Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hurtos, robos en pisos y estafas, los delitos que más suben por Navidad en Tarragona

Los Mossos iniciaron el 21 de noviembre un dispositivo de prevención, que se alargará hasta el 15 de enero, tras las rebajas

Àngel Juanpere

Whatsapp
Las zonas comerciales con aglomeraciones suelen ser el lugar ideal para los carteristas. Foto: Lluís Milián

Las zonas comerciales con aglomeraciones suelen ser el lugar ideal para los carteristas. Foto: Lluís Milián

La llegada de la Navidad, el aumento de la actividad comercial y también de las compras es el contexto favorable para que los amantes de lo ajeno incrementen su actividad delictiva. Hurtos en zonas comerciales de gran concurrencia e incluso aparcamiento de grandes superficies, estafas en las compras a través de internet, robos en los pisos cuando sus dueños están de vacaciones e incluso asaltos a naves industriales que hacen acopio de género para abastecer a los establecimientos durante estos días son los delitos que más se incrementan por estas fechas. Para intentar frenar esta actividad ilícita, los Mossos d’Esquadra activan e implementan el programa estacional de seguridad Grèvol, conjuntamente con las policías locales, recuerda el inspector responsable de la comisaría del Tarragonès de la Policía Autonómica, Vicent Lleonart.

El responsable policial reconoce que las dinámicas económicas y sociales cambian, lo que hace variar la realidad delictiva «y, en consecuencia, nuestras estrategias policiales, para adaptarlas a las necesidades». Recalca que por segundo año consecutivo estará vigente el nivel 4 de alerta terrorista, que provoca también una diversificación de los recursos para poder dar seguridad a determinados elementos estratégicos, desde las estaciones de treny autobuses hasta el aeropuerto, pasando por las vías férreas y el complejo petroquímico.


El delito por excelencia
Los pequeños hurtos son los delitos que más preocupan a los Mossos d’Esquadra, reconoce Lleonart. No en vano es el hecho delictivo por excelencia de la comarca del Tarragonès. Además, la mayoría no llegan a los 400 euros. Son cometidos por delincuencia común, «no hay grupos organizados». En esta época suelen darse en las zonas comerciales, donde debido a la aglomeración de gente los ladrones pueden pasar más desapercibidos y perderse entre la multitud.

Descuidos a la hora de dejar la cartera para probarse una prenda de ropa o de dejar el bolso encima de la mesa del bar suelen ser muchas veces fatales porque los ladrones están pendientes de ellos.

Uno de los puntos en que estos días se incrementa la actividad son las grandes superficies. En las zonas de aparcamiento es fácil despistarse un momento a la hora de dejar la compra en el coche –si se va solo– o de devolver el carrito para que los ladrones se lleven lo que puedan.


Los tirones
Uno de los delitos que causan alarma social son los robos por el procedimiento del tirón en la vía pública. La sustracción del bolso que una persona lleva colgado aprovechando un empujón entre la multitud es la acción predilecta para estos ladrones.

Los diferentes polígonos industriales, principalmente los de Riuclar en Tarragona y Constantí, son también foco de vigilancia por parte de los cuerpos policiales ante el incremento de los stocks para poder abastecer a los comercios durante estas fiestas de compras compulsivas.

Con el incremento en los últimos años de las compras a través de internet ha aumentado el trabajo de las empresas de paquetería, cuyos repartidores son también motivo de especial atención por parte de los Mossos para evitar posibles robos, tanto en carretera como en autopista. Y si se habla de compras a través de la red, en estas fechas es todavía más probable que uno sea víctima de una estafa, reconoce Vicenç Lleonart, «que compre un producto y que reciba otro, o bien que se quede sin él y sin el dinero».


Las viviendas
Los ladrones de pisos también están al acecho estos días. Controlan a los inquilinos y, si los ven con maletas, saben que se ausentarán unos días, el tiempo suficiente para proceder a desvalijar la vivienda.

«Lo que más nos pide el comercio es más presencia policial». Bajo esta premisa, recalca Lleonart, se ha puesto en marcha la Operació Grèvol en cinco fases: del 21 de noviembre a primeros de diciembre, la pasada semana de puente y la Prenavidad, Navidad, Fin de Año y la semana de Reyes –con las rebajas–. Durante este periodo, los agentes de la Oficina de Relacions amb la Comunitat y el Servei de Proximitat se han dedicado a informar y dar consejos de seguridad, a la vez que se han incrementando las patrullas en la calle. Algunas son mixtas con las diferentes policías locales.

Los policías se han puesto en contacto con gremios, empresas, comercios y polígonos industriales para informar de la campaña y transmitir consejos, a la vez que se ha intercambiado información para prevenir hechos delictivos. «Las acciones van dirigidas a prevenir la delincuencia y garantizar la seguridad ciudadana en los ejes y grandes superficies comerciales y empresariales».

n n n

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También