Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Impuestas en un año 18 multas por pintar grafitis

En la madrugada de ayer se denunció a un joven y el lunes a otro, que era reincidente. Se enfrentan a pagar hasta 300 euros

Àngel Juanpere

Whatsapp
Un joven fue multado ayer por hacer pintadas en la calle Pons d’Icart. FOTO: àngel juanpere

Un joven fue multado ayer por hacer pintadas en la calle Pons d’Icart. FOTO: àngel juanpere

La Guàrdia Urbana de Tarragona impuso, el año pasado, un total de 18 sanciones por pintar grafitis en espacios públicos de la ciudad.

Se da la circunstancia de que esta semana los agentes ya han denunciado a dos jóvenes en plena acción, que se enfrentan a sanciones administrativos que pueden llegar a los 300 euros y un mínimo de 100.

Las últimas pintadas aparecidas en la Part Alta –que no han sido las primeras– han vuelto a hacer saltar las alarmas, principalmente porque se trataba de un monumento protegido –la muralla romana– y un Bé Cultural d’Interés Nacional –la fachada del Museu Nacional Arqueològic de Tarragona, situado en la Plaça del Rei–.

En estos casos, la Fiscalía de Medio Ambiente de Tarragona abrirá diligencias de investigación contra los responsables por un delito contra el patrimonio, que el Código Penal lo castiga con pena de hasta tres años de prisión.

En toda la ciudad

Pero la realización de pintadas en casi toda la ciudad se ha convertido en una práctica habitual, siendo muchos los inmuebles que tienen un sello característico en su fachada o en las persianas de los establecimientos.

A las 00.17 horas de ayer, una patrulla de la Guàrdia Urbana de Tarragona que realizaba labores de vigilancia interceptó a un joven en la calle Pons d’Icart en pleno trabajo en el mobiliario urbano.

Los agentes procedieron a su identificación y posterior sanción de acuerdo con las ordenanzas municipales, que recoge una sanción de entre 100 y 300 euros, dependiendo su gravedad.

Pero no ha sido el único caso esta semana. Sobre las diez y media de la mañana del pasado lunes, agentes de la Unitat de Delinqüència Urbana (UDU) observaron a un joven que hacía una pintada, de color naranja, en el número 30 de la calle Smith, en la Part Baixa.

Siguieron sus pasos y vieron que realizaba otros grafitis en las escaleras de la calle Vapor. Entonces se acercaron a él y se identificaron. Durante el registro le encontraron un rotulador de color naranja.

Indicó que había realizado otra pintada en la calle Smith. También fue denunciado por consumo de sustancias estupefacientes. 

La segunda vez

Este último grafitero ya había sido denunciado el pasado 24 de diciembre por realizar una pintada en la calle Frederic Mompou. El mismo día se multó a otro que efectuada pintadas en el puente del Francolí.

La ordenanza, en su artículo 123.1 castiga  «ensuciar mediante pinturas, aerosoles u otros medios las fachadas, paredes, instalaciones, edificios y mobiliario urbano causando deterioro en las fachadas de los edificios y los elementos que forman parte colindantes a la vía pública», una infracción que puede ser leve o grave.

Comentarios

Lea También