Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Heredar en Tarragona es el triple de caro que en Madrid

Catalunya está entre las comunidades que gravan menos pero figura por encima de Madrid o Galicia. Cambiar de residencia es una alternativa

Raúl Cosano

Whatsapp
Heredar en Tarragona es el triple de caro que en Madrid

Heredar en Tarragona es el triple de caro que en Madrid

El lugar importa. La residencia puede salirnos cara, literalmente, más de mil veces, cuando heredamos inmuebles o dinero. La fiscalidad en el impuesto de sucesiones marca lo que pagamos cuando heredamos y refleja la enorme asimetría y desigualdad entre comunidades autónomas, lo que da pie a una picaresca que también sucede en Tarragona: aquellos que cambian su domicilio fiscal para pagar menos.

Un ejemplo: un soltero de 30 años que herede de su padre bienes por valor de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden a la vivienda habitual del fallecido, pagaría hasta 164.000 euros en Andalucía, y apenas 134 en Canarias, esto es, 1.200 veces menos. Un tarraconense abonaría 9.700 euros, puesto que Catalunya está en la franja más baja de la presión fiscal en este tributo.

Eso no afecta sólo a los que hereden aquí, sino también a aquellos que residen aquí y que van a percibir un legado desde otra comunidad. En función de dónde estén esos bienes, lo que hay que pagar de impuesto será más o menos. Otro ejemplo: un soltero de 35 años hereda de su progenitor por valor de 500.000 euros, valorando en 100.000 la vivienda habitual del fallecido. En Tarragona debería pagar 2.369 euros, mientras que en La Rioja el coste sería únicamente de 781 euros.

Galicia, un alivio

El dispendio aún sería menor en Galicia, la comunidad con el impuesto de sucesiones menos gravoso. Allí habría que abonar únicamente 50 euros. En el otro extremo, un tarraconense que herede bienes de algún familiar en Asturias y Andalucía saldría peor parado en la operación. En la comunidad asturiana, ese soltero pagaría 77.631 euros, mientras que en la andaluza sería 76.897, cantidades muy elevadas en comparación con los tramos más bajos, presentes en Canarias (75,3), Cantabria (687,2) y, sobre todo, el citado de Galicia (50 euros).

Madrid es una comunidad también muy ventajosa, una especie de ‘paraíso fiscal’ al respecto. De hecho, según este último ejemplo, heredar en Catalunya cuesta tres veces más que en la capital de España. Existen, sin embargo, algunos reductos. «En Catalunya hay bonificaciones muy fuertes para empresas familiares, por eso existe esa creencia de que los ricos no pagan impuestos. Las empresas familiares están beneficiadas mientras que la persona concreta sí paga impuestos», comenta el notario tarraconense Martín Garrido.

Cuando se hereda de otra comunidad, no hay mucho que hacer. Impera la norma del lugar donde ha residido el fallecido. La brecha del impuesto de sucesiones trae de cabeza a muchos contribuyentes y es un caballo de batalla de parte del sector notarial.

Hay quien aboga por una unificación. «Lo ideal sería unificar, pero políticamente no parece lo correcto, porque cada comunidad quiere tener sus competencias y su control sobre estos impuestos. Llegamos a situaciones en las que alguien que viva en Alcanar paga una cosa y quien reside en Vinarós, que está al lado, algo totalmente distinto», cuenta el notario Martín Garrido.

El papel de las autonomías

De hecho, los catalanes pagan menos que los valencianos, en un mismo caso supuesto. Esa persona ficticia de 35 años abonaría de impuesto de sucesiones esos 2.369 euros en Catalunya y 14.280 en la Comunitat Valenciana. Ese desequilibrio fiscal es evidenciado cada año por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) en su informe ‘Panorama de la fiscalidad autonómica y foral’.

Las diferencias abismales se repiten también en las donaciones, una figura alternativa a las sucesiones. «Las comunidades en general han utilizado mucho su capacidad normativa en los tributos cedidos», ha reconocido Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas.

Las más de 200 reducciones, bonificaciones o deducciones practicadas por las comunidades autónomas en los impuestos de sucesiones (legar cuando llega el fallecimiento) y donaciones (hacerlo en vida) han dado como resultado grandes diferencias.

José Manuel Valiente, delegado en Tarragona del Col·legi de Notaris de Catalunya, admite las brechas territoriales existentes pero no se posiciona a la hora de opinar si sería conveniente una armonización: «Hay mucha diferencia en función del territorio, pero no entro en si sería conveniente equilibrar. Aplicamos la norma. Es algo que no nos atañe». 

Mudarse para pagar menos

El desfase hace que algunos intenten modificar la residencia para pagar menos, a pesar de que en Catalunya se cambió la ley para que las herencias fueran menos gravosas. «En comparación a cómo estaba antes, ahora está mejor tratado, aunque sigue habiendo gente que se cambia de residencia para que los herederos paguen menos», apunta Valiente.

La Agencia Tributaria de Catalunya (ATC) se ha fijado como una de las prioridades para este año en materia de lucha contra el fraude la investigación de ciudadanos que localizan de forma ficticia su residencia fiscal para eludir impuestos en la comunidad, en especial los de sucesiones y donaciones y patrimonio.

También Hacienda se ha propuesto hallar estos cambios de domicilio. De momento, contribuyentes catalanes, andaluces y asturianos están situados en el punto de mira. El objetivo es identificar a los ciudadanos que se deslocalizan pero en términos fiscales continúan residiendo allí donde estaban. Se persigue fundamentalmente a aquellos que optan por empadronarse en otras autonomías, especialmente en la Comunidad de Madrid, para que, al fallecer, sus descendientes tengan que apoquinar mucho menos en el impuesto de sucesiones, con ahorros sustanciales que pueden alcanzar incluso los 100.000 euros. Uno de los métodos para delatar es el recibo de la luz. Las eléctricas deben facilitar a la Agencia Tributaria la información que se requiera sobre sus clientes. La intención es cotejar con la factura si realmente se está empleando ese inmueble. Si los datos son incongruentes, podría dar pie a iniciarse una inspección.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También