Impuestas veinte multas en diez días por verter residuos en las calles de Tarragona

El Ayuntamiento inicia una campaña de inspecciones para acabar con esta práctica después de que a principios de julio aumentara un 20% el lanzamiento de muebles y voluminosos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Vertido de materiales de obra en el polígono industrial Francolí. Foto: DT

Vertido de materiales de obra en el polígono industrial Francolí. Foto: DT

Basura fuera de los contenedores. Es una estampa habitual en los últimos años en Tarragona, tanto en el centro de la ciudad como en el extrarradio. La campaña puesta en marcha en 2017 para erradicar el incivismo para evitar el depósito de andróminas y muebles viejos al lado de los contenedores no ha terminado de cuajar en la sociedad, a tenor de las situaciones que se siguen viviendo. Ante estas circunstancias, la Guàrdia Urbana ha puesto en marcha una campaña de concienciación y, a la vez de sanción de estas prácticas. En los primeros diez días ya ha impuesto una veintena de sanciones, la mayoría a empresas.

La campaña se puso en marcha después de constatar que durante las primeras semanas de julio se había producido un incremento del 20 por ciento de muebles y residuos voluminosos incontrolados lanzados fuera de los contenedores, como muebles viejos, somieres, maderas, colchones o electrodomésticos. Este hecho, según fuentes municipales, provoca un elevado sobrecoste del servicio de recogida, dificultades en la circulación, perjudica la imagen de la ciudad e, incluso, hace aflorar muchos vertederos incontrolados de residuos de la construcción e industriales en los polígonos y diferentes puntos del término municipal.

Revertir la situación

Con el objetivo de revertir este aumento de residuos de forma incontrolada, se incrementó el servicio de recogida. En concreto, se pasó de cuatro equipos de recogida de residuos incontrolados y repaso de contenedores al día durante cinco días a la semana a seis equipos por jornada día durante seis días a la semana. «Es decir 
–explica el concejal de Neteja, Jordi Fortuny– aumentamos dos equipos cada día y un día más de servicio a la semana». Y añade: «Este es un primer paso de las acciones decididas que se tomarán en el área de Neteja y el tratamiento de residuos en Tarragona. No es sólo una campaña, sino una acción de gobierno que continuará en el tiempo».

El Departament de Neteja Pública del Ayuntamiento de Tarragona junto con agentes de la Unitat de Medi Ambient (UMA) de la Guàrdia Urbana pusieron en marcha el pasado 22 de julio una campaña cuyo objetivo era informar a los ciudadanos y a las empresas sobre el vertido de todo tipo de residuos en la vía pública. Pero los agentes no sólo advertían sino que en determinados casos también se procedía a la sanción de los infractores.

De paisano

La labor de los policías –que van de paisano– se realiza tanto de día y de noche. Su objetivo es recorrer y controlar los principales puntos de la ciudad donde en los últimos tiempos se han detectado más vertidos. Cuando detectan un caso, realizan una fotografía y se sanciona al infractor. Las multas pueden llegar hasta los 500 euros.

En estos primeros días de la campaña, los guardias han controlado aproximadamente unos 200 puntos donde hay vertidos, tanto en el centro de la ciudad como en los barrios e incluso polígonos industriales. En total se han abierto una veintena de expedientes sancionadores: 16 a empresas y cuatro a particulares.

En algunos casos no ha quedado clara la autoría de los hechos, por lo que se ha optado por informar a los responsables de los comercios o empresas y a las comunidades de vecinos de las infracciones cometidas, sus posibles consecuencias sancionadoras y la constante vigilancia y seguimiento por parte de agentes de paisano para evitar que se sigan abandonando residuos en la vía pública.

Fuentes de la Guàrdia Urbana aseguran que los comercios y vecinos se han mostrado agradecidos por la información sobre el funcionamiento de la recogida programada y se han comprometido a colaborar con los agentes en difundir esta información y avisar si detectan infracciones.

Las otras patrullas, también

Aparte de los agentes de la UMA, las diferentes patrullas también observan posibles vertidos. Es lo que ocurrió sobre las once de la noche del pasado 29 de julio. Unos agentes se dirigían a la urbanización Terres Cavades por la carretera TP-2031.

A la entrada vieron detrás de unos contenedores de basura una furgoneta a oscuras. Sus ocupantes estaban lanzando escombros. Y lo hacían aprovechando la poca luz que hay en la zona para llevar a cabo su acción.

Los agentes identificaron a los cinco hombres, todo ellos rumanos. Se dedican a trabajos en la construcción. El conductor de la furgoneta es el encargado del grupo de albañiles y al que se multó.

Temas

Comentarios

Lea También