Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Highland lleva al juez un 'trato de favor' del Consistorio con Tòtem

El Ayuntamiento asegura que la tramitación administrativa se realizó de forma correcta
Whatsapp
Imagen de ayer por la tarde del establecimiento musical de ocio nocturno situado en la Rambla Vella.  Foto: Pere Ferré

Imagen de ayer por la tarde del establecimiento musical de ocio nocturno situado en la Rambla Vella. Foto: Pere Ferré

Cambio de rumbo inesperado. La Associació de Sales de Festa i Similars de Tarragona, que está liderada por el local Highland, anunció ayer que el pasado 23 de diciembre presentó una denuncia ante el Juzgado de Instrucción en la cual acusa al Ayuntamiento de Tarragona de «pasividad», así como de «trato de favor» y de cometer presuntos delitos como la «prevaricación» y el «tráfico de influencias» en la concesión de la licencia al local de ocio nocturno Tòtem Café, situado en la Rambla Vella.

Especialmente significativa es la presentación de esta denuncia si se tiene en cuenta que, a lo largo de los últimos años, se había acusado al Consistorio de hacer exactamente lo contrario: favorecer la legalización del Highland como Sala de Festes. De hecho, Consistorio y Highland van de la mano en el recurso que aún está pendiente en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) sobre la conversión del espacio, después de que el Juzgado contencioso-administrativo anulara, en primera instancia, la concesión otorgada por parte de la administración municipal. Se da la circunstancia de que el hermano de la concejal Begoña Floria (PSC) ha estado relacionado con este negocio, por lo que la denuncia a sólo cuatro meses para las elecciones es aún más sorprendente.

 

A la Fiscalía contra quien sea

En la denuncia se solicita ante el juez que los hechos que se exponen «se pongan en conocimiento de la Fiscalía contra el responsable de licencias del Ayuntamiento y contra cualquier otra persona que pudiera resultar responsable de la investigación».

En el documento, la parte actora remarca que «desde diciembre de 2012 Tòtem Café ha ejercido la actividad de Bar-Musical-Discoteca-Sala de Baile cuando sólo tenía licencia para ejercer como de Bar-Restaurante». En este sentido, se asegura que «desconocemos el porqué de dicha situación y de la pasividad por parte de la administración local y de las autoridades, de los agentes de la Policía Local y del trato de favor con respecto al resto de locales de ocio nocturno».

Asimismo, desde la entidad liderada por Highland se remarca que, en varias ocasiones, los agentes de la Guàrdia Urbana se personaron en el establecimiento y que «pese a constatar que no cumplía con la licencia que tenía, sólo se le denunció por incumplir el horario», un hecho que definen como de «sorprendentemente escandaloso».

Las críticas del local van aún más allá. «Alarmante es también que conociéndose la irregular situación de Tòtem Café, el propio Ayuntamiento haya concedido a dicho establecimiento permisos extraordinarios para fechas señaladas, lo que ya clama al cielo y roza la tomadura de pelo para con el resto de locales».

 

Dudas del informe técnico

Desde la Associació de Sales de Festa i Similars se pone en duda el informe técnico que permitió que Tòtem Cafè lograra el OK municipal. «El análisis presentado en su día se llevó a cabo desde la primera planta de un edificio vecino que no comunica con el local en donde está ubicado Tòtem Café, sino que lo hace a través de una escalera de vecinos y de un almacén, lo que invalida en su totalidad el informe emitido y no puede mantenerse la condición de favorable a dicho control inicial», se remarca en la denuncia.

Finalmente, Highland también lamenta el criterio de medición para determinar la distancia con Tòtem. Según el POUM, debe haber más de 50 metros de distancia entre ambos locales. «Existen tres mediciones: la efectuada por los técnicos municipales, que da una distancia entre ejes de 44,1 metros; el informe presentado por el técnico contratado por Tòtem, que arroja una distancia entre 50,2 metros; y el presentado en fase de alegaciones por el técnico competente, que arroja una medición de 48,7 metros. Así y con todo, el Ayuntamiento da viabilidad al informe presentado por Tòtem, obviando por completo el emitido por sus propios técnicos y el presentado en periodo de alegaciones», se lamenta en la denuncia presentado ante el juez.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También