis enfermeras (tres del turno de mañana y tres del turno de tarde), además de técnicos radiólogos. Para cada código infarto, se activa a un médico cardiólogo hemodinamista, dos enfermeras, y un técnico en radiología. Con la ampliación horaria, se mantendrán los turnos de mañana y tarde y se establecerán guardias de noche y fin de semana durante las cuales el personal deberá estar localizable. El médico obligado a estar localizable deberá presentarse en el hospital en un máximo de 20 minutos cuando se le requiera por la activación del Codi Infart.

Derivar a Barcelona

La ampliación del horario de la Unidad permitirá no tener que derivar Codis Infart a Barcelona, pero hay unas intervenciones complejas que se continuarán derivando, no porque el personal de Tarragona no pueda practicarlas, sino porque no se dispone del material adecuado y no hay presupuesto para adquirirlo. Se trata, no obstante, de intervenciones programadas que no están dentro del Codi Infart y que «son una minoría», aclara Bardají.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También