Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

ICV: la desaparición de un histórico del Saló de Plens

Política. La formación ecosocialista se encuentra en concurso de acreedores al no poder hacer frente a una deuda de 9,2 millones

Octavi Saumell

Whatsapp
ICV: la desaparición de un histórico del Saló de Plens

ICV: la desaparición de un histórico del Saló de Plens

La histórica Iniciativa per Catalunya (ICV), el partido heredero del PSUC, presentó el pasado mes de junio un concurso de acreedores en los juzgados mercantiles de Barcelona. La entidad –que arrastra una abultada deuda de 9,2 millones de euros– inicia el proceso para su inminente desaparición, al no poder hacer frente a sus obligaciones económicas. ¿El motivo? La caída de los ingresos en los últimos años, principalmente por el recorte del número de sus cargos de representación pública y de las subvenciones estatales del Estado, del Parlament y de las administraciones locales.

Para hacer frente a la liquidación, que es el procedimiento judicial por el que se venden los activos para pagar todas las deudas –hasta donde llegue el dinero–, ICV cuenta con 26 locales de propiedad, cuyo valor de tasación ronda los 8,2 millones. Uno de estos es el que se encuentra en la calle Santa Joaquima de Vedruna de Tarragona.

 Primeros concejales en 1995
De esta forma, se pone el punto y final a la existencia de una formación que ha contado con concejales en el Ayuntamiento de Tarragona durante cinco mandatos municipales, lo que significa un total de veinte años o, lo que es lo mismo, la mitad del periodo transcurrido desde la recuperación de los ayuntamientos democráticos, en 1979. Esto sí, ICV siempre ha estado en la oposición, nunca en el gobierno de la ciudad.

 Iniciativa, que hasta 1990 se había presentado a las elecciones bajo el paraguas del PSUC, concurrió por primera vez con marca propia a los comicios locales de Tarragona en 1991, quedándose cerca de entrar en el pleno de la Plaça de la Font, tras sumar 1.960 votos –el 3,8% del total–. Tras años de consolidación, fue en 1995 cuando la candidatura liderada por Dolors Comas y Jordi Navarro logró representación gracias a los 4.922 sufragios logrados. El tándem Comas–Navarro mantuvo resultados en 1999 y 2003, si bien en esta última ocasión fue Lluís Hernández el ‘2’ de la cabeza de lista.

 La condena: la confluencia
En 2007, Lluís Balart no llegó al 5% mínimo de votos para mantener los escaños, en gran parte por su polémica propuesta de instalar una mezquita en el Banco de España. Ahora, más de una década después, Balart admite vivir con «tristeza» el próximo adiós del partido. «Me da mucha pena, ya que participé activamente en su creación», indica el aún afiliado, quien entona el mea culpa y reconoce que, entre las causas, existe «una parte de gestión equivocada». «Se compraron locales confiando quizás demasiado en los ingresos por la representación pública», detalla.

 La integración en Catalunya en Comú ha supuesto la sentencia de muerte para la formación. Por una parte, la nueva entidad dejó claro en abril de 2018 que «no se asumirán deudas ni compromisos anteriores contraídos por las organizaciones con entidades financieras», según reza el código ético. Asimismo, las candidaturas unitarias de la confluencia de izquierdas ha restado a ICV la mayor parte de ediles, diputados y senadores, un hecho que ha repercutido en las subvenciones por cargos electos y la aportación que los políticos de ICV realizaban a la organización coordinada por Joan Herrera y Dolors Camats.

 «Hemos pagado la generosidad de apostar por la confluencia. Pusimos espacios, dinero, la marca... pero nos quedamos la deuda», relata la exdiputada Hortènsia Grau, quien detalla que «el proyecto político seguirá con los Comuns».

En 2011, Arga Sentís recuperó la presencia de los ecosocialistas en el Ayuntamiento, que se prorrogó hasta el pasado mes de mayo, tras sumar un edil en 2011 y 2015. «Perdemos el instrumento, pero no el compromiso y la voluntad de construir una sociedad más justa, que es lo que le daba sentido», expresa la ya exedil, quien remarca que «el europeísmo, el feminismo y el ecosocialismo

Temas

Comentarios

Lea También