Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Historias de mujeres inconformistas

El Institut Campclar celebra el Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia con la charla de la ingeniera de Endesa Carme Cárdenas

Gloria Aznar

Whatsapp
La ingeniera de Endesa Carme Cárdenas, en un momento de la charla en el instituto.  FOTO: Pere Ferré

La ingeniera de Endesa Carme Cárdenas, en un momento de la charla en el instituto. FOTO: Pere Ferré

«No nos tenemos que resignar. Cuando queráis algo tenéis que luchar». Con estas palabras animaba la ingeniera Carme Cárdenas a los alumnos de tercero de ESO del Institut Públic Campclar a cumplir sus sueños, a perseverar y a romper barreras. Esta profesional de la compañía Endesa habló de ciencia y de mujer, de científicas, de estereotipos y de que todo es posible independientemente de si se es hombre o mujer. Y es que su coloquio, «no quiero que sea un monólogo», apuntó, se enmarcaba dentro de los actos conmemorativos del Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia, a los que por primera vez se adhería la compañía eléctrica.

«¿Cuántos científicos conocéis?», interpeló Carme a su audiencia. «Marie Curie», «El de la manzana», respondieron. Tras constatar que Google solo recoge tres mujeres entre 65 científicos famosos, el tráiler de la película Figuras ocultas hizo enmudecer al aula. «La Nasa no acepta mujeres», «No se contempla la presencia de mujeres» o «No sabía que había mujeres en la Nasa», son frases extraídas del film de Theodore Melfi que esta ingeniera de Endesa aprovechó para abordar las ideas preconcebidas de la sociedad y subrayar que el color de la piel o el género no es razón para no acceder a un trabajo. «Nos lo tenemos que creer», defendió. Y para demostrar que ellas también son brillantes, escogió cinco científicas que presentó brevemente. A saber, la propia Katherine Johnson, en la que está basado el film, Marie Curie, Hedy Lamarr, Tu Youyou y May-Britt Moser. 

“No nos tenemos que resignar, cuando queráis algo tenéis que luchar. cambiar la situación está en vuestras manos”

Estos alumnos tienen todavía un curso por delante para decidir su futuro más inmediato ¿Ciencias o letras? ¿Universidad o no? Había quien lo tenía claro. Así, «criminología» o «piloto» son algunos de los objetivos de estos jóvenes. Lo que no sabían y que Carme Cárdenas les reveló es que hay estudios que determinan que «una persona tiende a ir a ciencias o a letras desde pequeña», cuando se está en la edad de jugar, punto que llevó irremediablemente a los estereotipos de género en los juguetes, al eterno rosa y azul que todavía hoy en día domina el sector porque, como apuntó Carme «actualmente el 100% de los juguetes de Disney están clasificados por género».

«Quería ir a la Universidad»

«¿Con qué jugabais vosotros? ¿Con un balón, con muñecas, a construcción?», preguntó. En clase había de todo. Esta especialista, que se calificó como «crítica e inconformista», explicó entonces cómo le fascinaban los camiones y que pronto tuvo claro que quería dedicarse a la ingeniería. «Tenía clarísimo que me encantaban las ciencias. Quería ir a la Universidad, no ser la secretaria que quería mi familia». No aceptó ser sumisa, «porque no es justo», manifestó. Si ellas cocinan, ellos también lo pueden hacer. Si ellas tienden la ropa, ellos también lo pueden hacer. Si ellas hacen las faenas de casa ¿por qué ellos no? Y si ellos estudian, ellas también. Esta fue la principal idea que transmitió Carme Cárdenas, una apasionada de su trabajo que vela por el buen estado de la red eléctrica de media y baja tensión en Tarragona, y que ayer cautivó a un centenar de adolescentes. 

Faltan referentes, todavía hoy las científicas están ausentes en los manuales de texto tradicionales, que son sobre todo masculinos y jornadas como la de ayer sirven para darles visibilidad y para despertar vocaciones entre las jóvenes estudiantes. El objetivo no es otro que cerrar una brecha de género que las hace casi invisibles en carreras de tecnología, ingenierías y matemáticas. Consciente de esta barrera, Endesa incrementa progresivamente las mujeres en su plantilla y según apunta la compañía, ha pasado de un 16% en 2005 al 23% del año pasado. 

Temas

Comentarios