Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Incendio provocado en un asentamiento de inmigrantes en Tarragona

El origen podría ser una colilla. Los ocupantes de la caseta –que quedó destruida– tenían la electricidad conectada ilegalmente a la red

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de la zona afectada por el incendio. Los afectados seguían ayer en el lugar.  FOTO: Àngel Juanpere

Imagen de la zona afectada por el incendio. Los afectados seguían ayer en el lugar. FOTO: Àngel Juanpere

Un incendio, que todo hace indicar a que fue provocado, destruyó  esta madrugada un asentamiento de ciudadanos rumanos cerca del cementerio de Tarragona. Inicialmente se temía que en el interior de una de las casetas pudiera haber personas, aunque finalmente no fue así. La intensidad de las llamas hizo que los diferentes cuerpos de emergencia recibieran decenas de llamadas, a pesar de ser de madrugada. Al final no hubo heridos y sólo daños materiales.

Los hechos ocurrieron en el Camí del Cementiri, muy cerca del depósito municipal de vehículos. Se trata de una zona en la que el pasado 13 de marzo una máquina excavadora derribó varias casas –ocupadas por siete personas rumanas– después de que los propietarios obtuvieran la orden judicial para el desalojo. En dicho espacio quedaron otras casetas.

Sobre las cuatro y media de la madrugada de ayer se declaró un incendio en dicha zona, en la que había una construcción de madera. Las primeras informaciones apuntaban a que en el interior podrían haber personas y que no podían salir. Ello hizo saltar las alarmas de los bomberos, que movilizaron cinco dotaciones de los parques de Tarragona y Reus.

Los equipos de extinción centraron sus esfuerzos en determinar si había alguien dentro de la caseta. Para ello incluso cortaron parte de la verja que delimita la autovía A-7 para acceder con más rapidez al fuego.

Finalmente comprobaron que en el interior no había ninguna persona, sólo una motocicleta y chatarra. La construcción quedó completamente carbonizada. 

Varias patrullas de la Guàrdia Urbana y también de los Mossos d’Esquadra se desplazaron al lugar. Identificaron a cuatro adultos que se hallaban en el lugar: tres de ellos de nacionalidad  rumana –dos hombres y una mujeres– y una española.
Minutos antes de las cinco de la madrugada el siniestro se dio por controlado y a las seis y cuarto se restablecía la normalidad y el tráfico de vehículos por la zona.

Sobre las causas, todavía no están determinadas. Una de las posibilidades es que se debiera a una colilla arrojada por alguno de los inquilinos. Uno de ellos fue trasladado a las dependencias policiales por una patrulla de paisano para su identificación.

Los agentes desplazados al lugar determinaron que los ocupantes de esta caseta tenían conectada la electricidad ilegalmente a la red, por lo que posiblemente se les imputará un delito de defraudación de fluido eléctrico.

El fuego no sólo afectó a la caseta sino también a unos 3.000 metros cuadrados de matorral que se encontraban alrededor.

¿Y ahora, qué?

Las familias que vivían en la zona no sabían ayer dónde dormirán a partir de ahora. Una de ellas –la que avisó precisamente al 112– comentaba al Diari que el incendio se originó precisamente en el interior de caseta, donde se encontraban durmiendo, tanto adultos como niños. Añadió que pasaron mucho miedo porque las llamas avanzaron rápidamente. Ayer al mediodía las diferentes familias se encontraban dentro de la zona quemada cuando acudió el Diari.

Temas

Comentarios

Lea También